EN CALI DETENER EL DESALOJO DE LOS VENDEDORES AMBULANTES CON LA LUCHA

Compartir

EN CALI DETENER EL DESALOJO DE LOS VENDEDORES AMBULANTES CON LA LUCHA 1

El alcalde de Cali Maurice Armitage pretende darle otro golpe más al pueblo trabajador caleño. En esta oportunidad este representante de las clases dominantes, intenta despejar el espacio público del centro de Cali con medidas arbitrarias contra los vendedores ambulantes, disfrazándolas con el manto de la falsa democracia burguesa. Para dicho propósito, este lobo con piel de oveja, presentó ante el concejo municipal un proyecto de acuerdo con el cual, en la práctica, legaliza la persecución y represión de quien por buscar un medio de subsistencia se ve obligado a ocupar el espacio público con una venta ambulante. La administración del alcalde Armitage de forma amañada, como es propio de los gobernantes burgueses, sostiene que este proyecto es parte de una política pública que fue concertado con las asociaciones de vendedores; sin embargo, esta versión es desmentida por dirigentes de los vendedores, quienes además denuncian los señalamientos hechos por el funcionario de la alcaldía Samir Jalil, quien los acusa de mafiosos y delincuentes, cuando es el Estado burgués, del cual éste señor hace parte, el que está plagado de delincuentes y podrido hasta sus raíces. Criminal es la patraña de proyecto del alcalde, administrador de turno de los negocios de los ricos en esta ciudad.

Durante mucho tiempo quienes laboran en las ventas ambulantes se han visto obligados a realizar esta actividad porque en este sistema lo único que está garantizado, en lo laboral, es el desempleo de millones de trabajadores. Actualmente son más de tres mil trabajadores ambulantes cuya única fuente de ingresos es la venta de todo tipo de mercancías, que les permiten obtener el sustento para sus familias. Las cifras de la institucionalidad burguesa (Cali cómo vamos) señalan, en un reciente reporte, que la informalidad laboral en Cali se sitúa en un 50 por ciento. La medida del alcalde no es más que desalojar a los vendedores de sus puestos de trabajo para redondear el proyecto de «ciudad paraíso» para los ricos, quienes pretenden hacer del centro de Cali una zona internacional de sus negocios. Todo esto gracias a la aplicación del nuevo y reaccionario Código de Policía, adaptando las medidas represivas de éste en cuanto a la regulación del espacio público se refiere, mientras que los ricos lo invaden y hacen con éste lo que quieren. El proyecto del alcalde Armitage es un hecho de guerra contra el pueblo explotado y oprimido por parte de las clases dominantes que tanto pregonan la tal «paz social».

Los obreros conscientes llaman a los compañeros trabajadores ambulantes a fortalecer la unidad, a sacrificar días de trabajo por la lucha para echar abajo esta medida antipopular, a la movilización permanente como única forma de garantizar el espacio de trabajo, a tomar todas las decisiones en las asambleas masivas donde participen la inmensa mayoría, a crear Comités que permitan llevar a cabo la lucha de forma organizada para garantizar la consecución del objetivo, es decir a confiar en sus propias fuerzas.

También los proletarios llaman a los compañeros vendedores ambulantes a no caer en la trampa de los politiqueros oportunistas que sacan provecho de los padecimientos del pueblo; a no confiar en las mentiras del Estado burgués, representado en la administración municipal, con las tales mesas de trabajo que son un engaño y una ilusión porque de allí no salen nunca soluciones reales.

El periódico Revolución Obrera hace un llamado especial a los demás sectores de la clase obrera a manifestar su solidaridad con sus hermanos de clase, para que aporten sus experiencias y brinden su apoyo moral y material a esta lucha que es todos los trabajadores.

Finalmente, invitamos a los compañeros vendedores y en general a todas las masas populares, a conmemorar de manera combativa los 40 años del Paro Cívico Nacional de 1977 el próximo 14 de septiembre; está fue una verdadera Huelga Política de Masas, con la que el pueblo obligó a echar atrás las medidas antipopulares y antiobreras del gobierno de López Michelsen y conquistó en las calles algunas reivindicaciones ante el Estado burgués.

¡ATRÁS EL PROYECTO DEL ALCALDE ARMITAGE!

¡UN SOLO PUEBLO, UNA SOLA LUCHA!

¡NI EL ESTADO, NI LOS POLITIQUEROS, SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO!

También te podría gustar...