CONTRA LA CONFERENCIA INTERNACIONAL IMPERIALISTA SOBRE LIBIA, EL 12-13 DE NOVIEMBRE EN PALERMO

Compartir
CONTRA LA CONFERENCIA INTERNACIONAL IMPERIALISTA SOBRE LIBIA, EL 12-13 DE NOVIEMBRE EN PALERMO 1

Cartel de Joseph Renau

Reproducimos un importante llamado a movilizarse contra la Conferencia Imperialista Sobre Libia a realizarse en Palermo, Italia, el 12 y 13 de noviembre. El texto del Círculo Proletario Comunista Palermo, fue tomado del blog Maoist Road; la traducción al español es responsabilidad de Revolución Obrera.


Los días 12 y 13 de noviembre se celebrará en Palermo la Conferencia Internacional sobre Libia. El imperialismo italiano ha trabajado durante mucho tiempo con reuniones «desesperadas y frenéticas» para organizar este evento.

De hecho, los representantes actuales del gobierno fasciopopulista, a saber, el falso presidente del Concilio Conte y el viceministro Salvini en particular, han viajado a Libia en los últimos meses sobre la base de las iniciativas emprendidas por el ex ministro imperial-fascista Minniti del anterior gobierno, reuniéndose con representantes del gobierno libio reconocido por la ONU, el de Serraj, definido como el gobierno legítimo, ocupó la Tripolitania pero también Haftar, que ocupa la otra mitad del país, la Cirenaica.

El movimiento apremiante del gobierno italiano, después del intento fallido de Francia de imponer su «hoja de ruta», su plan, está hecho para tratar de convertirse en el «representante» oficial de Libia en el Mediterráneo y en el mundo, («Debe quedar claro que el papel principal de Italia debe mantenerse», dijo Di Maio), considerándolo de un hecho su propia colonia, y desde este punto de partida, «tratar» con todos los países imperialistas, y con los gobernantes de Libia para garantizar el control del país, en esencia para controlar los enormes yacimientos de petróleo y gas del país. Para el imperialismo italiano es tan claro que es una colonia que Conte, para dar una apariencia de corrección, ha sentido la necesidad de afirmar que es una «Conferencia para Libia y no de Libia».

Pero las palabras no son suficientes para ocultar la verdadera urgencia de esta Conferencia para el imperialismo italiano que está vinculada a varios factores:

En su búsqueda espasmódica de un «lugar bajo el sol», dentro de la actual crisis económica mundial en la que las contradicciones entre los diferentes países imperialistas están creciendo, en la que cada país debe ampliarse tanto como sea posible en detrimento de los demás para conquistar las materias primas, la salida de sus propias mercancías e influencia política y militar, el imperialismo italiano necesita consolidar sus posiciones ampliando su control sobre esta área, y en esto se siente facilitado por la historia de las relaciones con Libia, por su proximidad.

El imperialismo italiano ya está muy presente en África: las inversiones directas pasaron de 13 a 23 mil millones en pocos años; en 2017 otras nuevas inversiones de 10,3 mil millones (la mitad de todas las inversiones de la Unión Europea, 22 mil millones); en Libia está la Eni, Unicredit, Leonardo, Retelit, Ubae (Unión de bancos árabes y europeos según la ley italiana)… y el ministro fasciorazzista Salvini dice que la economía en Palermo será el tema principal y el «desarrollo económica, la lucha contra el terrorismo, la lucha contra la inmigración ilegal y la cooperación entre los dos países».

¡Economía y contraste con la inmigración! ¡Sin muchos giros de palabras!

Pero la complejidad de la gestión de esta situación, que ha puesto en juego a la ONU, con su propio plan, prevé la intervención de todos los países «interesados» en la «estabilidad» y la «seguridad» en el mundo, con la consiguiente elección más o menos clara del «caballo» por el que apuestan, Serraj o Haftar (esto abiertamente apoyado por Rusia, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos, y de una manera «soterrada» desde Francia). De hecho, la Conferencia invitó a Arabia Saudita, Egipto, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Francia, Alemania, España, Marruecos, Túnez, Gran Bretaña, Canadá, Chad, Argelia, China, Jordania, Malta, la Unión Europea, Representantes de la ONU, la Liga Árabe y la Unión Africana, y todos querrán su propio beneficio.

Los países imperialistas que forman parte de la lista son la flor de los países asesinos, comprometidos en nuevas carreras armamentistas y en mayores gastos militares, en guerras no declaradas donde millones de personas están muriendo y millones se ven obligados a emigrar, y el perdón en los nuevos campos de concentración, son los responsables directos de la destrucción de Libia reducida a tiros desde 2011: ni siquiera se puede pensar en broma que puedan dar una «solución» positiva… cada «equilibrio», cada «estabilidad», cada «comienzo de proceso de paz y democratización del país con nuevas elecciones» es imposible bajo el gobierno de la burguesía imperialista.

En este momento, África, quizás más que otras áreas del mundo, es más sensible que otras porque es un continente hacia el cual todos los imperialismos están elaborando teoría y práctica de la acción, un continente lleno de materias primas, de una enorme población joven, de áreas a transformar en fuentes de producción agrícola o nuevos distritos industriales a bajo costo.

Y la Conferencia, dadas las configuraciones actuales y el contexto mundial actual, no producirá absolutamente nada que no sean alardes porque todos intentarán sacar el máximo provecho para ellos mismos, por su imperialismo o por una ayuda sustancial para consolidar sus posiciones en el región.

Hasta este momento, a menudo procedemos con «guerras por poderes», apoyando a sus propios referentes, es decir, por ejemplo para Libia, las diferentes tribus de las que está compuesta, pero nada excluye que, en caso de necesidad, pongan las «botas en el terreno» con una intervención militar directa, como en 2011 o como por ejemplo, Francia siempre lo ha hecho.

En este sentido, la elección de Palermo, de Sicilia, confirma, una vez más, su centralidad en el Mediterráneo. Sicilia se ha convertido progresivamente en una gran plataforma militar llena de armas convencionales y nucleares, bases militares, Sigonella y aeropuertos civiles transformados en militares como Trapani y Palermo, instrumentos militares de control de telecomunicaciones como el radar Marsala y el Muos de Niscemi. En resumen, una isla que, a pesar de los graves problemas del desempleo, la pobreza, la emigración, la mafia estatal, la contaminación, la falta de servicios, desde la salud hasta la escuela, está llena de armas, muerte y destrucción y desde donde se producen acciones de guerra con y sin drones.

La Conferencia (para su «éxito» y «garantía» empleará 10.000 militares totalmente armados, para lo cual se tomarán una ciudad entera durante dos días, restringiendo los derechos y la libertad de movimiento) y luego profundizará el conflicto en curso, ambos en la superficie o en el nivel profundo entre los diversos «participantes», quienes, frente al hermoso mar de Palermo, se darán la mano con sonrisas, lo que resultará en más dolor y opresión para las masas libias en primer lugar en África, para las masas migrantes que continuarán encontrando la muerte en las calles, en el mar o en los «modernos» campos de concentración en Libia o Italia.

En nombre de la «estabilidad» del área y los posibles «acuerdos», se solicitarán más sacrificios a las masas de los países imperialistas: algunas «libertades democráticas» tendrán que restringirse aún más, el fascismo moderno irá más lejos y en términos financieros especialmente por las necesidades impuestas por la guerra.

Es necesario mostrar toda la oposición posible contra esta Conferencia cuyo resultado solo profundizará la guerra agravando los desastres humanitarios sociales y ambientales.

¡Contra la intervención imperialista en Libia del gobierno racista de Italia y de todos los países imperialistas!

¡Nos solidarizamos con los proletarios y pueblos en lucha!

¡Luchamos por el cierre de todas las bases estadounidenses y de la OTAN en el territorio!

¡Apoyemos a los migrantes con la recepción: por la libertad de movimiento, por el cierre de todos los nuevos campos de concentración para migrantes!

Circulo proletario comunista palermo

También te podría gustar...