Combatir la perniciosa teoría del “mal menor”

Combatir la perniciosa teoría del “mal menor” 1

A mediados de la década del treinta, el bolchevique lituano Osip Piatnitsky, en ese entonces unos de los dirigentes de la Internacional Comunista, comentaba en un escrito lo que él llamaba la “perniciosa teoría del mal menor”, la cual señalaba era enarbolada por los socialdemócratas y los sindicatos reformistas. Esta teoría consiste en apoyar en mayor o menor medida a cierta fuerza política a la que se considera un “mal menor” en contraposición de otra fuerza que representa el “mal mayor”, bajo la excusa de que es lo único que se puede hacer en su momento. Por lo general, esta teoría es utilizada por las fuerzas reformistas que invitan a la clase obrera a apoyar una facción de la burguesía en oposición a la facción más reaccionaria o fascista de esta clase dominante. Así lo exponía el revolucionario bolchevique en sus propias palabras:

«Los partidos socialdemócratas apoyan las leyes más odiosas, que oprimen a los trabajadores con contribuciones gravosas y roen el salario, so pretexto que el Gobierno y la burguesía tenía la intención de exigir a los obreros un tributo aún más elevado. Proponen votar por Hindenburg, a quien han combatido en las elecciones de 1925, como reaccionario y monárquico, so pretexto que Hindenburg es un “mal menor” en relación a Hitler. Los mencheviques rusos emplearon igualmente la teoría del “mal menor”. Así, en ocasión de las elecciones a la segunda Duma, so pretexto que Rusia estaba amenazada por la peor reacción, los mencheviques invitaban a votar por el partido Constitucional Demócrata».

Como se puede observar, esa teoría del “mal menor” no sólo se reduce a la cuestión política, sino en la lucha económica también es empleada por los reformistas y conciliadores que proponen se acepte cualquier contentillo en lugar de seguir “en la misma situación”. A su vez, que ya había sido utilizada por los mencheviques bajo el régimen zarista, es decir, la teoría del “mal menor” es una táctica común en el ala oportunista del movimiento obrero.

Ha pasado casi un siglo desde entonces y al día de hoy seguimos encontrando a socialdemócratas, a liberales progresistas y oportunistas (falsos comunistas) que cuando apelan a la clase obrera y a las masas oprimidas les invitan a votar por sus candidatos o por candidatos abiertamente de la burguesía bajo el chantaje de que se debe “parar el fascismo”, a los neoliberales, a los ultraderechistas, a la mafia, etcétera, y es lo que se “debe” hacer en la “situación concreta” para estar en “mejores condiciones de lucha”. bajo ese engaño el pueblo les termina siguiendo, ya sea por la tradición y hegemonía que ejercen estas fuerzas reformistas en el movimiento obrero o por la razón que sea; lo lamentable de esa “táctica inteligente” es que cuando el “mal menor” triunfa ante el “mal mayor”, ni este último es derrotado, ni el pueblo trabajador se encuentra en “mejores condiciones” como le habían prometido.

Un caso reciente de esta puesta en práctica de la teoría del “mal menor” fueron las pasadas elecciones presidenciales en Estados Unidos, en donde competían por el puesto en la Casa Blanca, el ultraderechista republicano Donald Trump contra el demócrata Joe Biden. Inmediatamente, liberales progresistas, socialdemócratas y oportunistas de varios colores salieron a manifestar su apoyo al candidato Biden con el argumento de “parar al fascista de Trump´”. Uno de ellos fue el actual candidato presidencial Gustavo Petro, el cual mencionaba que Biden significaba «una esperanza para la humanidad» (1). Llegando a comparar la situación estadounidense con la de las elecciones presidenciales en Colombia, en donde la lucha sería entre “democracia” que representaría Biden y Petro en contra del “autoritarismo” que representa Trump y el uribismo (2). Además, de seguir con el chantaje tan empleado por los partidarios de la teoría del “mal menor” al decir que «frente al fascismo no se puede votar en blanco o no votar», en otras palabras, que la clase obrera sólo tiene como opción el régimen burgués “democrático” o el fascista (3).

Sin duda Petro no fue el único en manifestar su apoyo a Biden, algo que era lógico por parte de un liberal, sino que algunos que se consideran “comunistas” también terminaron llamando a votar por Biden para «expulsar el régimen fascista de Trump y Pence» como ocurrió con el renegado Avakian, el jefe del Partido Comunista Revolucionario de Estados Unidos. El autoproclamado “líder radicalmente diferente” y promotor de su “nuevo comunismo” llamó a votar por Biden, para la sorpresa de algunos, en una declaración en agosto de 2020.

En dicha declaración –y a manera de respuesta a las esperadas críticas que le lloverían al aceptar la teoría del “mal menor”– exponía que no era una cuestión de elegir entre algo «bueno» o de que «los demócratas sean “algo mejor”», sino que era una cuestión «cualitativamente distinta» ya que se trataba de impedir la consolidación de un «régimen fascista», y que en caso de que ganara Biden, se asestaría un golpe a los fascistas y de paso se crearían «condiciones mucho mejores para seguir librando la lucha contra todo lo que representa el régimen de Trump y Pence y toda la opresión e injusticias de este sistema, y eso sería un gran regalo para la gente del mundo» (4). Pasaron apenas unos meses y el demócrata Biden salió más militarista que Trump, llevando a Estados Unidos ad portas de una Tercera Guerra Mundial, la cual concibe como un “deber sagrado” mientras envía armas a verdaderos fascistas, como los neo nazis ucranianos del Batallón Azov. «Un gran regalo para la gente del mundo» de parte de Avakian y sus epígonos. He ahí hasta donde terminan los que reniegan del marxismo y asumen posiciones oportunistas.

Prosigamos. Con relación a esta teoría del “mal menor” hay que analizar varios aspectos:

Primero, si bien es cierto que no es lo mismo estar bajo un régimen fascista que bajo un régimen democrático liberal burgués, hay que señalar que, así como no todo lo que brilla es oro, no todo régimen que reprime o fuerza política que tiene posiciones conservadoras es fascista como generalmente ocurre en los análisis simplones que realizan algunas organizaciones que se dicen revolucionarias o de “izquierda”, los cuales los llevan a minimizar, en última instancia, el significado del fascismo. En otras palabras, hay que romper con el chantaje constante de que “vienen los fascistas” y hacer un análisis correcto de las fuerzas políticas en lucha.

Segundo, como vemos, no sólo los regímenes fascistas reprimen a las masas trabajadoras. Recordemos el vil asesinato de los dirigentes del proletariado Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht a manos del gobierno socialdemócrata de Friedrich Ebert. El caso del mismo gobierno norteamericano nos ha demostrado a lo largo de su historia que no ha necesitado de gobiernos fascistas para iniciar guerras mundiales; para armar complots y golpes de Estado contra gobiernos elegidos democráticamente; para entrenar mercenarios de la muerte y asesinar, reprimir y desaparecer fuerzas revolucionarias, etcétera, etcétera. Incluso, bajo gobiernos socialdemócratas esta represión contra la clase obrera y el pueblo se mantiene, por ejemplo, la represión con tanquetas por parte del gobierno progre de PSOE-Unidas Podemos contra los trabajadores mineros en Cádiz en el Estado español; o la reciente represión bajo el gobierno de Gabriel Boric contra los manifestantes que pedían libertad a los presos de la revuelta en Chile. En ambos casos, gobiernos que subieron al poder bajo la excusa que había que votarles para “parar a los fascistas” de VOX o a José Antonio Kast respectivamente. Por consiguiente, es falso cuando se afirma que al escoger el “mal menor” se está en “mejores condiciones de lucha”.

Por otra parte, en muchas ocasiones estas fuerzas que supuestamente representan el “mal menor” terminan en ultimas abriéndole la puerta al verdadero fascismo, por ejemplo, como ocurrió con el antes mencionado Hindenburg, supuestamente representante del “mal menor” ante Hitler, y al ganar las elecciones el primero, nombró de canciller al segundo en 1933. O como mencionamos con Biden, quien al ganarle las elecciones al “fascista” Trump, les envía armas a los fascistas en la actual guerra imperialista en Ucrania. Asimismo, históricamente se ha demostrado que para derrotar al fascismo –en caso que de verdad sea una fuerza fascista– no se puede lograr mediante el voto al “mal menor” o con el uso de las instituciones burguesas, ya que las mismas fuerzas fascistas se valen de estas para subir al poder.

Por consiguiente, la clase obrera y las masas populares no deben seguir bajo el engaño de los reformistas que les prometen el cielo y la tierra bajo este podrido sistema capitalista, siempre bajo la excusa de que hay que parar mediante el voto a las fuerzas “fascistas”. Debemos combatir la perniciosa teoría del “mal menor”, así como lo hicieron los bolcheviques en su momento y como recomendó en su tiempo el antes mencionado Osip Piatnitsky. Esta tarea es de suma importancia en estos tiempos en donde la socialdemocracia y el progresismo liberal se muestran como las únicas opciones “alternativas”, y en donde las fuerzas de la derecha se radicalizan cada vez más. Es momento de construir el partido comunista, independiente y revolucionario de la clase obrera e impulsar un frente revolucionario que rompa, mediante la lucha revolucionaria de las masas, con esa falsa polarización que los demócratas burgueses y pequeños burgueses nos quieren imponer entre democracia burguesa vs fascismo, cuando la verdadera lucha actual que debemos librar la podemos resumir en la siguiente consigna:

¡Socialismo o barbarie!

Referencias

  1. Gustavo Petro. “La Esperanza”. Cuarto de Hora. 8 de noviembre de 2020. https://cuartodehora.com/2020/11/08/la-esperanza/
  2. Cuenta de Twitter de Gustavo Petro. 3 de noviembre de 2020. https://twitter.com/petrogustavo/status/1323760767917764609?t=gv3SWJGPzlax2yS-1LA0Iw&s=19
  3. Cuenta de Twitter de Gustavo Petro. 17 de abril de 2020. https://twitter.com/petrogustavo/status/1251273685039828995?t=OPQBOF-wb9Wbngj3v649-Q&s=19
  4. Bob Avakian. “Sobre la situación crítica inmediata, la urgente necesidad de expulsar al régimen fascista de Trump y Pence, votando en estas elecciones, y la necesidad fundamental de la revolución”. Revolución. 1 de agosto de 2020. https://revcom.us/es/a/659/bob-avakian_declaracion-sobre-la-situacion-critica-inmediata-es.html

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.