¡A las Calles por Alza General de Salarios!

Construir el Partido

El salario da la apariencia de que el explotador paga todo el trabajo del obrero. ¡Apariencia falsa! pues el obrero gasta su energía y vida, su fuerza de trabajo durante toda la jornada, y solo recibe como retribución un salario para sostenerse él y su familia, un salario cuyo valor lo produce en una pequeña parte de la jornada de trabajo, mientras el resto es tiempo de trabajo gratis para el patrón, tiempo durante el cual aumenta el valor del capital, creando una plusvalía en exclusivo beneficio del explotador.

Colombia es un país capitalista oprimido de 51 millones de habitantes, de los cuales apenas un millón son los riquitos que no trabajan pues viven de explotar trabajo ajeno, de extraer plusvalía que reparten en intereses para los parásitos financieros, en ganancias para los zánganos industriales y en renta para los panzones terratenientes capitalistas.

De la población en edad y condiciones para trabajar, 4.5 millones principalmente jóvenes y mujeres, están oficialmente desempleados, ¡desahuciados laboralmente en la plenitud de su vida! porque el capitalismo es un sistema devorador de fuerza de trabajo, al que no importa el beneficio social sino la ganancia privada y la acumulación monopolista.

Son 15 millones los trabajadores “informales” o sin contrato de trabajo con alguna empresa. De ellos, 6 millones reciben menos de la mitad de un salario mínimo ($454.263) y 4 millones reciben entre medio y un salario mínimo, todo porque están condenados ¡a aguantar hambre por cuenta propia!, a padecer las inclemencias del trabajo en la calle, a vivir del rebusque y el sub-empleo con auto-salarios miserables y sin prestaciones, a vender cachivaches y mercancías lo cual los convierte en asalariados sin contrato al servicio de todos los capitalistas que necesitan realizar en el comercio la plusvalía producida por los obreros industriales del mundo.

Solo 4 millones de trabajadores son remunerados con más de un salario mínimo ($908.526), que a pesar de tener un contrato formal de trabajo, son sometidos a una infernal superexplotación, producto de largas y extenuantes jornadas de trabajo ahora bajo la modalidad del “trabajo digital desde casa”, producto de la intensificación del trabajo sea por recargo de las funciones de otros trabajadores despedidos o por la velocidad de movimientos que imponen las mejoras técnicas, producto del temor a ser despedidos pues no cuentan con el amparo de la estabilidad del contratos a término indefinido, que antes era la gran conquista de las Convenciones Colectivas.

Superexplotación auspiciada por las leyes y decretos anti-obreros del régimen uribista, impuesta a través de empresas contratistas, de agencias de tercerización, de “contratos sindicales” pactados con los jefes vende-obreros y del trabajo por horas.

Superexplotación disparada día por día ante la débil lucha de resistencia de los trabajadores, pues las nuevas formas de contratación impiden “legalmente” organizar sindicatos, además de que el grueso del movimiento sindical existente está maniatado a la política patronal de concertación y conciliación de clases.

¡Es más que justo rebelarse! en esta situación donde la inmensa mayoría de la población productora de la riqueza del país es condenada a vivir sin salario o con salarios de hambre.

Si por mover y sostener con su fuerza de trabajo el sistema de la explotación asalariada, los trabajadores son forzados a sufrir hambre y vivir en la miseria ¡Es más que justo rebelarse!

Y rebelarse significa hoy, que quienes están sometidos a la infernal superexplotación de su trabajo ¡todos en masa! exijan un salario que de verdad permita suplir los gastos necesarios en alimentación, salud, educación, vivienda y recreación para sobrevivir, reproducirse y luchar contra la explotación asalariada.

Rebelarse significa exigir una mejor retribución a quienes venden su fuerza de trabajo con algún tipo de contrato, a quienes son asalariados sin contrato, a quienes necesitan un subsidio de desempleo, y también a quienes tienen que trabajar a pesar de ser propietarios de pequeños medios de producción. Una mejor retribución que no puede ser un simple aumento del salario mínimo, hoy restringido a una pequeña parte de los asalariados y que ni siquiera suple los gastos básicos de la familia obrera.

No queda más camino que ¡luchar por un alza general de salarios! en beneficio real de todos los asalariados, de todo el pueblo colombiano. Una reivindicación de carácter político porque es la exigencia de las clases trabajadoras de conjunto a las clases explotadoras, al Estado que es su representante, al Gobierno que es el administrador general de sus negocios. Una reivindicación política pues implica la reducción general de la cuota de ganancia de todos los capitalistas, dado que el aumento del salario real disminuye la plusvalía. No por casualidad esa reivindicación está en la Plataforma de lucha por un sindicalismo con independencia de clase, en la Plataforma de lucha del Pueblo Colombiano, en el Programa Inmediato por un Gobierno de los Obreros y Campesinos.

Un alza general de salarios no se puede conseguir en las tradicionales y anti-obreras mesas de concertación entre empresarios, gobernantes y las camarillas de las centrales sindicales, donde por acuerdo o por decreto siempre se legaliza la rebaja del salario real de la clase obrera, donde los jefes vende-obreros respetuosos de los capitalistas, temen hablar de superexplotación, y se hacen cómplices en el engaño de reducir el aumento del salario a los índices de inflación, IPC y productividad, lo cual en la práctica equivale a rebajar el salario real así suba su valor nominal.

Un alza general de salarios no puede ser producto de las componendas politiqueras en el Congreso, porque esa es una institución corrupta, anti-obrera y anti-popular, hecha para legislar en favor de los explotadores, aumentar sus propios emolumentos de burócratas privilegiados y distraer con disquisiciones sobre una “renta básica”, en nada diferente a las humillantes limosnas que el régimen entrega a una minoría para comprar seguidores en sectores atrasados del pueblo.

¡Un alza general de salarios se conquista con la lucha política!, en la calle, con la movilización combativa de los asalariados, ejerciendo su poder de parar la producción de plusvalía que es el motor del sistema capitalista, de bloquear y paralizar la vida nacional. Ya el pueblo colombiano demostró en los recientes paros y levantamientos que puede afectar profundamente las ganancias de los capitalistas. Ya el encierro por la pandemia y el paro nacional enseñaron que la economía no la mueven los capitalistas sino los trabajadores. Ya la respuesta criminal del régimen mafioso y paramilitar enseñó que ahora es aún más necesario avanzar a un poderoso Paro General Indefinido, movilizando más ampliamente a los trabajadores obreros y campesinos, con mejor organización, más clara conciencia y mejor armamento para repeler y contraatacar a los asesinos escuadrones al servicio de los explotadores.

Y jamás olvidar que el alza general de salarios contribuirá a mejorar la situación inmediata del pueblo colombiano, pero este no es el objetivo final de la lucha del movimiento obrero. Es apenas la batalla política inmediata contra las consecuencias de la explotación capitalista, cuya causa profunda, la propiedad privada capitalista sobre los medios de producción, debe ser abolida para siempre, y con ella barrida de la faz de la tierra toda forma de explotación.

Comité de Dirección – Unión Obrera Comunista (mlm)
Noviembre 08 de 2021


Del Programa Inmediato propuesto por la Unión Obrera Comunista (mlm)

¡Contra el hambre!


Alza general de salarios, subsidio a los desempleados y subempleados.
No más despidos y cierre de empresas. Empleo formal, estabilidad laboral y acabar la tercerización e intermediación laboral. Abolir la ley 50 de 1990 y el Decreto 1174.
No más nuevas y leoninas reformas laborales, pensionales y tributarias.
Congelar el precio de los servicios públicos. Rebajar y congelar el precio de la gasolina y acabar con la privatización de las vías y sus cobros de peajes.

¡Por un Gobierno de los Obreros y Campesinos, no de los Explotadores!

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Lucio dice:

    Con mucha satisfacción registro desde varias semanas atrás la información del periódico REVOLUCIÓN OBRERA que representa la voz de los oprimidos y explotados en Colombia.
    Sin duda se constituye en un importante órgano de propaganda,agitación y organización de masas. A su vez nos impone un fuerte compromiso de divulgación, apoyo teórico y material a los que nos sentimos identificados con la consmovisión y prespectiva del comunismo científico.
    Paso a hacer algunas precisiones al editorial » ¡A las Calles por Alza General de Salarios! del 2021/11/07. Debo advertir que los datos que refiero corresponden a las estadísitcas del DANE publicadas el 2021/10/29.
    POBLACIÓN DESOCUPADA a Septiembre 2021 TOTAL NACIONAL : 2.913.000.
    —————————————————————-
    Población desocupada a sept. 2021 13 ciudades y áreas metropolitanas: 1.585.000
    Población desocupada otras cabeceras a sept. 2021 :812.000
    Población desocupada 10 ciudades a spt. 2021 : 201.000
    Población desocupada centros poblados y rural disperso a sept 2021 : 315.000
    *El total nacional no incluye los deptos de Amazonas, Arauca, Casanare, Guanía, Guaviare, Putumayo, vaupés, Vichada, San Andrés
    *Las 13 ciudades y áreas metropolitanas: Medellín, Cali, Bogotá, B/quilla, Manizales, Pereira, Cúcuta, Pasto, Ibagué, Montería, cartagena, Villavicencio, B/manga

    POBLACIÓN INACTIVA TOTAL NACIONAL A SEPT 2021: 15.739.000
    ——————————————————-
    Población inactiva 13 ciudades y áreas metropolitanas a spt. 2021 6. 790.000

    POBLACIÓN INFORMAL 13 CIUDADES Y ÁREAS METROPOLITANAS A SPT. 2021: 5.092.000

    POBLACIÓN INFORMAL 23 CIUDADES Y ÁREAS METROPOLITANAS A SEPT. 2021: 5.792.000
    *23 ciudades y áreas metropolitanas incluye a las 13 ciudades y sus áreas metropolitanas más tunja, Florencia, Popayán, V/dupar/Quibdó, Neiva, Riohacha, Sta Mrta, Armenia ,Sicelejo.
    Por ahora quiero aportar esa información para enfatizar en la rigurosidad que debe acompañar todos las ideas ,informes y actos de los comunistas para que las masas confien en su dirección.
    En el futuro quiero referirme y opinar acerca de otras artículos y documentos del periódico. Espero tener más información y documentación para hacerlo .
    No sobra sugerir la importancia de citar las fuentes de la información a pié de pg cuando se requiera hacerlo.
    Gracias por la atención que le presten a mis observaciones. Seguiremos en comunicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.