¡VIVA LA HUELGA DE ASOINCA, EJEMPLO DE LUCHA Y COMBATIVIDAD!

Compartir

Asoinca

El 8 de agosto se dio inicio a la huelga del magisterio caucano dirigido por de Asoinca. Miles de docentes de este sector del país paralizaron las principales calles del Cauca, exigiendo al gobierno de Santos acabar con la intermediación en el sector salud que durante 25 años ha sido un lucrativo negocio, donde la vida y la salud de los docentes ha llenado los bolsillos de la Fiduprevisora, la cual es la entidad designada por el Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio para administrar los recursos a este respecto. La Fiduprevisora es una entidad de tipo mixto, es decir cuenta con capital público y privado, que ha mantenido en sus manos el destino de la salud de los docentes colombianos y, que ha causado cientos de muertes, demoras en la atención y pésima prestación del servicio; para la muestra, en Bogotá, la atención en urgencias y hospitalizaciones de aproximadamente 30 mil docentes (sumando a los empleados de Ferrocarriles de Colombia) hasta comienzos de 2016 era solo en la Clínica Fundadores y solo después del majestuoso paro en 2015, se logró habilitar la clínica Navarra para este tipo de atención.

De ahí que en el pasado paro protagonizado por los docentes en el Cauca, uno de los puntos conquistados fue la departamentalización de la salud, para que Asoprosalud (entidad creada por el mismo sindicato) tomara las riendas de los recursos destinados para la salud del magisterio en esta región del país. Como en todas las negociaciones con el gobierno de la paz, las promesas son incumplidas y Asoinca decide defender lo ganado con lucha. De este modo, la huelga que inició con una majestuosa movilización en Popayán y que completará casi un mes, tiene como objetivo principal hacer cumplir su conquista, por encima de la campaña pacificadora que por estos días embriaga a los dirigentes de Fecode y de las centrales obreras; una huelga que día a día crece cada vez más, configurándose en un paro regional con el apoyo de las familias de los docentes y de la comunidad, que también sufre bajo el modelo capitalista de salud, impuesto y agudizado con la Ley 100.

Por ello la consigna del magisterio caucano es ¡No seguir bajo quienes hacen de la salud de los maestros un lucro, exigir el contrato departamental y la ejecución de los recursos a través de Asoprosalud! Una consigna defendida en movilizaciones a diario, y en confrontación con los enviados del gobierno de la paz, que solo 5 días antes de la firma del acuerdo en La Habana, envió a sus asesinos del Esmad, para arremeter violentamente contra los luchadores en la ciudad de Popayán, quienes sintieron en sus cuerpos, heridos por bolillo, perdigones y gases, el rigor de la paz que se avecina para el pueblo que defiende con lucha sus derechos.

Mientras tanto, la actitud de los dirigentes traidores del anterior paro magisterial, centraron todos sus esfuerzos en la paz, sus páginas, redes y boletines están repletos de mensajes y llamados a la paz y a la campaña por el sí al plebiscito, pero por ningún lado manifiestan apoyo o solidaridad a la valerosa lucha que libran los compañeros docenes del Cauca, salvo una carta en respuesta a la dirigencia de Asoinca, donde reducen su apoyo a votar la departamentalización de la salud en la asamblea que realice el Fondo de prestaciones del magisterio. Al parecer los recursos de las bases docentes están destinados a favorecer los planes de los poderosos y no la lucha, al parecer lo principal para la paz de Santos es no levantarse por las reivindicaciones, es no incomodar a los explotadores, es no defender los derechos de los trabajadores; eso es lo que en la práctica los dirigentes de Fecode e incluso de las demás filiales demuestran, eso es lo que se denuncia como sindicalismo burgués.

Contrario a estas actitudes de la dirigencia, miles han sido los mensajes de saludo a la huelga de Asoinca, de solidaridad, de apoyo, de aliento a continuar, enviados por las bases del magisterio colombiano en cada rincón del país, las redes sociales han estado inundadas de reconocimiento a la lucha de este sector del magisterio, incluso algunos con la ilusión de que sus direcciones actúen con la misma beligerancia y combatividad para incitarlos a salir en defensa de sus derechos. Sin embargo, lo que reciben las bases magisteriales, son llamados a apoyar el acuerdo firmado en La Habana, a quedarse quietos y silenciosos ante los atropellos al sector docente, que no solo son en el aspecto de salud, sino también en cuanto a salarios y estabilidad laboral. Llamados a apoyar una paz, que al pueblo no le pertenece, porque la base de todos sus problemas está en el sistema capitalista de producción, sostenido y defendido por el Estado burgués, que se mantiene en pie, ahora con la participación de la cúpula de las Farc; que se mantiene sobre esa asquerosa base que superexplota a la mayoría en beneficio de la minoría y parásita burguesía del campo y la ciudad.

De ahí que la importancia de la huelga que hoy libran los maestros del Cauca (independiente de si es correcto que sea el sindicato quien se encargue de atender la salud de los maestros) radica en que los derechos de los trabajadores no se supeditan a ninguna promesa de paz, su defensa no se aplaza mientras los de arriba firman acuerdos entre ellos como lo han hecho los directivos de Fecode y las centrales sindicales, los derechos no se venden ni se dilatan en mesas de trabajo, tampoco se consiguen con tutelas y alegatos en el establo parlamentario, sino que se conquistan al calor de la lucha organizada y es eso lo que hoy demuestra esta huelga.

Es por eso que desde las páginas de Revolución Obrera, el saludo a la huelga y apoyo en la difusión de sus actividades se hace extensivo a los huelguistas, exhortando a fortalecerse con el apoyo de toda la comunidad de la región, llamando a las bases del magisterio a apoyar esta valerosa huelga, a exigir a sus dirigentes que inviertan los recursos en pro de los intereses de las bases, en fondos para la huelga y la lucha en defensa de los derechos del magisterio, que no derrochen los recursos en campañas para el plebiscito, que por cierto bastantes millones ha recibido, porque esa es en últimas la paz de los burgueses y terratenientes para continuar con su paraíso de explotación y dominación sobre el proletariado y el pueblo colombiano.

Así mismo, el saludo combativo al magisterio del Cauca, que da ejemplo de cómo es que el pueblo debe trabajar por alcanzar un día la paz, esa donde realmente, los obreros, campesinos y los trabajadores de todos los sectores, gocen de sus derechos, imposibles de conquistar mientras exista el capitalismo. Ese es el camino que las masas deben transitar para avanzar hacia la unidad en una sola huelga, en una sola lucha, que arranque a los burgueses y terratenientes las reivindicaciones y exigencias que hoy niegan mientras atiborran al pueblo con discursos sobre la paz.

Por ello en Bogotá los luchadores consecuentes, deben asistir a la concentración que los compañeros llevan a cabo en la Plaza de Bolívar, para apoyar, aprender y sobre todo, para empezar a coordinar acciones como encuentros por regiones y asambleas nacionales, para concretar por fin la gran Huelga Política de Masas que impida que los de arriba y sus amigos dirigentes de las centrales sindicales y de los partidos reformistas, sigan haciendo de las luchas del pueblo un carnaval. Una Huelga Política de Masas, que obligue al Estado burgués a cumplir con las demandas del pueblo trabajador. Una Huelga Política de Masas que logre organizar las fuerzas, agruparlas y mejorar sus condiciones para la lucha por la verdadera paz, aquella que solo será posible en una sociedad donde la sed de ganancia no sea quien dirija su destino, sino satisfacer las necesidades del pueblo, con los medios de producción socializados y en manos de los trabajadores del campo y la ciudad.

También te podría gustar...