Unidad y Organización Para la Lucha no Para la Politiquería

Compartir
Unidad y Organización Para la Lucha no Para la Politiquería 1

Con la juventud proletaria a la vanguardia, una gran parte del pueblo colombiano ha decidido exigir sus reivindicaciones por las vías de hecho en las calles contra el régimen de terror y el Estado asesino, parando y bloqueando el engranaje de la explotación capitalista en el país. Esta unidad de acción presupone ya una forma incipiente de unidad consciente; es de por sí, una derrota práctica a la política de concertación y conciliación de clases preconizada por el CNP; es de hecho un apartarse de la inútil, engañosa y desgastante política parlamentarista de la oposición oficial.

Hoy cuando el régimen mafioso y paramilitar lanza un contrataque armado y venenoso contra el Paro, es imprescindible y urgente formular una Plataforma recogiendo las más sentidas necesidades de las masas, que sirva de base para unir en una organización nacional las distintas expresiones organizativas surgidas desde abajo.

La sorprendente dinámica del paro, su amplitud en el tiempo y el espacio nacional, su indomable radicalidad, obliga a las distintas organizaciones políticas y de masas, a plantearse el problema de la unidad del pueblo, ya no en el ámbito de las cuestiones doctrinarias, sino como una necesidad inmediata del movimiento.

Es así, que para los días 6 y 7 de junio muy diversas organizaciones y personalidades han convocado una Asamblea Nacional Popular – ANP llamando a la “movilización nacional por la memoria, la dignidad y la resistencia”.

Son bienvenidas todas las iniciativas que contribuyan a la unidad y la organización de la lucha del pueblo, más cuando la gente humilde expresa espontáneamente su sentir en las consignas ¡El Pueblo Unido Jamás Será Vencido! y ¡Solo el Pueblo Salva al Pueblo! Pero el carácter o contenido, de la unidad y de la organización son cuestiones a resolver por el elemento consciente del movimiento.

Es por eso que la ANP debe resolver si solo acepta la unidad de acción por las reivindicaciones inmediatas, o está por la unidad consciente que ligue en su Plataforma, la lucha política inmediata contra las desastrosas consecuencias de la explotación capitalista, con la lucha política revolucionaria para erradicar las causas de la esclavitud moderna.

La ANP debe decidir si solo acepta la unidad de acción contra el gobierno y los patronos, o está por la unidad consciente que se plantea tumbar el régimen mafioso y paramilitar uribista, como paso inicial del derrocamiento del Estado dictatorial de la burguesía y los terratenientes, clases lacayas del imperialismo. La ANP debe resolver si apoya o no la independencia de unaorganización nacional de la lucha del pueblo y sin ningún tipo de tutela y control por parte del gobierno, de los patronos y de sus partidos.

La ANP debe decidir si respalda o rechaza la paz con la burguesía, que es la paz de los sepulcros como lo demuestra el macabro exterminio de los reinsertados. Si defiende o condena los bloqueos en el Paro, pues sin bloqueos, sin obstrucción del orden capitalista, la lucha del Paro queda sin dientes. Si repudia o apoya la violencia revolucionaria de las masas, de la juventud rebelde, como respuesta obligada a la tenebrosa violencia reaccionaria del régimen y sus sicarios.

La ANP debe definir si guarda ilusiones en la institucionalidad burguesa, o apoya resueltamente el desprecio, el odio y la lucha de la juventud rebelde contra todas las instituciones del Estado, y principalmente contra su pilar central, las asesinas fuerzas militares.

La ANP debe decidir si está por apoyar sin reservas y generalizar la lucha directa del pueblo, o por utilizarla para la farsa electoral del 2022. El momento exige desechar toda ilusión en la falsa democracia de las elecciones, toda ilusión en que un cambio constitucional de gobierno resolverá los profundos problemas y desigualdades que han causado el estallido social.

El pueblo colombiano no necesita un cambio de amo, no necesita un relevo del verdugo gobernante. Lo que necesita es establecer un gobierno revolucionario de los obreros y los campesinos. ¡No más gobiernos de los capitalistas ni de los defensores de la falsa democracia de los explotadores!

En ese orden de ideas la Unión Obrera Comunista (mlm) propone un Programa Inmediato que sirva de Plataforma para unir y extender el Paro a la producción en campos y ciudades. Un Programa Inmediato que sea abanderado y ejecutado por el propio pueblo en la lucha revolucionaria para poner fin a tanta inequidad.

Comité de Dirección – Unión Obrera Comunista (mlm)
Junio 04 de 2021

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *