Respaldamos la justa lucha del pueblo iraní contra su gobierno teocrático y misógino

Respaldamos la justa lucha del pueblo iraní contra su gobierno teocrático y misógino 1

Mahsa Amini de 22 años, fue detenida por la policía de la moral el 13 de septiembre por el simple hecho de llevar mal puesto el hiyab, horas después apareció muerta y hasta el momento las autoridades en Irán no dan respuesta a lo sucedido.

Pero el hecho incontrovertible es que una joven fue asesinada por el Estado, aplicando una medida reaccionaria y represiva contra las mujeres, por un gobierno teocrático afín a los imperialistas rusos y chinos. El otro hecho indiscutible, son las manifestaciones de protesta del pueblo iraní frente a lo sucedido y la respuesta violenta por parte de las fuerzas militares contra los insubordinados, con decenas de muertos y cientos de heridos.

Respaldamos la justa lucha del pueblo iraní contra su gobierno teocrático y misógino 2

La indignación de aquellos que protestan se justifica. En Irán el pueblo soporta unas clases dominantes que viven de explotar a los obreros y campesinos; son clases afines a los imperialistas de Rusia y China, y agrava la situación el régimen especial de gobierno que se impuso desde la década del 80 con la república islámica, una forma de gobierno archi-reaccionario, atrasado y conservador, que sobre todo representa para las mujeres persecución y coerción de sus derechos, bajo el manto religioso del islamismo.

El descontento del pueblo iraní está basado en las contradicciones objetivas del sistema capitalista imperialista que impera en el mundo, ahora sumido en una profunda crisis económica, social, ambiental… y la muerte de la joven Mahsa Amini, fue la gota que rebosó la copa del inconformismo existente, desatando la rebelión popular. Esas son las causas más profundas de la actual situación que se vive en Irán.

En ese sentido, las acusaciones de que el imperialismo estadounidense esté azuzando la revuelta (por la amistad de Masih Alinejad, una de las supuestas líderes de las protestas en Irán, con el ultraconservador yanqui Mike Pompeo) pueden ser ciertas y se trataría de una maniobra en la disputa interimperialista entre Estados Unidos, Rusia y China, aprovechando el descontento popular, pero no por ello el proletariado y los pueblos oprimidos en el mundo deban callarse y no respaldar la lucha que se libra allí.

Así mismo las manifestaciones de rechazo por parte de la ONU, los gobiernos de Estados Unidos y otros países ante la muerte de la joven, rasgándose las vestiduras en la defensa de los derechos de las mujeres, son solo discursos hipócritas pues en sus países también persiguen, reprimen y asesinan a las mujeres, sobre todo las que se atreven a luchar por sus derechos. Ni el hermano pueblo iraní ni los oprimidos y explotados del mundo pueden dejarse engañar de esas altisonantes voces de apoyo, pues cual cantos de sirena no son sino un engaño más del imperialismo para seguir en pie, para seguir corroyendo lo más vital de la sociedad, su fuerza de trabajo y en particular, al decir de Mao, esa mitad del cielo, la mujer.

Por esta razón, los hermanos en Irán solo deben confiar en su propia fuerza para que un día, en lucha hombro a hombro con los millones de Mahsa de su país y dirigidos por su Partido Comunista Revolucionario y de la Internacional Comunista, que por fin hermane a todos los pueblos del mundo, mandemos al museo de la historia todo el reaccionario orden burgués junto a sus opresivas leyes contra las mujeres.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.