¿Por qué aumenta el precio de la gasolina?

¿Por qué aumenta el precio de la gasolina? 1

El aumento del precio de los combustibles siempre ocasiona las más enconadas controversias porque afecta directamente el bolsillo del pueblo en la medida en que aumenta el precio de todos los productos. En estos días, desde el gobierno se argumenta la necesidad de aumentar el precio de la gasolina, no del ACPM, para resolver el déficit del Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles – FEPC dejado por Duque, y que según los entendidos se acerca a $35 billones. Por su parte, los uribistas utilizan la ocasión para sus fines politiqueros, desprestigiar al nuevo gobierno y como motivo adicional para atraer al pueblo a su marcha reaccionaria del 26 de septiembre.

En todos los medios, argumentos van y vienen de lado y lado, pero en su mayoría no explican el fondo del problema y mucho menos cuestionan la política que se impuso desde la década del 90 para establecer el precio de los combustibles, consistente en regirse por los precios internacionales, como si el país no fuera productor de petróleo y sus derivados.

En palabras de Diego Otero Pradano se toman en cuenta los costos nacionales sino los internacionales que dependen de los vaivenes geopolíticos y de diferentes situaciones de costo según país… [En Colombia] Según estudios realizados para Ecopetrol el costo promedio de extracción de un barril de petróleo, de transportarlo a las refinerías y de procesarlo es de 28 dólares, y con una eficiencia promedio de 90% en las refinerías, se tendría un costo 3111 pesos por galón, por debajo del actual ingreso de 4678 pesos por galón en Bogotá y muy inferior a los 16 800 pesos si se utiliza el costo con base los precios internacionales. Es decir, los costos promedios de producción de combustibles en Colombia son muy inferiores a los de los países que son directamente importadores.

Colombia está en capacidad de producir todo el combustible que necesita, pero a ello se opone el interés de los capitalistas privados y por eso no solo se sigue importando más del 20% del mismo, sino además adoptando los precios internacionales.

Para saciar la voracidad de los holgazanes explotadores, el régimen de Uribe convirtió a Ecopetrol en una empresa mercantil en el año 2003 y creó en el 2007 el Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles, con el engaño de que sus recursos serían alimentados por la diferencia entre los ingresos al productor Ecopetrol definidos por los precios internacionales de los combustibles y la mentira de que se trataba de subsidiar el precio a la gasolina. En plata blanca, se trataba de repartirse el excedente que dejaba la producción de Ecopetrol entre algunos sectores de la gran burguesía; no les bastaba con repartírselo equitativamente desde arriba, desde el Estado, sino que aspiraban a privatizarlo para dejarlo en manos de los grandes capitalistas privados.

En los hechos, el tal fondo resultó ser una tramoya para robarse los fondos del Estado, por cuanto es capital que el Estado le presta al mismo Estado, pero éste va a parar a manos de los capitalistas privados y a ello obedece el déficit actual. Aunque formalmente las entidades del Estado aun controlan más del 88% de las acciones de Ecopetrol, una parte de esas entidades son de capital mixto, en asocio con monopolios imperialistas en las áreas de exploración y producción (Equion, Offshore International Group), transporte (Bicentinario, Serviport, Ocensa, ODL, Transgas de Occidente), por mencionar apenas algunas, y cerca del 11,5% de las acciones ya están en manos de grandes monopolios imperialistas como el grupo Morgan y los grupos Sarmiento Angulo y GEA.

A ello se agrega que por cada galón de combustible los consumidores terminan pagando impuestos adicionales por sobretasa, impuesto nacional, IVA, impuesto al carbono, tarifa de marcación y otras arandelas que aumentan el precio en alrededor del 30%; además el etanol se paga a precio del monopolio Ardila Lulle, y de remate, la distribución final está monopolizada en unas cuantas empresas imperialistas.

En resumen, todo aumento del precio de la gasolina en Colombia es un exabrupto y el del actual gobierno, al igual que el de los anteriores, beneficia exclusivamente a los imperialistas y grandes capitalistas nacionales. Así como de una u otra forma, recae sobre el pueblo trabajador y termina repercutiendo en el precio de los productos de primera necesidad; aún así el nuevo gobierno manifiesta la clara intención de no tocar los privilegios de los grandes capitalistas extranjeros y nacionales, evadiendo de antemano examinar la política tarifaria y cuestionar el FEPC, y por eso ya aprobó el aumento periódico del precio de la gasolina en los próximos meses.

Aumento que agravará la crisis social y se convertirá también en combustible para un nuevo levantamiento popular. ¿Cuáles serán sus alcances? Todo depende de cuánto avance la conciencia y la organización del pueblo trabajador para atreverse no solo a resistir sino a tomar las riendas de la sociedad en sus manos y en ello deben empeñarse los comunistas y revolucionarios.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.