José Luis Jaramillo, de revolucionario consecuente a politiquero oportunista

Compartir

Hace algunos días estaba caminando por el viejo barrio de Medellín, donde me crie y me llamó la atención una pequeña movilización de jóvenes con carteles verdes; serían tal vez 20 muchachos, y lo primero que se me cruzó por la mente fue pobres chicos utilizados por uno u otro politiquero de turno; y fue una gran sorpresa descubrir que quien los lideraba era un compañero de lucha de otros tiempos, José Luis Jaramillo, quien fue dirigente sindical del Sintradepartamento Antioquia y se me acercó para repartir su propaganda como candidato a la Asamblea Departamental a nombre de la Alianza Social Independiente -ASI-.

No podía salir de mi asombro cuando vi que a un hombre que antes tenía fuerza en su palabra y que enseñaba a los trabajadores con humildad y que tenía ideas muy claras bajo los lineamientos políticos de la clase obrera; ahora las utilizaba como trampolín para subir escalones politiqueros. Me sorprendió verlo aprovechándose de los proletarios diciendo que había que hacer un cambio cualitativo y atreverse a dar saltos, es así como engaña al pueblo – con su discurso con las víctimas y por los «derechos humanos»- pero él mismo hoy es un títere de los explotadores y entre más payaso y mentiroso más alto sube en los escaños.

Lo enfrenté y me dijo que le ayudara con mis amigos a ver si lograba algo en esta farsa electoral y justificó su nueva condición de vida, diciendo que era una forma de no quedarse toda la vida como un obrero asalariado. Yo le dije, que haber pasado unos años y conocer la verdad del proletariado me impide ayudar a engañar lo obreros y que me sentía muy triste de verlo en esas faenas politiqueras, como si fuera una vergüenza ser obrero.

Me enorgullezco de ser proletaria, pues es todo un honor ver por mi familia y por mí sostenimiento con mi esfuerzo; así deje hasta el alma en la fábrica y en cada hora laboral piense que esto tiene que mejorar para nosotros. Sé que los obreros somos oprimidos y superexplotados, pero a diferencia de José Luis, confío que es nuestra propia fuerza y organización, guiada por un partido revolucionario de la clase obrera, la que nos dará la emancipación sobre el yugo del capital, y no ningún ex proletario politiquero. Eso es caer bajo.

Este tipo de «compañeros» son un peligro para los verdaderos luchadores populares, pues tras un ropaje «democrático» esconde su interés económico personal a costa de la clase obrera. Completamente opuesto a los hombres y mujeres luchadores consecuentes, que te inyectan conocimiento y que se oponen a la desmoralización que genera ver como a diestra y siniestra se aprovechan del obrero durante años mediante una Campaña Electoral. Y claro, en una persona como José Luis, es muy grave, pues es un obrero que pudo entender a profundidad, mediante el estudio del marxismo-leninismo-maoísmo, lo que son las elecciones en este sistema y la podredumbre que pulula en el establo parlamenterio; él no es ignorante de lo que representa el Estado como máquina de dominación y opresión sanguinaria contra las masas, él mismo fue un valiente luchador y defensor de los intereses de la clase obrera, y en sus mejores tiempos fue un azote precisamente contra todos los politiqueros, a quienes denunció y condenó sin titubeos, incluyendo a Uribe. Por eso, sabe muy bien lo que está haciendo, y es plenamente consciente de la manera ruin con que está engañando a las masas al adoptar su nueva postura de politiquero. Sin duda, es uno de los mejores ejemplares de lo que hoy encarna el oportunismo.

Por el contrario, los obreros conscientes del Periódico Revolución Obrera no bajan su lucha y siguen quitándole al proletariado el vendaje de los ojos, y durante los 17 años que los conozco, siguen firmes en su lucha y aprenden a ser mejores hombres y mejores mujeres que no traicionan su condición obrera de lucha con el Estado, quien es el verdadero enemigo.

Corresponsal Medellín.

También te podría gustar...