Aborto Legal En Argentina, y La Lucha Continúa

Compartir
Aborto Legal En Argentina, y La Lucha Continúa 1

¡Lo hicimos ley! Fue el grito de victoria de miles de mujeres en Argentina, luego de que casi cien años después, la criminalización del aborto fuera abolida. El 30 de diciembre por mayoría, el Senado de Argentina aprobó el aborto legal, seguro y gratuito cambiando la ley vigente desde 1921, lo que efectivamente es un avance en la lucha general del pueblo argentino y en particular un logro de los movimientos femeninos que, durante 15 años, se mantuvieron firmes por esta conquista.

Esta ley es un avance, pues muchas vidas fueron apagadas, no solo en Argentina, sino en todo el mundo; vidas que se fueron, vidas en las cárceles, vidas condenadas bajo el único delito de elegir qué hacer con su propio cuerpo. Un avance, sí, por cuanto representa un golpe a las retrógradas posiciones religiosas y de derecha, que hipócritamente protegen la vida, mientras esa defensa se acomode a sus obscuras y atrasadas creencias. Un avance, no porque los comunistas revolucionarios sean pro aborto, sino porque se oponen a toda forma de opresión y discriminación, y mucho más contra la opresión milenaria contra mujeres, un avance porque será bajo el amparo del Estado que las mujeres podrán elegir si tienen o no a un hijo hasta la semana 14, y más tiempo si su embarazo es producto de una violación.

Este no es un regalo del Estado de dictadura de los explotadores. Es una conquista que se materializó gracias a cientos de días de movilizaciones, plantones, denuncias… es decir, es producto de la lucha del pueblo argentino por conquistar este derecho para las mujeres.

La legalización del aborto es una conquista bajo el sistema capitalista y su Estado, porque en la sociedad socialista, ni siquiera será un motivo de lucha, sino un derecho propio, donde las mujeres elegirán sin ningún impedimento qué hacer ante un embarazo, con la plena seguridad de que serán atendidas oportuna, gratuita y seguramente y, también con todas las garantías para ellas y sus hijos en salud, alimentación, vivienda, etc. durante y después del embarazo.

Tal y como lo afirman los mismos movimientos feministas que en Argentina lucharon por hacer realidad el derecho al aborto: la pelea no termina. Y no termina porque siempre existe la posibilidad de que las clases dominantes burlen en los hechos esta conquista convirtiéndola en letra muerta, o la echen atrás como ha sucedido con otras. No termina además, porque en la sociedad capitalista no será posible la emancipación definitiva de la mujer, reivindicación solo alcanzable en el comunismo, cuando hayan desparecido las clases sociales y todas las manifestaciones de opresión. De ahí que la lucha continúa porque solo en socialismo, cuando los trabajadores se liberen de la explotación asalariada se crearán las condiciones para la emancipación de la mujer.

Por consiguiente, las mujeres que ahora ocupan un lugar en la vanguardia de la lucha, están llamadas a unirse en una sola lucha, como un solo pueblo con sus hermanos obreros y aliados campesinos, no solo para hacer efectivo el derecho al aborto, sino el derecho a la salud, educación, vivienda… que mejorarán las condiciones de vida del pueblo y contribuirá a preparar las fuerzas para hacer avanzar la sociedad al socialismo, donde el poder en manos del pueblo garantizará los derechos de la mayoría.

¡Con la lucha se conquistan libertades y derechos, con la lucha se defienden!

También te podría gustar...