200 Millones se Lanzan a la Huelga General en la India

Compartir

200 Millones se Lanzan a la Huelga General en la India 1
Una gran huelga sacudió la India. Más de 200 millones de trabajadores salieron a las calles y durante 2 días paralizaron las principales arterias económicas de uno de los países más poblados de la tierra. La clase obrera al frente, con el emblemático símbolo de la hoz y el martillo que grafica la alianza obrero campesina, embelleció los ríos humanos que surcaron las calles de las principales ciudades del país. Por alza de salarios, contra el hambre, contra la explotación, contra la muerte sistemática de los obreros en las fábricas, contra las condiciones miserables de empleo y el enriquecimiento desmedido de los grandes capitalistas que muelen literalmente a los obreros para exprimirles hasta la última gota de sudor y sangre.

Fue una gran jornada de lucha contra todas porquerías que produce el capitalismo imperialista, y fue además una demostración de dónde se encuentran las fuerzas decisivas en este podrido mundo burgués publicitado como “invencible”, pero que en realidad está lleno de grietas que los obreros y campesinos taladran en todas partes del mundo para acercar el día en que sea barrido por la Revolución Proletaria Mundial.

En la India avanza la Guerra Popular más importante en el mundo actual, una Guerra Popular dirigida por el Partido Comunista de la India (maoísta), que hoy tiene temblando de pánico a los imperialistas quienes han fracasado en su intento por ahogarla en sangre.

Reproducimos a continuación el reporte de esta importante huelga, publicado el 12 de enero en el Blog Cuestiónatelo Todo.

Revolución Obrera


200 millones de trabajadores en huelga general en la India

200 Millones se Lanzan a la Huelga General en la India 2
200 millones de trabajadores (de un mercado laboral de unos 470 millones de trabajadores) han participado en la huelga general de dos días organizada en India en protesta contra el gobierno de Narendra Modi y contra el capitalismo que esclaviza a la clase obrera de uno de los países más poblados del planeta mientras enriquece a una minoría fascista y a las grandes corporaciones extranjeras, entre ellas a conocidos canallas como el español Amancio Ortega y su grupo Inditex.

La huelga convocada por los sindicatos de trabajadores ha afectado a las grandes ciudades, paralizando durante dos días parte del transporte público, comercio y servicios bancarios, en protesta a las políticas laborales del Gobierno del actual primer ministro, Narendra Modi, del partido conservador y nacionalista hindú Bharatiya Janata Party.

Una decena de organizaciones sindicales que agrupan a más de 100 millones de trabajadores en todo el país lideraron la huelga, con especial seguimiento en los estados de Kerala, Bengala, Odisha, Maharashtra, Karnataka y Delhi. Se trata de la tercera gran huelga que se vive en el país bajo el actual gobierno, después de las de 2015 y 2016.

Los convocantes de la huelga señalaron, entre otras razones, el aumento de los precios de los alimentos básicos y otras necesidades, además del creciente desempleo, y el aumento de la precariedad de los empleos y la pérdida de derechos sanitarios. A todas estas causas, se ha unido la gota que ha colmado el vaso: la nueva ley laboral que quiere aprobar el Gobierno y que terminó por detonar la convocatoria a la huelga de 48 horas.

Las organizaciones sindicales denuncian que esta ley, aprobada el 2 de enero favorecerá todavía más la explotación de los empleados y aniquilaría los derechos de los sindicatos. Según Asia News «la ley prevé un reconocimiento obligatorio para los sindicatos, tanto a nivel central como estatal. Sin embargo, los trabajadores consideran que dicha ley habilita al gobierno a asumir un “poder discrecional” a la hora de reconocer o no a las agrupaciones sindicales, eliminando de hecho la actual negociación, basada en el consenso conjunto de empleados, empleadores y gobierno. Los sindicatos también exigían la aprobación de una Ley de Seguridad social, el Social Security Act, para proteger a los trabajadores y un salario mínimo de 24.000 rupias (casi 300 euros) para el sector del Transporte.

Por otro lado, hablar de seguridad laboral en India se puede considerar un oxímoron. Cada año en el país asiático pierden la vida unas 48.000 personas en sus puestos de trabajo. Es una media de más de 130 trabajadores muertos por día.

1,3 millones de jóvenes se unen a las filas de los desempleados cada mes. Recientemente, en marzo de 2018, según informaron los medios, para 90,000 empleos en Indian Railways, hay 28 millones de personas.

Según un informe reciente de la OIT, en 2018, hasta 18,3 millones de indios estaban desempleados en 2017, y se prevé que el desempleo aumentará a 18,9 millones para 2019.

India tiene una de las tasas de suicidio más altas del mundo para jóvenes de 15 a 29 años. En 2016, 9,474 estudiantes se suicidaron, casi 26 todos los días. Más de 75,000 estudiantes se han suicidado en la India durante los 10 años hasta 2016.

El censo de 2011 reveló que solo el 4,5 por ciento de la población en el país está educada hasta el nivel de graduados o educación superior, mientras que el 32,6 por ciento de la población ni siquiera ha superado el nivel de la escuela primaria. No hay necesidad de señalar, cuáles son las clases y castas con el mayor número de jóvenes educados sin esperanza.

El número de millonarios en dólares en la India en 2014 aumentó en un 25% desde 2013 a 2017, duplicándose su número posiblemente para 2023. Mientras tanto, la India rural constituye el 66% de la población total, mientras el miembro mejor pagado del 75% de los hogares de la India cobra al mes 72 $. Todo esto muestra el camino del capitalismo de la India (¿puede el capitalismo seguir otro camino?): mientras aumenta enormemente la riqueza de unos cuantos, la gran mayoría se empobrece.

Por otro lado, existe una creciente solidaridad de propósitos entre el campesinado rural y la clase obrera urbana. El 29 de noviembre del pasado año, trabajadores y estudiantes marcharon junto al campesinado en las calles de Delhi, mostrando su solidaridad. También como consecuencia de la movilización de los campesinos y el fenómeno sin precedentes de una manifestación conjunta, desencadenada por las políticas desastrosas del régimen de Modi, que afectan a todos los sectores de la población, la huelga general de dos días actual ha sido inevitablemente, participando en ella el número record de 200 millones de trabajadores.

Los grandes beneficiados de la situación, además de la oligarquía local hindú representada por Modi, son las grandes corporaciones capitalistas occidentales, como el citado más arriba Grupo Inditex. El gigante textil español, propietario de Zara o Massimo Dutti, facturó 18.437 millones de euros en los nueve primeros meses de 2018, un 2,64% más que en el mismo periodo del año anterior, aumentando su beneficio un 4,1%, hasta 2.438 millones. Todo ello a costa, entre otros crímenes, del trabajo precario e inhumano de sus empleados camboyanos, cingales o indios (por supuesto, en el gigante asiático, pocos de ellos de la minoría hindú, sino en su mayoría de origen indígena, de las castas más bajas de la sociedad, los adivasi).

Lo ocurrido en la India muestra y confirma las directrices y enseñanzas de Engels y Marx en El Manifiesto Comunista sobre las contradicciones del capitalismo y su inevitable destrucción, más temprano que tarde, por la clase que su propio desarrollo crea: «Lo que la burguesía produce, ante todo, son sus propios sepultureros. Su hundimiento y la victoria del proletariado son igualmente inevitables».

También te podría gustar...