Persecución contra dirigentes sindicales en Colombia

Persecución contra dirigentes sindicales en Colombia 1

La gran crisis por la que atraviesa el sistema capitalista mundial está siendo descargada sobre los hombros de los trabajadores, cada vez estos pagan más caro la descomposición y producción desenfrenada del sistema: rebaja de salarios, intensificación de la jornada de trabajo, negación de los derechos laborales adquiridos, negación de convenciones y garantías laborales conquistadas tiempo atrás. En las fábricas reinan regímenes disciplinarios al estilo de campos de concentración, que con su disciplina de perros, propia de la desalmada explotación del hombre por el hombre, imparte a diestra y siniestra despidos y sanciones, hechos que muestran lo caduco, absurdo y anticuado que es producir desenfrenadamente, producir riquezas sin parar para los capitalistas, quienes por supuesto, no hayan en dónde meter todas sus riquezas sin importar como destruyen el planeta, la vida misma dentro de él y muelen a seres humanos en esas inaceptables condiciones.

En todas las empresas sin excepción se ha venido aplicando tal régimen de superexplotación, situación que va acompañada de campañas propagandísticas para tratar de engañar a los trabajadores acerca de que la «Empresa hace parte de la familia», «las empresas son parte del progreso y la recuperación económica», etc. Pero la realidad dista mucho de ello, pues en ninguna familia se le da trato de perros a sus miembros, en ninguna familia las ganancias siempre se las queda el tacaño y «ventajoso», en ninguna familia echan a sus miembros como elementos «desechables».

Acompañado de esa feroz arremetida en contra de los trabajadores en general, además por estos días se ha visto atropellos y persecuciones de forma sistemática contra dirigentes sindicales: despido injustificado del presidente del Sindicato Sitradihitexco en Fabricato -Bello Antioquia- persecución contra los compañeros de Sinaltrainal en el Valle, con amenazas de muerte incluidas, persecución contra los trabajadores de Coca-Cola en Medellín y las sanciones y persecuciones contra sus dirigentes sindicales que son recurrentes, y así, sin importar donde se mire, por doquier pululan las acciones punitivas de los patronos contra aquellos que se rebelan contra su despótico y tiránico dominio al interior de las fábricas.

La clase obrera colombiana no necesita que la sigan atropellando, machacando por un miserable salario que no alcanza a solventar las mínimas necesidades para sobrevivir, mucho menos se debe permitir que arremetan contra los dirigentes sindicales y sus organizaciones de lucha como si se tratara de un problema ajeno. Los derechos conquistados de antaño y las convenciones colectivas no se deben dejar arrebatar de un plumazo y sin chistar, pero en esta lucha desigual, la clase obrera no necesita verse acorralada aún más, no necesita verse acorralada como una bestia para embestir, es hora de actuar y de organizarse para defender lo poco que le queda en materia de lucha económica y sindical, es necesario movilizarse y luchar para impedir que acaben con lo poco que queda en materia de conquistas laborales, es necesario evitar que de la forma más cínica y despótica les reduzcan a la condición de esclavos subyugados por el hambre y la necesidad, es necesario luchar por un aumento general de salarios y por una central sindical revolucionaria.

Magnificas son las lecciones que deja la historia obrera en Colombia sobre su lucha y victorias, y para no mirar tan atrás, basta con ver el grandioso ejemplo que dejó la juventud que peleó meses en las calles en contra de la brutalidad del régimen mafioso y paramilitar. Para la lucha siempre habrá con quien, y la única forma de garantizar la seguridad y defensas de los dirigentes sindicales y de paso lograr poner freno a la terrible arremetida de los capitalistas, es la actuación unánime de la clase trabajadora contra sus opresores, la única garantía es la organización sindical que debe apuntar a la educación y la lucha, a la necesidad de desarrollar la huelga y parar la producción, el mecanismo más eficaz para hacer frente a un adversario muy superior.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.