¡No más violencia contra la mujer!

Compartir
¡No más violencia contra la mujer! 1

Plantón de Mujeres en Bucaramanga contra la impunidad

El martes 23 de julio se realizó un plantón al frente del Palacio de Justicia de Bucaramanga, convocado por el movimiento social de mujeres de dicha ciudad y que contó con la participación de diversas organizaciones sociales. La actividad surgió como forma de apoyo al proceso judicial que desde hace siete años lleva una estudiante contra un profesor, el cual la acosaba sexualmente en las aulas de clase. Asimismo, el plantón sirvió para denunciar la impunidad e indiferencia respecto de los casos de acoso sexual y violencia de género que se vienen presentando dentro de las instituciones públicas y en otros espacios, ya que, como afirmaron las manifestantes, cerca del 98% de los casos sobre acoso sexual permanecen archivados debido a que “el Código Penal exige pruebas de un delito que no deja rastro, pero sí graves afectaciones para las víctimas”.

A lo anterior se le suma que muchas de las víctimas desisten de denunciar a sus acosadores para no padecer las repercusiones de diversa índole de las que son objeto por tomar tal decisión, ya que generalmente las víctimas se encuentran en una relación de subordinación ante sus victimarios. Igualmente, se presenta el temor de que sus denuncias no sean tomadas en cuenta, ¡y no es para menos!, puesto que se presenta la complicidad por parte de las instituciones del Estado burgués que lejos de juzgar como se debe a los victimarios terminan por revictimizar a la víctima y dándole condecoraciones al agresor, como sucedió con Fredy Monrroy, un profesor de la Universidad Nacional, que luego de tres meses de ser denunciado por acoso sexual, logró ascender de “profesor asociado” a “profesor titular” (Ver: Ascienden a profesor de la U. Nacional denunciado por acoso sexual); o el caso del profesor Hernando Motato, de la Escuela de Idiomas de la Universidad Industrial de Santander (UIS), el cual lleva cerca de tres denuncias por acoso sexual en menos de 14 años, y de las cuales solo ha recibido una tibia sanción (ver: Universidad Industrial de Santander: la violencia sexual no se detiene).

¡No más violencia contra la mujer! 2

Pero la violencia contra la mujer en sus diversas formas no sólo se presenta dentro de las universidades, sino también en otros espacios como en los barrios, hogares y lugares de trabajo, en este último, por ejemplo, también las víctimas no denuncian a sus agresores (muchas veces patrones o mando medios de las empresas) por temor a los señalamientos o a que las despidan. Además, que en el sistema capitalista se suele presentar una división sexual del trabajo, en donde aquellas mujeres que tiene puestos en “trabajos para hombres” suelen ser discriminadas por sus compañeros de trabajo o por los patrones. A la par, esta desigualdad se presenta en los espacios sindicales u organizativos, donde las compañeras que deciden organizarse para luchar por sus derechos son subestimadas por los que se supone son sus compañeros de lucha, aunque, es una situación que viene cambiando gracias a lucha que libran las mujeres por lograr mayor incidencia en espacios organizativos y de dirección, como asegura Martha Orozco dirigente sindical de la USO.

¡No más violencia contra la mujer! 3

A pesar de los obstáculos que impone la burguesía y su podrido Estado, es muy significativo que las mujeres venzan el miedo y tomen la decisión de denunciar por todos los medios posibles a los acosadores y maltratadores. Pueden estar seguras que cuentan con un espacio fijo en www.revolucionobrera.com y en sus respectivas redes sociales para darle publicidad a las acciones de denuncia pública que programen contra los agresores o las instituciones inservibles de este caduco Estado. Asimismo, es de resaltar la necesidad de organizarse para luchar por sus derechos y defenderse de la violencia a la que se ven sometidas a diario, pero, deben tener en cuenta que, en palabras de Anuradha Ghandy, líder revolucionaria del Partido Comunista de la India (Maoísta): “La lucha por la liberación de la mujer no puede tener éxito aislada de la lucha para derrocar al propio sistema imperialista”.

¡Desencadenar la furia de la mujer como fuerza poderosa para la revolución!

También te podría gustar...