El Estado de Israel: una máquina asesina del pueblo palestino

Compartir
El Estado de Israel: una máquina asesina del pueblo palestino 1

Entre el 8 de julio y el 26 de agosto del año 2014, las fuerzas militares de Israel llevaron a cabo la operación “Margen Protector”. La prensa burguesa reportó que se trataba de una guerra entre dos ejércitos enemigos; así lo dieron a conocer las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI): “En junio del año 2014, las FDI se encontraba en el medio de la Operación Volved Hermanos en Judea y Samaria. Hamás y otras organizaciones terroristas en la Franja de Gaza decidieron aumentar significativamente el lanzamiento de cohetes contra los residentes del sur de Israel. En tres semanas, se dispararon casi 250 cohetes, lo que obligó a las FDI a reaccionar con fuerza y determinación”.

Con el paso de los meses, y luego de los años, las cifras fueron dejando todo más claro: más de 2.300 muertos palestinos (entre ellos 551 niños), 18.000 viviendas destruidas, 108.000 familias sin hogar; mientras del lado de Israel, murieron 73 israelíes, de los cuales 67 eran militares.

El Estado de Israel: una máquina asesina del pueblo palestino 2

La operación “Margen Protector” no fue una acción defensiva del ejército de Israel. No tienen ningún punto de comparación la magnitud de las acciones militares aisladas y de poco impacto del grupo Hamás con la capacidad destructora de un ejército como el de Israel, que ha sido armado y financiado por los países imperialistas, sobre todo por Estados Unidos.

Los cohetes lanzados por el grupo Hamás fueron simplemente un pretexto que encontró el Estado de Israel para incrementar su plan expansionista que tiene por objetivo apoderarse de todo el territorio palestino; y que está enmarcado dentro del gran plan estratégico del imperialismo estadounidense de convertir a Israel en el mandamás del Oriente Próximo, y con ello fortalecer su poderío en la región.

Desde la creación del Estado de Israel, sus fuerzas militares han llevado a cabo permanentes acciones armadas dentro de las que se destacan la “Guerra de las Aguas” (1963 a 1967), “Guerra de los seis días” (1967), “Operación Escudo Defensivo” (2002), “Operación Lluvia de Verano” (2006), “Operación Pilar Defensivo” (2011), “Operación Margen Protector” (2014). Con la excusa de atacar a grupos terroristas, todas las agresiones han dejado miles de civiles muertos, decenas de miles de heridos, destrucción y desplazamiento de la población a verdaderos campos de concentración… todo, supuestamente a nombre del pueblo judío.

El Estado de Israel fue creado por la ONU en 1948, aparentemente como una manera de resarcir al pueblo judío, víctima principal del genocidio nazi, y que desde siglos atrás venía buscando la posibilidad de tener su propio Estado con un territorio donde vivir. Sin embargo, la gráfica muestra cómo el Estado de Israel ha ido apoderándose de todo el territorio palestino, un pueblo condenado a la muerte, el destierro o el confinamiento.

El Estado de Israel: una máquina asesina del pueblo palestino 3

Por su parte, al imperialismo le vale un comino la suerte, no solo de los palestinos, sino incluso la de los judíos, a quienes utiliza como instrumento para respaldar el Estado títere en el Oriente Próximo, apoyándose en el sector económicamente poderoso y dominante de los judíos, que alimenta en este pueblo sentimientos reaccionarios comparables al antisemitismo de los asesinos de judíos, promoviendo el odio sionista y el segregacionismo contra el pueblo

La realidad de hoy es que Israel y Estados Unidos están envalentonados y aunque ya tienen el control sobre cerca del 80% del territorio palestino, su objetivo es el 100%; por eso el pasado 1 de julio pretendían tomar el control de Judea y Samaria en Cisjordania y el Valle del Jordán. En ese orden de ideas, recientemente Trump ordenó el traslado de su embajada en Israel a Jerusalén, dando el mensaje al mundo de que esa ciudad y los Altos del Golán son territorio judío bajo el control del Estado de Israel.

Netanyahu, primer ministro de Israel tomó la decisión de aplazar la incursión militar para anexionarse otro tajo del territorio palestino, según él, hasta hacer unas consultas con Estados Unidos; sin embargo, eso no quiere decir que el peligro haya disminuido; la historia muestra que la llamada comunidad internacional no pasa de declaraciones y amenazas de condena y sanciones pero al final no hace nada.

La solución a los sufrimientos del pueblo palestino no está en manos de los gobiernos de ningún país, los imperialistas no tienen ningún interés en ello; los grupos como Hamás o lo que hay de Estado palestino no tienen un programa revolucionario capaz de enfrentar al sionismo.

Para derrotar al sionismo se necesita con urgencia que los comunistas revolucionarios logren construir un Partido político que dirija la lucha armada de las masas con un Programa Revolucionario, donde sea por medio de la Guerra Popular que se construya un poderoso ejército popular que organice y dirija a la masas contra las fuerzas reaccionarias, y que por medio de esta guerra popular, conquiste buena parte de las masas del pueblo judío y el apoyo del resto de pueblos del mundo para que se unan como una sola fuerza poderosa contra todos los reaccionarios.

¡El Estado sionista de Israel debe ser destruido con la fuerza de la Guerra Popular!

¡Imperialistas y reaccionarios, fuera de Palestina!

También te podría gustar...