Libia – La rabia estalla contra los altos precios y la corrupción

Libia - La rabia estalla contra los altos precios y la corrupción 1

PCm Italia – info

Tomado de Maoist Road, 6 de julio 2022

El gobierno imperialista italiano y la OTAN están dispuestos a intervenir directamente

Un movimiento popular contra la caravana y la corrupción estalla en Libia, rechazando a las dos facciones que controlan el territorio libio

Hacía tiempo que estaba claro que el norte de África pronto se vería sumido en la confusión como consecuencia del aumento de la inflación, la crisis de la pandemia y la guerra de Ucrania. Pero fue algo inesperado que fuera el pueblo libio el que llenara las plazas en los últimos días para abrir el baile.

La rabia por el aumento de los precios y los continuos cortes de electricidad de hasta 18 horas se combinó con el odio hacia una clase política completamente alejada de las necesidades de la población. De Trípoli a Misurata y Tobruk, miles de personas se manifestaron contra la crisis económica, el empeoramiento de las condiciones de vida y el estancamiento político. En Cirenaica, el edificio que alberga el Parlamento en Tobruk fue asaltado y devastado, con muchos agitando banderas del antiguo régimen de Muamar Gadafi depuesto y asesinado en 2011. «El derecho del pueblo a protestar pacíficamente debe ser respetado y protegido, pero los disturbios y actos de vandalismo como el asalto al edificio de la Cámara de Representantes anoche en Tobruk son totalmente inaceptables», escribió en Twitter Stephanie Williams, asesora especial de la ONU para Libia, mostrando una vez más el total desprecio de Occidente por lo que piensa el pueblo.

Jóvenes enmascarados prendieron fuego a los neumáticos de los coches y bloquearon las carreteras, incluida una importante autopista costera entre el centro de Trípoli y sus suburbios occidentales, pero las fuerzas de seguridad no intervinieron.

Los vídeos difundidos por los medios de comunicación locales también mostraban manifestaciones en Beni Walid y en la ciudad portuaria de Misrata. Tanto en Trípoli como en la principal ciudad oriental de Bengasi, cuna de la sublevación de 2011, miles de personas salieron a la calle coreando «Queremos que la luz funcione», señalando la aparente paradoja de que uno de los países productores de petróleo sea incapaz de garantizar la energía a su población.

Dos gobiernos se disputan actualmente el poder en Libia.

En la capital, Trípoli, la dirección está encabezada por el primer ministro interino Abdul Hamid Dbeibah. Al mismo tiempo, el gobierno del ex ministro del Interior Fathi Bashagha reclama el poder para sí mismo. Este último está aliado con el parlamento de Tobruk en el este.

Un proceso de paz iniciado en 2020 intentó volver a unir a las fuerzas políticas. Sin embargo, tras la anulación de las elecciones previstas para el pasado mes de diciembre, el parlamento oriental declaró que el gobierno de unidad interino de Abdul Hamid Dbeibah había expirado y nombró a Fathi Bashagha para sustituirlo.

Libia - La rabia estalla contra los altos precios y la corrupción 2

A principios de este mes, estallaron intensos combates entre dos influyentes milicias en el oeste de Libia. Los medios de comunicación locales identificaron a los grupos armados como la Brigada Nawasi -milicia leal a Bashagha- y la Fuerza de Apoyo a la Estabilidad, que apoya a Abdul Hamid Dbeibah.

Desde Occidente se hacen llamamientos a la calma y se condena la violencia, pero está claro que sólo la autodeterminación del pueblo libio puede llevar a restablecer la estabilidad en la zona y abordar la dramática situación social del país.

Mientras tanto, nuestro ministro de Defensa, Lorenzo Guerini, ha advertido que la OTAN se enfrentará a amenazas directas debido a la fragilidad de la región de Oriente Medio y a las dificultades en algunas regiones del norte de África y del Sahel, afirmando que tales amenazas existen en lo que está ocurriendo ahora en Libia. Evidentemente, el levantamiento popular de estos días amenaza los intereses de nuestras empresas energéticas.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.