El Pueblo Estadounidense Se Pone En Pie Contra La Brutalidad Policial

Compartir
El Pueblo Estadounidense Se Pone En Pie Contra La Brutalidad Policial 1

El pueblo estadounidense respondió con masivas y combativas protestas contra la brutalidad policial de la que fueron víctimas un joven latino y un negro, los cuales resultaron asesinados a balazos en un claro estado de indefensión. Los casos fueron ampliamente conocidos. El primero sucedió en la madrugada del 29 de marzo, cuando Adam Toledo, un joven latino de 13 años levantó sus manos desarmadas ante la orden de su verdugo en el barrio La Villita de Chicago que no dudó en realizar el disparo mortal, caso que se volvió viral gracias a que varios días después se conoció el video de su asesinato. La muerte del joven se agravó con la afirmación mentirosa de un fiscal según la cual Adam tenía un arma en su mano cuando fue llamado por el policía; o las muchas críticas por parte de defensores del sistema asesino que recriminaron por diferentes razones inventadas a la madre del joven. El 11 de abril fue también asesinado por la policía estadounidense el joven negro de 20 años, Daunte Wright, en un suburbio de Minneapolis, después de ser interceptado por sus asesinos que lo perseguían por cometer una simple infracción de tránsito, siendo baleado por una policía. A estos dos asesinatos, se suma el veredicto del jurado en el juicio contra Derek Chauvin, el policía que asesinó a George Floyd el 25 de mayo del año pasado, según el cual resultó culpable, ante lo cual el juez dictará sentencia en ocho semanas.

Ante estos abusos policiales, las masas estadounidenses, salieron a protestar por más de tres días seguidos en algunos estados del país. En Oakland, California, cientos de manifestantes bloquearon calles, rompieron vitrinas de bancos y de estaciones de policía, lanzaron botellas y piedras contra los cerdos policias, mientras exigían justicia por el asesinato de estos dos jóvenes. Chicago fue el epicentro de las protestas contra el asesinato de Adam Toledo, a las cuales asistieron latinos, negros y otros sectores del pueblo indignados por las revelaciones del video en el que se ve a Adam ser baleado en total estado de indefensión, sin embargo, el sentimiento de odio contra las fuerzas policiales era compartido no solo por el caso de este joven, sino también, por el asesinato de Daunte Wright.

La población negra en Estados Unidos suma el 14% del total de la población y representan el 24% de los casos de brutalidad policial, a los que se suman los casos de Floyd y Wright. Pero no son los únicos. Un breve recuento de la prensa burguesa da cuenta de los siguientes asesinatos a manos de la policía yankee: “En 2016 murió Philando Castile, a quien un policía disparó mientras buscaba su licencia. También se presentó un hecho en Nueva York, donde murió en 2014 Eric Garder, asfixiado por un policía. En Misuri falleció Michael Brown, baleado por un policía por supuestamente haber robado una caja de cigarros. Ese año falleció también Tamir Rice, un niño de doce años que jugaba con una pistola falsa en Ohio, y el año pasado fue Breona Taylor, a quien la Policía mató al entrar por error a su apartamento en Kentucky.” Este año van 30 negros asesinados en tres meses, negros que no murieron o fallecieron, sino, que fueron asesinados a manos de agentes de la policía, ejecutores directos del terrorismo de Estado.

Las masas oprimidas por el capitalismo en Estados Unidos consiguieron una victoria al mantenerse en las calles, al confrontar a los verdugos del pueblo y unir a diferentes sectores del pueblo para exigir justicia en el caso de George Floyd, razón por la cual, la justicia burguesa se vio forzada a declarar culpable al policía que no dejó respirar a Floyd al oprimirlo con su rodilla, manifestación de como una institución como la policía, defensora de los intereses de los dueños del capital y del Estado yankee, oprime al pueblo estadounidense, a los negros y latinos pobres, a la juventud rebelde; al igual que lo hace el ejército, marina y aviación gringa, sus aliados y demás imperialistas, contra los pueblos y naciones oprimidas del mundo. Todos ellos necesitan encauzar su odio de clase contra el Estado imperialista estadounidense, genocida de su propio pueblo el cual requiere de una dirección revolucionaria en sus luchas, pues sólo cambiando de base la pútrida sociedad burguesa por el Socialismo, se podrán detener los crímenes de Estado contra el pueblo.

El proletariado de Estados Unidos necesita de su propio Partido político, de su organización revolucionaria que se encargue de dirigir la lucha de las masas contra el poder del capital, de elevar al nivel de la Revolución Proletaria Mundial, todos los riachuelos de indignación y rebeldía espontáneas, unirlas y generalizarlas para poner como blanco de la violencia revolucionaria todo el poder del capital. Además, se requiere de la organización del Partido mundial del proletariado, una Nueva Internacional Comunista basada en el marxismo-leninismo-maoísmo, que unifique las luchas de los pueblos del mundo contra el capitalismo imperialista, contra la opresión y la superexplotación del capital, que dirija todo el poder e iniciativa de las masas hacia el sepulcro definitivo del capitalismo, raíz de todos los vejámenes que hoy sufren las masas populares, y que barra todas las instituciones burguesas que asesinan, mutilan y encarcelan a los luchadores del pueblo, como la policía y el ejército, instituciones que separadas de las masas serán sustituidas por el armamento general del pueblo o el pueblo en armas, única forma de ejercer verdadera justicia para las masas populares.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *