A la unidad de los explotadores: ¡unidad, organización y lucha de todos los explotados!

¡Unión de los trabajadores contra sus explotadores!

En la lucha de clases, cada una se alía con otras clases para defender sus intereses. Esto vale tanto para las clases dominantes opresoras (burgueses y terratenientes), como para las oprimidas (obreros y pequeña burguesía del campo y de la ciudad). Se sabe que en Colombia, la dictadura de los capitalistas tiene como base social la alianza estratégica entre la burguesía y los terratenientes, donde la mafia es una facción de esas clases. Pero tácticamente, esa alianza estratégica se expresa en la forma de realineamientos entre sus facciones, generalmente, representadas por los partidos políticos que compiten por la dirección del Estado, por la hegemonía en las instituciones de sus poderes públicos. Tal es el caso de la lucha actual de las clases reaccionarias, contra el Gobierno de Petro y por legalizar su poder regional y local en la próxima farsa electoral.

Recientemente, el politiquero Germán Vargas Lleras (Partido Cambio Radical) le propuso una “alianza anti-reformas” a César Gaviria (Partido Liberal), a la que espera vincular otros partidos burgueses como el de La U y el Conservador. Esta nueva alianza táctica, que buscan impulsar en oposición al actual gobierno del Pacto Histórico, representa el intento desde las clases dominantes y sus representantes políticos de reorganizar sus fuerzas para golpear las reformas impulsadas por Petro. Esta alianza reaccionaria también tiene la perspectiva de las elecciones locales y regionales para avanzar en posiciones de poder y hacerle frente desde ahí al gobierno nacional. Aunque, más que un golpe contra el gobierno en sí, lo que hay de fondo en esa alianza es la defensa conjunta de los intereses de las clases poseedoras frente a las tímidas reformas propuestas, demostrando que no están dispuestos a ceder en lo más mínimo.

Los sectores más derechistas de las clases explotadoras ven la necesidad de actuar unitariamente para hacer valer sus intereses en la lucha de clases. A la clase obrera le corresponde hacer lo propio. Es necesaria la unidad de nuestra clase para defender nuestros intereses, avanzar en la conquista de nuestras reivindicaciones teniendo siempre la perspectiva luminosa de la emancipación total.

En este momento es más que necesario comprender esta verdad para que podamos realmente avanzar en la conquista de nuestros derechos. No podemos esperar pasivamente que venga desde el Gobierno, ni lo que logren los congresistas de la llamada izquierda. Mucho menos lograremos nuestras reivindicaciones conciliando con nuestros enemigos de clase y sus partidos, estableciendo alianzas con ellos, que en últimas terminan siendo utilizadas por estos para ganar terreno (los Partidos de la U y Conservador tuvieron o tienen puestos en el actual gobierno, al igual que el Partido Liberal y hoy se debaten si se vinculan a esa “alianza anti-reformas” en caso de que el gobierno no les otorgue más concesiones). Unidad, independencia y lucha de clase es lo que debemos enarbolar como trabajadores para triunfar sobre nuestros enemigos.

Pero la unidad que necesitamos como trabajadores no puede ser con representantes políticos del ala “izquierda” de la burguesía en donde perdemos nuestra independencia como clase y terminamos sirviendo a los intereses de estas. Tampoco es la “unidad de la izquierda” cuando bajo ese ropaje se presentan numerosos politiqueros que utilizan al movimiento obrero y de masas para acceder a un puesto en las instituciones del Estado.

La unidad que necesitamos los trabajadores explotados es la unidad como una sola clase que comprende que tenemos un solo enemigo (los explotadores: la burguesía, los terratenientes y los imperialistas) y compartimos unos mismos intereses. En ese proceso unitario debemos establecer una alianza con el campesinado, principalmente pobre y las masas oprimidas de la ciudad. Tal debe ser la base social para retomar en este momento la organización de los Comités de Lucha y las Asambleas Populares que abanderen las reivindicaciones inmediatas más sentidas del pueblo colombiano. La alianza no es con las clases explotadoras, sino entre las clases explotadas de la ciudad y del campo.

Comité Ejecutivo – Unión Obrera Comunista (mlm) 
Julio 8 de 2023

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *