NO MÁS GUACAL EN SAN ANTONIO DE PRADO

Compartir

guacal

San Antonio de Prado es un corregimiento de la ciudad de Medellín, con una población aproximada de 120.000 habitantes, una ciudad dormitorio donde habita un 90% de familias proletarias que diariamente salen a los centros fabriles y empresas de servicios del área metropolitana a cumplir su labor.

El Cerro el Chuscal, se encuentra a una altura de 2.750 metros sobre el nivel del mar, es un bosque de niebla y gran generador de agua, en el subsuelo yace una estrella fluvial que provee de agua al municipio de Heliconia y la quebrada La María.

En la década de los 90’s los paramilitares de la región, desplazaron a sangre y fuego a los campesinos del cerro, campesinos que tuvieron que vender sus predios al señor Don Berna, otro ciudadano «de buena fe» que compró a precio de huevo los terrenos.

La empresa ENVIASEO (hoy llamada EVAS) de la ciudad de Envigado, adquirió un lote de 22 hectáreas en el cerro y en el año 2005 con corrupción y promesas falsas, logró la licencia para depositar las basuras del municipio de envigado y algunos municipios aledaños.

La Triquiñuela

  1. Las entidades estatales encargadas de la concesión de los permisos y los gobernantes locales del municipio de Heliconia, fueron comprados con grandes cantidades de dinero para que permitieran el despropósito de colocar un botadero de basuras a esa altura (2750 m.s.n.m.)

  2. Para legitimar «la cosa» a los habitantes de Heliconia los invitaron a fiesta, sancocho, les dieron balones de fútbol y lo único que tenían que hacer era firmar una planilla de asistencia; planilla que en verdad era la «aceptación» del proyecto El Guacal por la comunidad .

  3. Para completar la farsa, al Basurero lo disfrazaron con el pomposo nombre de «Centro Industrial del Sur El Guacal», donde prometieron tener una planta para la separación de los metales, el plástico y el papel, los orgánicos se utilizarían para compostaje (fertilizante), y el restante se enfardaría (hacer unos bloques exprimiéndolos con maquinaria) para depositarlo en un vaso sobre una membrana, y el lixiviado que emana de las basuras sería purificado al 90% y depositado a la quebrada.

Pasaron los días, la planta la cerraron por los altos costos, y el centro industrial dejó de ser industrial para convertirse en un basurero a cielo abierto.

Muy sospechoso que la empresa no hubiera previsto los gastos que la planta generaba, o más bien, ya todo estaba planeado: al lograr la licencia acabarían la planta, se quitarían ese peso de encima y las Ganancias serían mayores.

Diez Años Después

Después de contaminar las aguas subterráneas, de enfermar a los campesinos que dependía económicamente de las areneras de la quebrada, asesinar a 13 personas con los tracto-camiones en las vías, volcar un carro con cianuro en marzo de 2010 en pleno parque del corregimiento, acabar con la maya vial, depositar 1200 toneladas diarias de basura durante 10 años, deteriorar la flora y la fauna de la región… el 26 de noviembre de 2015 Corantioquia no pudo ocultar el abuso, al ver que la comunidad se estaba movilizando y al sentir la presión de algunos políticos que no les tocó plata, decidió suspenderles la licencia.

El 20 de abril de 2016, la Gobernación de Antioquia en cabeza de Luis Pérez, anunció que recibió una propuesta de la alcaldía de Envigado para hacer sociedad con la gobernación y un ente privado, para seguir con el negocio de El Guacal; propuesta que será estudiada por una comisión que lo más probable es que vea viable la reapertura del basurero, con algunas recomendaciones insignificantes, con una buena tajada a los políticos que obstaculicen el proceso y con promesas y fiestas para los habitantes aledaños.

Los habitantes al conocer las pretensiones de EVAS de reabrir El Guacal salieron a las calles a concientizar a los demás compañeros de la región, con carteles, firmas, un plantón y una marcha programada para el 26 de Mayo, para decir a viva voz: ¡NO MÁS GUACAL!

¿Qué Hacer en lo Inmediato?

Primero: debemos entender que los politiqueros no son de gran ayuda, ya que sus conciencias y sus votos se compran fácilmente y están directamente al servicio de los ricos que financiaron sus campañas.

Segundo: el poder está en nosotros, que somos mayoría y la movilización es nuestra más poderosa arma contra la opresión y la injusticia.

Tercero: Denunciar la infamia de los burgueses contra los sectores más humildes, que no contentos con brindarnos salarios de hambre y miseria descargan sus podredumbres industriales y su basura sobre nuestras cabezas.

Cuarto: definir como objetivo central no permitir la reapertura de El Guacal y aprovechar la coyuntura para definir otras necesidades que tiene la región como: la Salud, el desempleo, la miseria, la contaminación, etc., que logren unidad con más personas y garantizar el triunfo sobre los objetivos propuestos.

No Más Ganancias, Ganancias y Ganancias

Para las bestias que tienen el poder del dinero, no importa nada más que las ganancias. Les importa un carajo las enfermedades de la población proletaria y campesina que vive en los municipios aledaños a El Guacal.

Ellos dominan con su poder (a través de la corrupción) las altas esferas de los gobiernos, los alcaldes y concejos de las localidades, por eso es bien llamada la dictadura burguesa, disfrazada de democracia.

Cada día es una lucha contra estos enfermos por el dinero y el poder, nosotros los obreros también tenemos propuesta, sabemos cómo solucionar el problema de las basuras, pero para poder acabar con ese problema debemos atacar primero el problema de raíz y es el derecho que tienen algunos individuos de explotar trabajo ajeno y acabar con la naturaleza, en resumidas cuentas: sepultar EL CAPITALISMO para siempre.

Bajo el sistema actual en que vivimos el criterio de la ganancia es el que está al mando; es decir, las cosas funcionan si generan ganancia o rentabilidad, pasando por encima de la vida misma, de la naturaleza y de la misma humanidad; nosotros los obreros bajo el socialismo, barreremos ese absurdo y colocaremos el bienestar de las masas y de la naturaleza al mando; con la planificación de la producción haremos productos de buena calidad y duraderos, para citar un ejemplo, hoy, la burguesía produce cosas desechables para propiciar más el consumo y elevar su ganancia.

Los obreros en el poder colocaremos la ciencia y la tecnología a nuestro servicio para proteger a nuestra madre tierra, porque nuestro interés no es la acumulación sino el bienestar de la humanidad.

¡MUERTE AL CAPITALISMO DEVORADOR DE HOMBRES Y DESTRUCTOR DE LA NATURALEZA!

¡VIVA EL SOCIALISMO Y EL COMUNISMO!

También te podría gustar...