CRECEN LAS PROTESTAS EN FRANCIA, LOS PROLETARIOS SE PONEN A LA VANGUARDIA

Compartir

Francia0

En Francia, para el transporte, paran las plantas nucleares, para la producción de combustibles, más de 4000 estaciones de gasolina están sin una gota del líquido, los vuelos en los aeropuertos se reducen sustancialmente, la mayoría de puertos y refinerías se paralizan; centenares de miles de trabajadores se lanzan a las calles para darle fuerza a las protestas que continúan imparables ante la aprobación de la Reforma Laboral que empeora dramáticamente las condiciones de las masas. En los últimos días de mayo, se destacó la vinculación de los obreros de las empresas de energía, ferroviarios, controladores y camioneros. Mientras tanto, el gobierno desafía a las masas con una rotunda negativa a revisar las principales medidas de la Reforma, aduciendo que son la única manera de reducir el desempleo que sobrepasa, según el gobierno, el 10%.

La clase obrera francesa, junto con miles de jóvenes de colegios y universidades, tienen al gobierno en jaque, y el pulso que se está dando en este país imperialista, tiene una enorme importancia para la lucha general del proletariado contra un sistema capitalista que se resquebraja y muestra su condición reaccionaria. El pobre argumento del gobierno de buscar mayor empleo condenando al hambre a la clase obrera, provoca mayor beligerancia en los manifestantes, pues esto ha sido lo mismo que han tenido que soportar en muchos países donde la burguesía ya ha impuesto reformas de esta catadura, que en realidad lo que busca es contrarrestar la baja de la cuota de ganancia de los poderosos, que es la consecuencia lógica de la crisis mundial capitalista.

Francia1

El nivel de las protestas ha crecido tanto, que incluso los jefes de la centrales obreras se han visto obligados a dar declaraciones combativas contra el gobierno francés. Uno de ellos expresó el pasado jueves 26 que «están dispuestos a bloquear toda Francia» pues «no queremos negociarlo, sino simplemente que se retire.

El presidente, mal llamado «socialista» François Hollande, no está dispuesto a retroceder por las buenas; lo que ha hecho es ceder en aspectos secundarios de la reforma para buscar calmar la rebeldía; pero la población no se ha dejado engatusar con «bombones de trapo». Por el contrario, esta demagogia del gobierno ha hecho que crezcan las protestas, y todos los días se dan tiras y aflojes de los trabajadores con las fuerzas represivas. Cierres de empresas mediante bloqueos de piquetes de trabajadores, se entrecruzan con la represión de la policía para tomarse las empresas y utilizar esquiroles para ponerlas a producir nuevamente.

Francia3

Las masas francesas están protagonizando una histórica batalla contra el gran capital, y la enorme experiencia de lucha que están adquiriendo es ya el mejor premio y la garantía de un valioso triunfo al refrendar la gran fuerza que tiene el proletariado en ese país. Hasta dónde logren hacer retroceder a los reaccionarios, depende del grado de organización y de unidad en esta lucha. Las condiciones objetivas son propicias para lograrlo, las masas están dispuestas a enormes sacrificios; todo depende entonces de la dirección política que se imponga.

También te podría gustar...