¡NI URIBISMO NI SANTISMO, AMBOS SON ENEMIGOS DEL PUEBLO!

También te podría gustar...