Cuando sea abolida la propiedad privada, no habrá más Lauras quemadas

Cuando sea abolida la propiedad privada, no habrá más Lauras quemadas 1

A Laura Vanessa Rincón Álvarez la roció con thinner su pareja y le prendió fuego porque no lavó los platos a las 3 de la mañana. Y a su verdugo, un juez le dió detención domiciliaria a pesar de que la dejó con quemaduras en el 65% de su cuerpo. Laura, fue víctima del machismo que le hace creer a algunos hombres que las mujeres son de su propiedad y que por lo tanto, ellas deben obedecer ciegamente a sus órdenes y convertirse en sus esclavas. Pero no siendo suficiente con esto, Laura además fue víctima de la justicia burguesa que ante este claro intento de feminicidio, envió al victimario para su casa, como si nada hubiera pasado, defendiendo al final el sagrado derecho burgués de la propiedad privada, independientemente del recurso legal que existiera en este caso.

Miles de mujeres son víctimas del machismo en diferentes grados y formas, producto de la división social en clases sociales y que le ha dado privilegios al hombre desde que se acabó el comunismo primitivo, etapa de la sociedad en que hombres y mujeres se dividían las labores cotidianas para poder sobrevivir. Miles de mujeres son víctimas de la justicia burguesa, que no les cree en sus denuncias, que les exige decenas de pruebas ante lo evidente, que a los victimarios los premia con la impunidad reinante en la mayoría de los casos.

Pero así mismo, por miles las mujeres deben organizarse para luchar contra la raíz de todos los males: el capitalismo imperialista. Deben unirse para organizar combates contra el sistema capitalista que lleven finalmente, a su destrucción violenta, a manos de la clase obrera, pues, tanto los hombres como las mujeres oprimidas y explotadas, están llamados a librar los grandes combates que den fin y sepultura al Estado burgués terrateniente, a la división social en clases sociales y a la propiedad privada sobre los medios de producción, raíces de la opresión que la sociedad en su conjunto ejerce contra las mujeres, especialmente, sobre las mujeres trabajadoras que deben vender su fuerza de trabajo para poder sobrevivir. Y la UOC (mlm) le abre sus puertas a todas las combatientes de vanguardia que decidan organizarse en sus filas para combatir el poder de burgueses y terratenientes que usan para, entre otras cosas, oprimir y superexplotar a millones de mujeres obreras.

El machismo mata; como también lo hace este podrido Estado y sus fétidas instituciones que no garantizan justicia para las víctimas. La solución no pasa por nombrar «juezas» que administren más de la misma justicia. La denuncia permanente, las movilizaciones y plantones en contra de estos terribles casos, son más que necesarios; incluso la promulgación de leyes que favorezcan la situación de la mujer, entendiendo que estas son medidas parciales que apenas palian la situación brutal de opresión que viven las mujeres.

De fondo, es necesario seguir el camino trazado por las Revoluciones de Octubre en la URSS y China Popular, donde la mujer tuvo avances significativos y reales en diferentes ámbitos, como en el acceso al divorcio, al aborto, al trabajo, a la educación, a la crianza colectiva de sus hijos, entre otros. De fondo, levantamos la consigna según la cual ¡La Revolución, es la Única Solución!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.