Declaración de Prensa del Partido Comunista de la India (Maoísta) – PCI (M)

Compartir
Declaración de Prensa del Partido Comunista de la India (Maoísta) – PCI (M) 1

¡Celebrar la semana de protesta entre el 25 y el 31 de enero de 2019 contra la ofensiva contrarrevolucionaria «Samadhan»!

¡Hacer un exitoso Bharat Bandh (Paro General) de todo el día el 31 de enero de 2019!

Unidad para luchar y derrotar a las fuerzas brahmánicas hindú-fascistas utilizando todos los medios y formas de lucha.

El gobierno de Modi anunció el lanzamiento del plan contrarrevolucionario ‘Samadhan’ en una reunión presidida por el Ministro del Interior de la Unión, Rajnath Singh, el 8 de mayo del año pasado, en presencia de los ministros principales, los principales burócratas, la policía, los paramilitares y los oficiales de inteligencia de los Estados afectados del país. Este plan se inició a raíz de una serie de acciones contraofensivas llevadas a cabo por el EGPL [Ejército Guerrillero Popular de Liberación] con la participación de las masas, particularmente después del ataque de Burkapal del 24 de abril en el distrito de Sukma de Chhattisgarh ese año contra la Operación Cacería Verde (OCV).

En agosto de 2009 el gobierno de APU [Alianza Progresista Unida] liderado por el Congreso inició una nueva y más agresiva campaña contrarrevolucionaria bajo la administración actual del gobierno dirigido por el PBJ [Partido Bharatiya Janata]. Tanto la fallida OCV o el plan «Samadhan» en curso, ambos son dirigidos por las clases dominantes feudales-compradores de la India bajo la dirección de los imperialistas, particularmente del imperialismo estadounidense, con el objetivo de eliminar completamente el movimiento revolucionario en el país. La OCV, que se realizó en tres fases, fracasó debido a la resistencia unida del ejército guerrillero, los comités populares revolucionarios, las organizaciones de masas revolucionarias y las masas revolucionarias dirigidas por el PCI (Maoísta) con el apoyo de las fuerzas democráticas del país y la solidaridad del proletariado internacional, y las fuerzas democráticas y populares. El fracaso de la OCV es una gran victoria para la resistencia del pueblo unido contra las clases dominantes reaccionarias.

Al no desarraigar el movimiento maoísta a través de la OCV, incluso después de más de ocho años de guerra cruel contra el pueblo, las fuerzas brahmánicas hindú-fascistas dirigidas por la camarilla dominante Modi-Shah-Bhagwat han estado realizando la campaña «Samadhan» durante el último año y medio de una manera fascista. Se está llevando a cabo no solo en las áreas rurales bajo nuestras Zonas Guerrilleras y Áreas de Resistencia Roja, sino también en las áreas urbanas con el ropaje de la destrucción de los «Naxalitas urbanos». Si bien la OCV fue una guerra no declarada contra el pueblo, «Samadhan» es una guerra declarada no solo contra el movimiento revolucionario maoísta sino también contra todos los movimientos democráticos, progresistas y patrióticos, organizaciones e individuos que representan a los explotados y oprimidos del país.

La ofensiva «Samadhan» es una continuación de las campañas y operaciones lanzadas por las clases dominantes de la India contra el movimiento revolucionario del país, ya sea la Operación Manthan en 1980, Jan Jagran Abhiyan 1 (1991-92) y 2 (1997-98), Salwa Judum (2005-2009), Sendra, etc. El campo revolucionario también tuvo que enfrentar y derrotar a las bandas terroristas patrocinadas por el estado como Ranveer Sena, el Comité Shanti, Harmad Bahini, Bhairab Bahini, TPC, JPC, PLFI, etc. en el curso de sostener y avanzar el movimiento revolucionario. Entre las operaciones contrarrevolucionarias pasadas, la OCV y «Samadhan» han sido campañas a largo plazo con la participación directa del Estado, mientras que otras fueron operaciones patrocinadas por el Estado a corto plazo en las que elementos de las clases dominante como las fuerzas feudales, los reaccionarios, los malhechores se mantuvieron a la vanguardia. Si miramos la historia de estas campañas contrarrevolucionarias, se hace evidente que su duración se está volviendo más prolongada y el método de su ejecución más agresivo, cruel y fascista.

El último año y medio de la ofensiva «Samadhan» ha demostrado que es la campaña de mayor alcance, la más cruel y la más agresiva de todas, que tiene como objetivo eliminar a los maoístas y a todos los movimientos populares militantes para el año 2022. Dentro de la rúbrica general de «Samadhan», los gobiernos centrales y estatales están llevando a cabo operaciones fascistas de lucha contrainsurgente como «Prahar» 1, 2, 3 y 4, «Operación Monzón», etc. dirigidas contra las fuerzas revolucionarias. Como parte de «Samadhan», las fuerzas del gobierno mercenario llevan a cabo genocidios mediante masacres como Kalleda, Pujari Kanker, Aipeta, Kasanur-Tumirgunda, Timmem, Nulkatong hasta los recientes asesinatos de Sakiler. Todo tipo de ataques fascistas, incluidos encuentros falsos, arrestos a gran escala, detenciones forzosas, demolición de casas, violaciones masivas, destrucción y saqueos de bienes de personas se están llevando a cabo de manera agresiva. Con esto, están extendiendo un reinado de terror blanco en grandes franjas del país donde están activos los maoístas y otros movimientos populares militantes. Para ayudar a esta campaña, el gobierno está incrementando el despliegue de sus fuerzas armadas, incluida la fuerza aérea en sus operaciones anti-maoístas, mejora de armas y otro material de guerra para sus fuerzas, utilizando las últimas técnicas de comunicación, vigilancia, recopilación de inteligencia, propaganda contrarrevolucionaria, etc. para cumplir los objetivos de «Samadhan» en los próximos cuatro a cinco años. Junto con la represión armada en las áreas rurales, está lanzando una ofensiva contra las fuerzas revolucionarias y democráticas en las áreas urbanas en nombre de frenar a los «Naxalitas urbanos», y ya ha arrestado o sentenciado a varios activistas sociales conocidos, intelectuales públicos, académicos, abogados, periodistas, estudiantes y otros que critican la guerra del gobierno contra el pueblo. Incluso las luchas desarmadas, pacíficas y legales de las masas como las luchas de los campesinos, los patthalgadi, las luchas contra el desplazamiento, los movimientos contra la minería, las luchas por la implementación del Quinto Programa, etc., no se toleran y son perseguidas con el poder armado del Estado. Debemos ubicar la última ofensiva de las clases dominantes sobre los movimientos populares en nombre de «Samadhan» como parte integral del asalto brahmánico hindú-fascista en todas las clases, secciones y personas del país y en cumplimiento de la agenda Hindutva de transformar el país en un «Rashtra hindú» para el año 2022 bajo el letrero de «Nueva India». La fascinación del estado y la sociedad es el método que las clases dominantes de la India respaldadas por los imperialistas han elegido para superar la grave crisis económica y política que los acosan, así como al sistema mundial capitalista en la actualidad.

Las clases dominantes en todo el mundo recurren al fascismo y dependen de las fuerzas fascistas para aplastar la creciente desafección y resistencia entre las masas contra sus políticas antipopulares. Las fuerzas regresivas de Hindutva lideradas por la camarilla Modi-Shah-Bhagawat que gobierna el país también son parte de esto. Para desviar la atención de las masas de los problemas reales y candentes a los que se enfrenta la gran mayoría de las personas, como la pobreza, el hambre, el desempleo, la falta de servicios básicos como medicamentos, educación, agua potable y de riego, vivienda, encarecimiento del costo de vida, crisis agraria, atrocidades contra los dalits, adivasis, musulmanes y mujeres, etc., estas fuerzas están sacando a la luz temas irrelevantes y polémicos como el templo de Ram, el triple talaq, etc. Presentan a musulmanes, «terroristas islámicos», maoístas, pakistaníes, etc. como amenazas al país. Azuzando el ultranacionalismo rabioso, el pseudo patriotismo, el belicismo y la pasión comunitaria los terroristas del azafrán[saffron-terrorists] intentan asegurar su control sobre el poder del Estado y aplastar todas las formas de oposición, incluida la oposición parlamentaria. De esta manera, intentan fortalecer y consolidar aún más la dictadura de las clases dominantes y el imperialismo sobre el país y su gente.

Estos tiempos demandan que todas las fuerzas revolucionarias, democráticas, laicas, progresistas y patrióticas del país y todos los sectores de las masas oprimidas se unan hoy para enfrentar el desafío planteado por las fuerzas brahmánicas hindú-fascistas y su gobierno ¡Debemos unirnos y luchar decididamente contra la ofensiva Hindutva ideológica, política, militar y culturalmente en todas las formas, incluyendo «Samadhan» y «Nueva India»! Debemos resistir y derrotar a los fascistas del azafrán [saffron fascists] en todos los frentes, intensificando las luchas populares antiimperialistas, antifeudales y antifascistas en todo el país. Es con este objetivo que nuestro Partido hace un llamamiento a todo el campo democrático-revolucionario y a las vastas masas del país para que celebren con éxito una semana de protesta contra la ofensiva «samadhan» de las clases dominantes y la camarilla gobernante hindutva del 25 al 31 Enero de 2019 y para realizar el Bharat Bandh el 31 de enero de 2019. Hacemos un llamado a los dirigentes y a las filas del Partido, al EGPL, a las organizaciones de masas revolucionarias y órganos del poder democrático popular para que participen en varios programas involucrando a las masas para hacer exitosa la Semana de la Protesta y el día del Bandh.

¡Unámonos para resistir resueltamente y aplastar el asalto «Samadhan» tal como lo hizo el pueblo unido con Jan Jagaran, Salwa Judum, Sendra, la OCV y otras ofensivas fascistas de la clase dominante en el pasado!

2 de diciembre de 2018

Abhaya
Vocero
Comité central
Partido Comunista de la India (Maoísta)

También te podría gustar...