El PCCH de 1921-1976 cumple 100 años (3)

El PCCH de 1921-1976 cumple 100 años (3) 1

En la entrega anterior de este artículo dedicado al centenario de la fundación del Partido Comunista de China, se hizo referencia a importantes acontecimientos como fueron El Movimiento del 30 de Mayo de 1925La Expedición al Norte 1926-1927 que precedieron elperíodo de la Segunda Guerra Civil Revolucionaria (1927-1937). La presente entrega aborda el acontecer en ese período, del histórico movimiento conocido como La Gran Marcha.

Nada en la vida se presenta de forma recta, sin obstáculos o sin problemas, la lucha desarrollada en los años 20 del siglo XX en China, brindó mucha experiencia y reflexiones sobre la forma de actuar para los revolucionarios chinos. No solo aprendieron de experiencia revolucionaria internacional, sino de la vida práctica; sobre el terreno sacaron valiosas lecciones para su actuación política. De allí la necesidad de aplicar la guía universal del marxismo al análisis concreto de la sociedad, lo que permite definir los objetivos estratégicos (Revolución de Nueva Democracia o Revolución Socialista), así como los pasos a dar para conseguirlos, que se concretan tácticamente en las formas de lucha y de organización.

Para el caso de China, sobre la base de tener una sociedad colonial, semicolonial y semifeudal, toda la lucha se podría resumir en que la estrategia era tomar las ciudades desde el campo, lo que determinó que el camino de la revolución china no era el insurreccional principalmente como en Rusia, sino el de la Guerra Popular Prolongada dirigida por el PCCH, la cual de acuerdo al desarrollo de las fuerzas pasó de pequeños focos de resistencia a zonas liberadas donde gobernaban, administraban e impartían justicia los pobladores de la región. La lucha militar para el mantenimiento, consolidación, ampliación o repliegue de las mismas, tomó diversas formas, dando lugar a la guerra de guerrillas, guerra de movimientos, guerra regular o la combinación de las anteriores de acuerdo a las condiciones. De allí la importancia de los desarrollos del Marxismo Leninismo hechos por el Presidente Mao Tse-tung.

Culminada la Primera Guerra Civil Revolucionaria (1924-1927), los ya reagrupados nacionalistas chinos en el Partido Kuomintang, proclives al apoyo de potencias extranjeras quienes tenían acuerdos para la explotación de varias ramas productivas entre ellos, Inglaterra y Estados Unidos, y que defendían una política de no resistencia ante las intervenciones japonesas, inician una campaña de saboteo a la lucha de liberación nacional y deciden utilizar la fuerza o el soborno para contrarrestar los remanentes de resistencia nacionalista contra la invasión extranjera. Proceden a destruir con el apoyo de sus nuevos socios imperialistas la resistencia y consolidan una posición de fuerza, con lo que toman la ofensiva en diferentes regiones con el objetivo de eliminar la resistencia popular y revolucionaria contra el expansionismo extranjero, organizando varias campañas de cerco y aniquilamiento para aplastar su influencia en el campo, aislarlos en las ciudades e instaurar un dominio favorable a los intereses económicos de los jefes de los ejércitos nacionalistas, quienes veían su influencia comprometida por la acción del pueblo chino dirigido por el partido comunista.

Ante la política de claudicación y de apoyo a la opresión extranjera, liderada por el sector dominante del Kuomintang donde Chang Kai-shek era uno de sus jefes con claros propósitos de dictadura personal, los comunistas invitan al pueblo chino a unirse para defenderse, proponiendo un frente común anti japonés en 1934; esto posibilitó que sectores al interior del Kuomintang se pronunciaran contra la agresión a las zonas revolucionarias e impulsó la unidad popular, todo lo cual ayudó a impulsar el ya iniciado movimiento popular anti japonés. Sin embargo, para esta época el partido se ve impulsado a salvaguardar su base y evitar la derrota militar por lo que procede a movilizarse; estos movimientos de grandes ejércitos son conocidos como la Gran Marcha.

La Gran Marcha comenzó movilizando tres grandes ejércitos desde diferentes regiones junto con un número elevado de aldeanos y civiles que se unían en el camino. Tuvo como precedente la marcha de Chu Teh en octubre de 1934 por motivo de las campañas de represión contra las zonas liberadas. Las dificultades de este primer momento no tardaron en aparecer y se presentaron las primeras deserciones de soldados debido al temor de alejarse de las zonas de origen ya conocidas. A pesar de la presión del enemigo, logró sobrevivir para poder reunirse con otros ejércitos combatientes redirigiéndose hacia Tsunyi debido a la presión de las tropas gubernamentales afines a los invasores japoneses.

La lucha contra los nacionalistas del Kuomintang requería determinar qué hacer, si quedarse combatiendo en las zonas ya conquistadas siendo presa fácil de los bombardeos y las campañas de tierra arrasada o reagruparse combatiendo para evitar el aniquilamiento por separado. La decisión sobre la rectificación del camino recorrido al respecto le correspondió a la Conferencia de Tsunyi. En esta reunión se criticaron errores militares y de organización (en el fondo fue una lucha en el terreno ideológico y político) que se manifestaban de forma diferente por regiones, entre ellos, problemas en el reclutamiento de nuevos miembros, tener un ejército que produzca y no solo que consuma, promover la lucha ideológica entre los miembros de las diferentes organizaciones de masas, combatir las viejas ideas de los nuevos integrantes, instaurar el nuevo poder en las zonas recorridas etc. La decisión que determinó el nuevo rumbo a tomar, fue la de agrupar fuerzas y en el camino no solo combatir, sino hacer propaganda, reunir e influenciar las zonas recorridas; de allí el nombre de la Gran Marcha, no solo por su camino en kilómetros y tiempo recorrido, sino por los objetivos políticos y organizativos que se fueron aplicando.

El mérito de lograr recorrer miles de kilómetros y hacerlo bajo constante asedio enemigo, superando múltiples obstáculos naturales y artificiales le posibilitó al ejército popular y al partido comunista que lo dirigía, templarse y aumentar su nivel de unidad, durante más de un año combatieron en diferentes terrenos, sobrevivieron múltiples problemas entre enfermedades, ataques militares y hambre, combatieron contra fuerzas descansadas y mejor armadas, pero cobardes cuando el pueblo decide hacerles frente siendo dispersadas al ver la disciplina, entrega y convicción con que luchaban las fuerzas armadas populares, lo que permitió fortalecerse a pesar de los caídos.

En suma, la Gran Marcha logró unificar las fuerzas que en diversas regiones estaban combatiendo, logró romper los ataques enemigos, mostró un camino diferente hasta ese momento, al llevar la revolución hacia adelante en un país como China para la época, permitió utilizar las contradicciones entre sus enemigos para poder escapar de algunos de sus ataques y conseguir aliados temporales en la lucha por objetivos más a largo plazo. La unidad que forjó la Gran Marcha no solo se reflejó al interior del partido y las fuerzas que dirigía, sino también en la conciencia de quienes luchaban contra la opresión extranjera. Así se sembraron las bases para formar un futuro Frente Único anti japonés pues este país invasor había cambiado su política de intervención a una de sometimiento y dominación abierta.

La continua expansión del dominio Japonés, provocó diferencias al interior del Kuomintang, ya que éste en vez de luchar contra la intervención decidió seguir persiguiendo a quienes luchaban contra ella, lo que lo empujaba a defender intereses japoneses, por lo cual cuando Chiang Kai–shek viaja para ultimar detalles de una ofensiva en Sian, es detenido por uno de sus generales; tal suceso es conocido como el Incidente de Sian. Este general pretendía ejecutarlo por ser un obstáculo para reorganizar el país sobre bases democráticas, pero la reacción ante este suceso no fue el esperado por parte de las bases del Kuomintang. Por su parte, al ver la situación que se podría presentar, el partido comunista intervino y en consulta con el Komintern evaluaron la situación y definieron no permitir el aniquilamiento del más encarnizado enemigo, pues ello hubiera llevado a la división de grandes fuerzas políticas que se unían alrededor del prestigio personal de Chiang y por tanto, dar carta abierta a los representantes pro-imperialistas en el Kuomintang para sembrar el caos con el propósito de ganar lo más posible. Tal actitud del partido comunista permitió la liberación de Chiang y facilitó en el Kuomintang un cambio de posición ante los japoneses, todo lo cual se hizo bajo una serie de compromisos donde cada parte los aceptó tácitamente y sirvieron para impulsar el Frente Único Anti japonés.

Corriendo el riesgo de la generalidad, se puede decir que con la acción practica del Frente Único Anti japonés en 1937 contra las fuerzas de ocupación, se inician una serie de luchas militares y reorganización del ejército popular que brindan una mayor experiencia al partido, y en operaciones combinadas, golpean las fuerzas del imperialismo japonés. Por otro lado, por la ampliación continua de sus zonas de influencia, se reorganiza la administración de las zonas liberadas del control central del Kuomintang, lo que posibilita consolidarse para futuras batallas contra su aliado temporal y probó en la práctica lo acertado de la política adoptada para limitar la acción de los desleales aliados, hablando de la dirección del ala derecha del Kuomintang. Por su lado, para el imperialismo japonés el año de 1945, fin de la segunda guerra mundial, significó un giro definitivo a sus intereses lo que dio lugar a que la dirección derechista del Kuomintang desatara de nuevo la represión contra los comunistas al verse liberados de la lucha contra los japoneses, lo que llevo al periodo conocido como Tercera Guerra Civil Revolucionaria que terminó con el triunfo en todo el país de las fuerzas populares, democráticas, progresistas y revolucionarias, el triunfo de la Revolución de Nueva Democracia en 1949, como resultado de su continua influencia y ampliación del poder político en las zonas liberadas, durante todos los años de resistencia anti japonesa.

Continuara

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *