Afganistán: El camino del camarada Zia continúa

Compartir
Afganistán: El camino del camarada Zia continúa 1

Tomado de Shola Jawid, 24 de junio 2020. La traducción es de Revolución Obrera.

El Partido Comunista (Maoísta) del Afganistán ha perdido a uno de sus dirigentes fundadores y a su presidente; se trata de una gran pérdida para el partido, el campo de la revolución en nuestro país y el movimiento maoísta internacional.

El camarada Zia, como un verdadero comunista revolucionario, dedicó su vida a la causa del comunismo y la revolución proletaria. Su vida fue una de defensa y promoción de los principios del marxismo-leninismo-maoísmo. Hizo una contribución teórica y práctica inmensamente importante a la causa de la revolución y el comunismo. Su nombre y su legado quedarán inscritos en la historia de la lucha maoísta, no sólo en nuestro país sino en el movimiento internacional.

Fue un escritor prolífico, un intelectual comprometido y un gran pensador, sin parangón en la historia comunista e intelectual de nuestro país. A lo largo de su carrera revolucionaria, nuestro camarada escribió cientos de artículos y ha dejado miles de páginas sobre las diferentes necesidades del movimiento comunista y revolucionario. Sin embargo, el camarada Zia nunca puso su nombre en ningún documento destinado a ser publicado en el exterior; como verdadero revolucionario proletario, no le interesaba el nombre, la fama y el egoísmo personal; el camarada Zia se interesaba de manera singular en el desarrollo y la difusión de las ideas revolucionarias y la lucha por la revolución proletaria en Afganistán y en todo el mundo. Para rendir homenaje a su inestimable labor intelectual, pedimos al comité central del partido que publique las obras escogidas del camarada Zia. La publicación de su obra es esencial para la lucha de clases y el fortalecimiento del campo de la revolución.

En un momento en que el campo de la reacción estaba anunciando a bombo y platillo la “muerte del comunismo” y “el fin de la historia”, el camarada Zia inició la lucha por la formación del Partido Comunista de Afganistán. Proclamó que retrasar la formación de un partido comunista no es más que un indicio de que no aceptamos nuestra responsabilidad en la revolución de Afganistán y la revolución mundial. El primer número de la segunda ronda del Sholajawid como órgano central del PCA anunció, “en un momento en que los socialimperialistas, imperialistas, revisionistas y variedades de reaccionarios están haciendo resentidos ataques a nivel internacional, en la región y en Afganistán contra el comunismo, la elaboración del programa y la fundación del PCA es un contraataque comunista de principios y valiente y apropiado”. Bajo su dirección, Sholajawid fue lanzado con un membrete de la cita de Mao Zedong: “Para hacer una revolución, debe haber un partido revolucionario. Sin un partido revolucionario, sin un partido basado en la teoría marxista-leninista [maoísta] y al estilo marxista-leninista [maoísta], es imposible dirigir a las clases trabajadoras y a las grandes masas populares a la victoria en su lucha contra el imperialismo y sus lacayos”.

El 7 de octubre de 2001, cuando la coalición imperialista estadounidense invadió y ocupó Afganistán, el Partido Comunista de Afganistán, bajo la dirección del camarada Zia, tomó una posición contra la ocupación imperialista y su régimen títere. Cuando oportunistas y revisionistas se precipitaron bajo las alas de la ocupación, el PCA llamó a la unidad del movimiento MLM en un solo partido para dar una respuesta MLM a la invasión y ocupación imperialista. Así se fundó el Partido Comunista (maoísta) de Afganistán. La tercera ronda del Sholajawid, como órgano central del PC(M)A, comenzó a publicar con el membrete: “Sholajawid es el órgano central del PC(M)A, que está principalmente al servicio de iniciar y llevar adelante la guerra popular revolucionaria de resistencia nacional (la forma de guerra popular propia de la situación actual)”.

El camarada Zia prestó mucha atención a la teoría maoísta de la contradicción principal. Nunca perdió la oportunidad de destacar que la principal contradicción es entre el imperialismo y los pueblos y naciones oprimidos. En el contexto de Afganistán, destacó que la principal contradicción es entre la ocupación imperialista y el régimen títere, por una parte, y los pueblos del país, por otra.

En 1987 el camarada Zia fundó la Célula Comunista Revolucionaria del Afganistán (CCRA), convirtiéndose en la primera organización que enarboló la bandera del comunismo en el país, en su nombre. Rompió con la tradición sin principios del movimiento comunista del país donde la bandera del comunismo se escondía detrás de consignas democráticas, de nueva democracia e incluso islamistas. Estableció la Organización Comunista Revolucionaria de Afganistán (OCR) en 1989, lo que llevó a la formación del Partido Comunista de Afganistán (PCA) en 1990. La OCR, bajo la dirección del camarada Zia, se convirtió en la tercera organización del mundo que aceptó el maoísmo como la tercera y más alta etapa de la ciencia y la ideología revolucionarias. Además, el PCRA y la OCRA, bajo su dirección, lanzaron la Voz de la Revolución como su órgano, haciendo otra ruptura radical con la tradición desviacionista en la que las organizaciones que se proclamaban comunistas publicaban revistas (y algunas todavía lo hacen) con consignas religiosas. Más tarde, al lanzar la segunda ronda del Sholajawid como órgano central del PCA como revista comunista (marxista-leninista-maoísta), dio importantes pasos adelante para responder a las necesidades teóricas e ideológicas de la lucha revolucionaria y el comunismo en el país. El camarada Zia se esforzó constantemente por la unidad del movimiento marxista-leninista-maoísta en el país. Luchó constantemente contra el sectarismo, el individualismo, el egoísmo pequeñoburgués que eran obstáculos para la unidad del movimiento MLM en el país.

El camarada Zia criticó y expuso continuamente las posiciones capitulacionistas de las fuerzas revisionistas y liberales de izquierda y su base teórica hueca en Afganistán. La persistencia del PC(M)A en esta lucha obligó a algunos de los capitulacionistas a abandonar, al menos parcialmente, su posición y a hacer uso de la retórica anti-ocupación. Nuestro camarada creía firmemente y aplicaba el principio comunista de la crítica y la autocrítica, la lucha-unidad-lucha. El primer número de la segunda ronda del Sholajawid decía: “Sholajawid llevará adelante la lucha contra el oportunismo dominante en los grupos y fuerzas, remanentes del movimiento de la nueva democracia. Sin embargo, se esforzará por aprender de los errores del pasado y no se involucrará en inútiles diatribas verbales y ataques ad hominem”. El Camarada Zia y el partido bajo su liderazgo siguieron comprometidos con esto. Su legado proporciona un modelo positivo para futuras luchas ideológicas y de línea dentro de nuestro movimiento. Fue un organizador revolucionario modelo, y un querido camarada para los verdaderos comunistas y revolucionarios.

El camarada Zia fue un ejemplo de un verdadero internacionalista. Fue bajo su dirección teórica e ideológica que el PC(M)A tomó una posición de principios contra las líneas desviacionistas y revisionistas dentro del Movimiento Revolucionario Internacional, que fueron responsables del colapso del MRI. Prestó una inmensa importancia a la construcción de una organización maoísta internacional, y la vio como un imperativo para el crecimiento del movimiento comunista a nivel internacional y Afganistán. Por lo tanto, el camarada Zia ha escrito más de varias docenas de artículos sobre importantes cuestiones de línea del movimiento maoísta internacional y por la lucha hacia la formación de una organización maoísta internacional.

El vacío del Camarada Zia se sentiría en la lucha de nuestro partido y del movimiento Marxista-Leninista-Maoísta internacional. Sin embargo, continuamos el camino del camarada Zia albergando la humildad revolucionaria, entendiendo el Marxismo-Leninismo-Maoísmo y aplicando el estilo de trabajo y la línea de masas Marxista-Leninista-Maoísta en todas nuestras luchas. Para ello, el legado del camarada Zia nos ofrece un modelo de aprendizaje y superación; debemos mantener y aplicar firmemente los principios de la crítica y la autocrítica y aprender de los errores anteriores. El camarada Zia, como un verdadero revolucionario comunista, nunca dejó de aprender. Nos enseñó a permanecer en estrecho contacto con las masas, a aprender de ellas, a mejorar y aprender en las trincheras de la lucha de clases y a aplicar la teoría a la práctica.

Presentamos nuestras más profundas condolencias al comité central del PC(M)A, a todos los miembros y partidarios del partido, al movimiento maoísta internacional, y en particular expresamos nuestra más profunda simpatía a la familia y los seres queridos de nuestro camarada.

Camaradas, pueden estar seguros de que la bandera de la lucha que se ha mantenido enarbolando gracias a los sacrificios de decenas de miles de militantes maoístas y de la nueva democracia en nuestro país no caerá. La llama de la lucha por el maoísmo no se apagará como se destaca en el prefacio de nuestro programa del partido, “esta llama está más encendida y ardiendo que antes y va a prender fuego en la vida de los enemigos, un gran fuego, un fuego poderoso”.

¡Viva el Camarada Zia!

¡Viva el Marxismo-Leninismo-Maoísmo!

¡Viva el Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán!

¡Viva el Internacionalismo Proletario!

Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán, unidad, #6

Junio 24 2020

También te podría gustar...