Diez años del asesinato del camarada Azad

Compartir

Un Homenaje al Portavoz del Partido Comunista de la India (maoísta)

Diez años del asesinato del camarada Azad 1

Han pasado 10 años desde la pérdida de uno de nuestros mejores cuadros políticos en el Movimiento Comunista Internacional; son 2 largos lustros desde el 1 de julio de 2010, cuando a sus 56 años, fue detenido y asesinado Cherukuri Rajkumar (Azad), miembro del Comité Central y portavoz oficial del Partido Comunista de la India (maoísta).

Azad iba de viaje hacia la región de Dandakaranya para enseñar Economía Política a los cuadros del Partido, cuando fue capturado por miembros de la Oficina de Inteligencia Especial de Andhra Pradesh, junto con Hemchandra Pandey, un periodista que lo acompañaba. De inmediato, fueron sedados y llevados a una zona boscosa en la región de Jogapur; allí Azad fue brutalmente torturado junto con su compañero de viaje y asesinados; la Oficina de Inteligencia informó que habían sido dados de baja en un combate regular con la guerrilla.

En los días de su muerte, el camarada Azad estaba encargado de buena parte de la dirección del trabajo urbano del Partido Comunista de la India (maoísta), era cuadro clave en la propaganda política; y como voz oficial, era un hombre carismático que presentaba, a manera de declaraciones, importantes directivas y pronunciamientos que marcaban el actuar de todo el Partido, del Ejército Guerrillero Popular y en general de los obreros y campesinos que trabajan bajo la correcta dirección política del Partido.

Una gran vida de revolucionario

Desde muy niño se destacó como un buen deportista y amante ferviente de la lectura; su pasión por la literatura y el estudio de la política lo posicionaron desde muy joven como un destacado luchador en la convulsionada región de Naxalbari donde conoció las propuestas del movimiento comunista al que se acercó de inmediato, encabezando la creación de la Unión de Estudiantes Radicales de Andhra Pradesh (APRSU) en 1974. Como un destacado dirigente del movimiento estudiantil, sus primeros años en el Partido fueron decisivos para extender la política de la organización entre miles de estudiantes y profesores con quienes debatía sobre todos los problemas de la lucha de masas, siendo implacable en la defensa del camino de la lucha revolucionaria contra el gobierno y promoviendo entre los intelectuales la importancia del movimiento campesino. Su labor se tradujo en una enorme actividad entre el movimiento de jóvenes, de mujeres, de campesinos, de organizaciones obreras y entre el movimiento cultural, todo lo cual llevó a un crecimiento significativo de las organizaciones de masas y por supuesto una mayor influencia de las políticas del Partido.

A finales de la década de los 80 y buena parte de los 90, su labor tuvo relevancia en la región de Karnataka, un estado al suroeste de la India, con un peso muy importante en la economía de todo el país. La organización le encomendó a Azad y a otros compañeros la tarea de extender la influencia del Partido en esa región, lo que le permitió como Secretario del primer Comité Estatal de Karnataka, encabezar una ardua labor política, desde el estudio minucioso de las relaciones económicas sobre todo en el área rural, hasta la creación de un extenso movimiento de masas armadas contra el feudalismo. Su trabajo dejó en esa región un estrecho vínculo con el movimiento de masas, y una vigorosa organización del Partido que le ha dado continuidad al legado del camarada Azad.

En la lucha por consolidar al Partido y el proceso de unidad entre los auténticos revolucionarios de la India, Azad fue una pieza clave, pues fueron años de ferviente lucha en todos los terrenos, desde la profusa movilización campesina, obrera y estudiantil, hasta la aguerrida lucha contra los falsos comunistas que traficaban con los símbolos de la revolución proletaria y que habían hecho sucumbir al antiguo Partido Comunista de la India en la inmundicia del parlamentarismo y el reformismo, propios de toda la política impulsada por el revisionismo que ya para esa época se había tomado la dirección del Partido y del Estado en la URSS.

Fue un proceso lleno de lucha interna, desde la realización de Campañas de Rectificación contra varias tendencias no proletarias en el seno del Partido que trajeron profundas crisis, pues una línea liquidacionista cogió camino entre la misma dirección de la organización, lo que llevó a que Azad encabezara, desde la Región de Karnataka una durísima lucha ideológica para preservar el carácter proletario del Partido, que a la postre contribuyó a acerar las convicciones en una gran cantidad de cuadros y militantes de base de la organización y a la derrota de la línea oportunista. Su papel en esta lucha y sus años de incansable trabajo abnegado en la lucha de masas, llevaron a que en 1990 Azad fuera elegido como miembro del Comité Central del Partido Comunista de la India ML (Guerra Popular).

Pero su Partido, no era el único en la India, muchas otras organizaciones venían en ese proceso de consolidación como destacamentos de vanguardia y al igual que ellos, luchaban tanto por dirigir la efervescente movilización de masas, como por avanzar hacia la consolidación de la organización mediante un proceso de Unidad-Lucha-Unidad con los otros camaradas de los demás Partidos y Organizaciones. Y en ese proceso Azad fue pieza clave; primero en 1998 con la fusión de su organización con el Partido Comunista de la India (ML) y luego en 2004 cuando el 21 de septiembre se selló la histórica unidad para dar un gran salto cualitativo en la consolidación de lo que hoy conocemos como el Partido Comunista de la India (maoísta). En todo ese proceso, que estuvo lleno de copiosos debates y mucho estudio, el camarada Azad jugó un papel muy destacado; como miembro delegado por su organización, se esforzó por encontrar el camino hacia la unidad sobre bases sólidas, participando en la redacción de muchos documentos de discusión, alentando el estudio en las diversas organizaciones, corrigiendo y resumiendo los puntos de unidad, etc. Sin duda, la marca de Azad, ha quedado estampada en ese proceso de fortalecimiento de las fuerzas organizadas de los comunistas revolucionarios en la India.

Trabajó como vocero oficial y público del Partido, labor que le fue encomendada desde el 2007, y logró pronunciarse sobre muchos problemas de la lucha de las masas, las mordaces denuncias al gobierno reaccionario de la India en sus tropelías para sembrar el terror asesino contra el pueblo que se alza en lucha y contra los revolucionarios que las dirigen, sobre temas tan importantes a nivel internacional como la traición en Nepal, hizo llamados a todas las fuerzas democráticas a unirse en la lucha contra toda la reaccionaria y asesina política del gobierno… todo ello, permitió que el nombre del camarada Azad retumbara en el extenso territorio de la India, pues había logrado posicionarse como un símbolo de la lucha revolucionaria.

Azad era un hombre de buen temple, muy joven estuvo detenido por sus actividades como estudiante revolucionario, y una enfermedad le había traído como consecuencia la pérdida casi total de la vista por uno de sus ojos, mientras el otro, con el paso de los años, ya venía deteriorándose; sin embargo, para él, eso no era motivo para disminuir su actividad; todo lo contrario, leía, escribía, enseñaba, debatía todos los días y la mayoría del tiempo. Su amor por las masas y su entrega abnegada y entusiasta al Partido le permitían siempre estar atento y dispuesto a los sacrificios necesarios para sacar adelante las tareas, su disposición era total para desplazarse a donde se le necesitara, y frente a cualquier hecho destacado del trabajo procuraba pronunciarse con celeridad y llevando la política del Partido.

El 28 de Julio de 2010, el buró del Comité Central del Partido Comunista de la India (maoísta), en uno de sus varios documentos publicados se expresó así del camarada:

“Las clases dominantes explotadoras sueñan que pueden detener la revolución arrebatando a Azad de nosotros. Aunque la muerte de Azad es una gran pérdida para la revolución india y para las masas que luchan en el mundo, el servicio que prestó a la revolución viviría para siempre. De hecho, fueron el pueblo y el movimiento revolucionario los que dieron a luz a un ‘Azad’. La amarga lucha de clases lo ha endurecido. Los movimientos revolucionarios dan a luz a líderes de esta manera. A su vez, estos líderes lideran los movimientos revolucionarios por el camino de la victoria. El sacrificio de muchos líderes también es inevitable en el movimiento revolucionario. Las mismas condiciones que dan origen al movimiento revolucionario y ayudan a su avance también darían a luz a su liderazgo. Esto ha sido probado repetidamente en la historia revolucionaria mundial.”

Han pasado 10 años desde la pérdida de nuestro camarada Azad, pero su muerte se ha convertido en fuerza para la revolución; su sangre derramada aquel 1 de julio, junto con la de Hemchandra Pandey, se convirtió en abono para la revolución. La experiencia y enseñanzas de Azad, se han multiplicado por miles en los indígenas, campesinos, intelectuales y obreros que han ondeado muy alto la bandera de la Revolución Proletaria en las praderas de la India, donde la Guerra Popular sigue avanzando en medio de las adversidades, pero también de los incontables triunfos que han cosechado las masas en la India.

Azad no ha muerto, Azad vive en cada uno de los comunistas del mundo, y desde Colombia, la Unión Obrera Comunista (mlm) le rinde un merecido homenaje a su memoria, homenaje que extendemos en un internacionalista y revolucionario saludo a las masas en la India y a los miembros del Partido Comunista de la India (maoísta), quienes siguen como punta de lanza en la lucha por incendiar en las llamas de la Guerra Popular a este oprobioso mundo burgués y edificar sobre sus cenizas, el futuro mundo comunista, la única salida posible para el futuro de la humanidad.

Revolución Obrera

Voz de la Unión Obrera Comunista (mlm)

Colombia, Julio 1 de 2020

También te podría gustar...