En los 100 Años de la Revolución de Octubre (XVI)

Compartir

La Batalla por Moscú

«El convencimiento de la justeza de la guerra y la conciencia de que es necesario sacrificar su vida para el bien de sus hermanos, eleva la moral de los soldados y los hace soportar dificultades increíbles. Esto se explica por el hecho de que cada obrero y campesino, llamado a filas, sabe cuál es su causa y derrama conscientemente su sangre en aras del triunfo de la justicia y del socialismo».

V. I. Lenin

En los 100 Años de la Revolución de Octubre (XVI) 1 Tropas Soviéticas desfilando en la plaza roja el 7 de noviembre de 1941

El principal golpe del ejército fascista fue dirigido contra Moscú —el centro de dirección del poder obrero y campesino en la URSS— y la ciudad más grande del país. Destruir la dictadura de los obreros y campesinos dirigida por el partido bolchevique, asesinando y enterrado en su cuna al baluarte de la revolución proletaria mundial, fue el anhelo compartido por todas las hienas imperialistas de la época, sintetizado por los hitlerianos en el Plan Barbarroja. En esa dirección los fascistas concentraron una gigantesca fuerza militar conformada por el grupo de Ejércitos Centro o principal, que sumaba 57 divisiones, 9 de ellas blindadas. Era la fuerza más numerosa de sus tres Grupos de Ejércitos fascistas: 1.929.406 soldados, 1.700 tanques, 14.000 cañones y más de 550 aviones. Para hacer un comparativo de su envergadura, recordemos que Colombia, un país con 50 millones de habitantes cuenta con apenas 8 divisiones y ni un solo tanque de guerra en sus divisiones.

En su paso por el país de los soviets, la bota militar fascista no dejo de saborear en ningún instante la fuerte resistencia del Ejército Rojo. En la batalla de Smolensk, ocurrida antes de la batalla de Moscú, el enemigo fascista palpó el primer descalabro en su guerra relámpago, sufrido por el «Grupo de Ejércitos Principal o Central»:

«La batalla de Smolensk, una de las más grandes en el verano de 1941 tuvo una importancia excepcional. Se desarrolló en un extenso frente con la participación de grandes contingentes de tropas. Fue una batalla sumamente sangrienta. El enemigo no logró abrir las ‘puertas hacia Moscú’ de un solo golpe, aunque su superioridad en número de efectivos y de armas era alumbradora. Esta batalla costó caro al agresor. Nuestras tropas detuvieron aquí, por espacio de dos meses, una potentísima agrupación del enemigo que tentaba por abrirse paso hacia Moscú. El plan ‘Barbarroja’ y el plan estratégico de ‘guerra relámpago’ sufrieron el primer fracaso».1

  1. La Gran Guerra Patria de la Unión soviética 1941-1945, Chuikov.

En el curso mismo de la guerra, el Ejército Rojo se fue perfeccionando y aprendió a combatir según las leyes de la moderna técnica militar particularizadas a la Gran Guerra Patria, derivada en gran parte del mismo comportamiento del enemigo en su guerra relámpago. La lógica del ejército fascista era avanzar rápidamente con un ejército completamente mecanizado, romper las fortificaciones y líneas de defensa en dos puntos y destrozar al enemigo cercado. La utilización de la fuerza mecanizada (tanques, camiones y todo tipo de vehículo de transporte) le otorgó al ejército alemán una capacidad de maniobra superior que se resumía en la lógica: «Por donde pasa un camión, pasa un ejército». Para esa fecha, muchos cuadros del ejército soviético eran partidarios de la defensa pasiva, es decir, crear líneas defensivas y esperar detener al enemigo en esas líneas defensivas, aquella situación fue sometida a crítica y el alto mando del Ejército Rojo y el partido bolchevique comprendieron que era más efectivo ejercer una defensa activa y desgastar al enemigo en su avance en el territorio soviético, con la lógica: «Por donde pasa un ciervo, pasará un soldado, por donde pasa un soldado, pasará un ejército». La idea que comenzó a tener éxitos rápidamente consistió en crear líneas defensivas ligeras para entablar combates con los hitlerianos, causarles bajas, obligarlos a detenerse y a replantear la situación, dejarlos que se acercaran de nuevo a las líneas defensivas ligeras y que intentaran cercarlas y rodearlas, para que en el momento preciso, los soldados del Ejército Rojo actuando organizadamente, rompieran el cerco y se replegaran, ganando tiempo y entorpeciendo el avance alemán, repitiendo esta táctica en el trascurso de todos los caminos y senderos, describiéndose en el mapa de campaña como una espiral hacia las líneas interiores del territorio soviético2.

  2. Aquella táctica de la defensa activa es magistralmente expuesta en la novela los Hombres de Panfilov de Alexander Bek. Para ver y descargar la novela visite: http://revolucioncultural-p.blogspot.com.co/2016/09/los-hombres-de-panfilov-alexander-bek.html

Aquella correcta táctica consiguió detener el avance alemán para noviembre de 1941 y el enemigo llegó a aproximarse a Moscú a tan solo 42 kilómetros. Es necesario recordar que en ese lapso de tiempo ocurrió la increíble e inolvidable hazaña heroica de los 28 hombres al mando del General Ivan Panfilov, en donde casi todos sus defensores ofrendaron sus vidas en una gesta que destella incluso hoy por su heroicidad y el esfuerzo casi sobrehumano logrado por los soldados soviéticos3:

3. En 2016 se estrenó en Rusia una película recordando aquella gesta heroica. http://revolucioncultural-p.blogspot.com.co/2017/05/los-28-hombres-de-panfilov.html 

«En la defensa de Moscú, la querida capital del país, los combatientes soviéticos pusieron de manifiesto una firmeza legendaria. Un brillante ejemplo de ello es la hazaña de 28 combatientes de la división de infantería al mando del general I. V. Panfílov. El 16 de noviembre, rechazando los ataques del enemigo junto al apeadero de Dubosékovo, carretera de Volokolamsk, este pequeño grupo de soldados, encabezado por V.G. Klochkov, instructor político de compañía, entró en combate desigual contra varias decenas de tanques del enemigo. Las palabras pronunciadas por el comunista Kloctlkov: ‘¡Rusia es grande, más no hay adónde retroceder. A nuestras espaldas está Moscú!’ alentaron a los intrépidos soldados”4.

4. La Gran Guerra Patria de la Unión Soviética 1941-1945, Chuikov.

Los hitlerianos no pudieron abrirse paso hacia Moscú. En el esas difíciles condiciones se celebró en la Plaza Roja el 24 aniversario de la Gran Revolución Socialista de Octubre, Stalin pronuncio un magnífico discurso, y al analizar la situación creada por la guerra expresó:

«Camaradas, hoy celebramos el vigésimo cuarto aniversario de la Revolución de Octubre en condiciones difíciles. El ataque a traición por los bandidos y la guerra impuesta por los alemanes ha creado una amenaza para nuestro país. Hemos perdido temporalmente una serie de regiones, el enemigo está a las puertas de Leningrado y Moscú (…). Ha habido días en que nuestro país estaba en una situación aún peor. Recuerden el año 1918, cuando celebramos el primer aniversario de la Revolución de Octubre. Tres cuartas partes de nuestro país estaban entonces en manos de los invasores extranjeros. Ucrania, el Cáucaso, Asia Central, los Urales, Siberia, el Lejano Oriente se perdieron temporalmente. No teníamos aliados, teníamos solo el Ejército Rojo —que acabábamos de formar—, y experimentamos una escasez de grano, armas, equipos. 14 Estados atacaron a nuestro país. Pero no nos desanimamos. En medio de la guerra creamos el Ejército Rojo y trasformamos nuestro país en un campamento fortificado. El espíritu del gran Lenin nos ha inspirado desde la guerra contra los intervención extranjera. ¿Y qué? los derrotamos y recuperamos el territorio perdido y obtuvimos la victoria.

La situación actual de nuestro país es incomparablemente mejor que hace 23 años. Nuestro país es ahora mucho más rico en la industria, alimentos y materias primas que hace 23 años. Ahora contamos con aliados que luchan en un frente, unidos contra los invasores alemanes. Ahora tenemos la simpatía y el apoyo de todos los pueblos de Europa caídos bajo el yugo de la tiranía nazi. Ahora tenemos un espléndido ejército y una gran y magnífica marina de guerra, que defienden la libertad e independencia del país con sus vidas»5.

  5. Ver el discurso subtitulado de Stalin en el 24 aniversario de la Gran Revolución de Octubre en la plaza roja en https://www.youtube.com/watch?v=YXd-9vIbFsQ

Después de la conmemoración y desde la Plaza Roja partieron contingentes del Ejército Rojo para emprender una ofensiva general. Allí, por primera vez en el transcurso de toda la guerra en Europa y en la Gran Guerra Patria, el Ejército Rojo obligó al ejército nazi alemán a retirarse, recuperando grandes regiones dominadas por el enemigo, causándole cuantiosas bajas y la destrucción de importante material de guerra al enemigo.

Se vendría el año de 1943 y con ella la batalla de Stalingrado, la batalla que marcó el punto de quiebre y de rompimiento del equilibro de conjunto de toda la Segunda Guerra Mundial, trazando la futura victoria del pueblo soviético y los aliados sobre los bandidos agresores hitlerianos.

También te podría gustar...