Crítica al artículo “¿Ganamos las mujeres si renunciamos a la lucha de clases y nos unimos al feminismo burgués?”

Compartir
Crítica al artículo “¿Ganamos las mujeres si renunciamos a la lucha de clases y nos unimos al feminismo burgués?” 1

Nos ha llegado un escrito de una lectora del portal, quien llama la atención al respecto de unos asuntos mencionados por una camarada en un reciente artículo. Desde el portal promovemos la lucha de opiniones y mucho más al respecto de un tema tan importante para el movimiento comunista y el movimiento obrero como la cuestión de la opresión a la mujer.

Así que hemos decidido publicarlo y llamar a los lectores a participar en este debate de mucha importancia, para contribuir a comprender de manera correcta la relación que hay entre la lucha por la emancipación de la mujer y la lucha por la revolución proletaria mundial; entender de manera correcta esta relación permitirá potenciar la lucha actual, lograr importantes victorias; y sobre todo hacer que esa lucha contribuya a avanzar hacia la solución definitiva, no solo del problema del sexo femenino, sino de toda la maraña de contradicciones que sobreviven bajo el yugo de la explotación asalariada.

Periódico Revolución Obrera


Quiero hacer unas críticas a un artículo aparecido el 7 de febrero de este año en el portal digital “Revolución Obrera”, el cual lleva por título “¿Ganamos las mujeres si renunciamos a la lucha de clases y nos unimos al feminismo burgués?” en donde una compañera de RO expresa unas reflexiones alrededor de una conversación que ella dice sostuvo con una compañera feminista “… respecto del feminismo, de la conmemoración del 8 de marzo y de diferentes eventos organizados alrededor de esta importante cuestión”. En el artículo dice que el feminismo tiene como posición que el origen del machismo “eran los hombres”, luego menciona que la compañera feminista decidió optar por éste al decepcionarse de una organización revolucionaria en la que había militado en su juventud, y porque estando en una organización feminista:

“[…] no tienen que estar tratando esos problemas pues no hay hombres; “evitando la lucha” y por otro, defendiendo reivindicaciones que sean “tangibles”.”

Por qué la compañera de RO hace semejante generalización, a partir de un hecho (aislado) que no representa las ideas del feminismo en conjunto, cuando, por el contrario, y sobre todo actualmente, los debates y las investigaciones al interior del feminismo son el pan de cada día (incluido el debate de cómo se debe resolver la participación de los hombres). Este argumento además de todo es falaz, porque parte de una experiencia subjetiva para describir de manera apresurada un movimiento tan amplio como lo es el feminismo.

“La compañera que me abordó, está profundamente equivocada, como toda la concepción del feminismo burgués, al creer que la emancipación de la mujer será posible organizando una guerra contra los hombres…”

De nuevo, la compañera de RO parte de una experiencia subjetiva y aislada para lanzar ataques a TODO el feminismo, ya que no especifica qué entiende por “feminismo burgués”. Me pregunto de dónde la compañera de RO saca este precepto que le acuñan a todo el feminismo teniendo en cuenta que hasta el momento no se conoce ningún grupo feminista que haya hecho ataques individuales contra hombres. Por otro lado, esto constituye una tergiversación del planteamiento de varios sectores del feminismo, los cuales reconocen la tesis marxista de que por causa de la propiedad privada y por ende de la división sexual en el trabajo se genera una contradicción social entre hombres y mujeres (QUE EXISTE HISTÓRICAMENTE Y QUE NO SE LA INVENTÓ EL FEMINISMO) y que precisamente el feminismo busca abolir.

Así mismo, la tergiversación que se hace al feminismo que reconoce lo expresado anteriormente, de que producto de la propiedad privada y de la división sexual del trabajo, en la superestructura se han engendrado ideas posesivas y machistas que llevan a que principalmente los hombres las reproduzcan sobre las mujeres; y denunciar esto NO es sinónimo de querer “venganza” o “guerra contra los hombres”, afirmar esto, como lo hace la compañera de RO, es ridiculizar lo que verdaderamente buscan los más amplios sectores del feminismo: abolir el patriarcado y ACABAR CON EL MACHISMO, NO CON LOS HOMBRES.

“[…] creando organizaciones únicamente de mujeres, o transformando el 8 de marzo en una huelga únicamente de ellas, desvirtuando su origen anticapitalista y, por tanto, de unidad con los hombres oprimidos y explotados por este sistema.”

La compañera de RO hace una relación sin fundamentos de que la lucha de las mujeres por su liberación no es anticapitalista, me pregunto de dónde sacará tal cosa, cuando MAYORITARIAMENTE el movimiento feminista comprende que el sistema capitalista es culpable de su opresión, ya que reproduce con mayor brutalidad el patriarcado (surgido anteriormente con la propiedad privada). A la opresión por género le suma la explotación capitalista.

Por otro lado, cuestiona la necesidad de que existan organizaciones únicamente de mujeres y que se debe lograr la unión con “todos los hombres oprimidos y explotados”, si bien esta unión es necesaria, NO significa que las mujeres no puedan tener sus propias organizaciones; así como los obreros, los campesinos, los indígenas, estudiantes, etc., poseen las suyas. Oponerse a la idea de que existan organizaciones únicamente de mujeres invisibiliza el tipo de opresión que SÓLO SUFREN LAS MUJERES, es decir, hace un llamado a que se niegue los problemas que conciernen PARTICULARMENTE a la opresión de la mujer, negando de paso la experiencia histórica que ha demostrado que, para resolver una contradicción, es necesario estudiarla profunda y especializadamente.

“Al igual que ilusoriamente creer que esas ventajas “tangibles” brindadas por el Estado burgués garantizarán la liberación de la mujer, tales como la sentencia de la Corte Constitucional sobre el aborto sobre la cual ya están reculando. La causa de que se siga reproduciendo el patriarcado es la propiedad privada, el surgimiento de ésta ocasionó el derrocamiento del derecho materno; al abolir esta condición material se sentarán las bases para avanzar en una verdadera emancipación; pues no va a existir propiedad sobre nada, incluidas las mujeres, que por siglos han sido tratadas como propiedad de los hombres.”

A pesar de que la compañera de RO crítica a sus camaradas de la Unión por no “reconocer la importancia del problema” y de esperar que la contradicción se resuelva en el Comunismo, termina cayendo en el mismo error, intentando decir que hasta que no sea abolida la propiedad privada no se “sentarán las bases para avanzar en una verdadera emancipación”, es decir LAS MUJERES TENEMOS QUE ESPERAR DE BRAZOS CRUZADOS mientras las compañeras mueren desangradas por abortos clandestinos, son prostituidas forzosamente, son acosadas, maltratadas o asesinadas por sus parejas, etc.; esperando el socialismo-comunismo para ahí sí poder empezar a trabajar por nuestra emancipación (?) ¿Acaso no es justo que las mujeres nos organicemos para denunciar a los acosadores? ¿No es significativo que las mujeres salgamos a las calles exigiendo que seamos nosotras las que decidamos sobre nuestros cuerpos, y que no lo hagan nuestras parejas, los patrones, la Iglesia o el Estado? Las anteriores reivindicaciones, así como muchas otras, ¿no son igual de justas y necesarias al igual como lo es llevar a cabo un Paro Nacional Indefinido por “ventajas tangibles” como el alza general de salarios, la contratación directa e indefinida y el desmonte del ESMAD?

Además, la lucha de las mujeres por sus derechos también representa un fuerte golpe contra el Estado burgués, en cuanto garantiza la obtención de derechos que benefician a todas las mujeres, no solo de la clase obrera, sino de las otras capas y clases sociales. No es casualidad que las fuerzas más reaccionarias sean las que con mayor ahínco se oponen a que las mujeres conquistemos nuestros derechos y exigencias. Si bien es cierto que el feminismo epistemológicamente no puede cambiar el modo de producción existente, eso no quiere decir que no pueda llegar a ser un movimiento revolucionario, y que las organizaciones comunistas no puedan trabajar de la mano junto a las compañeras que están organizadas en diversos movimientos feministas.

Al final, la compañera de RO afirma que si las mujeres estamos en organizaciones feministas “renunciamos a la lucha de clases”. Está equivocada, la lucha por la liberación de la mujer no es solo contra el capital, debe ser también contra el patriarcado. Por lo que no se puede reducir que la “lucha de clases” sea por reivindicaciones meramente económicas, ya que la verdadera lucha de clases abarca dos aspectos más, comprende el aspecto ideológico, en el caso de la liberación de la mujer CONTRAS LAS IDEAS MACHISTAS DE LOS HOMBRES (incluyendo los obreros y hombres del pueblo); y el político, como la lucha por derechos como el aborto, contra el acoso sexual, contra la violencia de género, etc.

Simpatizante y lectora de Revolución Obrera.

También te podría gustar...