¡DURO CONTRA ELLOS!

Compartir

hoz-martilloweb

Sí. ¡Duro contra los explotadores y opresores! Porque sus divergencias frente al acuerdo de La Habana por el reparto del botín de la guerra que reclaman los jefes mafiosos y paramilitares, y por las gabelas concedidas a los jefes de las FARC, así como la lucha enconada entre los distintos sectores de la burguesía por mantener a flote la ganancia amenazada con la crisis económica, entre otras tantas cosas, se manifiesta como una intensa pelea entre los representantes políticos de las facciones de las clases dominantes, para quienes no debe haber tregua por parte del pueblo trabajador.

¡Duro contra ellos! Porque la división temporal de los enemigos les hace decir las verdades que en otros tiempos ocultan al pueblo: el costo exagerado de la burocracia inútil, como la gigantesca escolta del inquisidor Ordóñez y de los expresidentes; la corrupción de las podridas instituciones estatales y los miles de funcionarios untados de la «mermelada» presidencial; las trapisondas y reales intereses detrás de medidas antiobreras como la reforma tributaria… muestran la descomposición de toda la institucionalidad burguesa, así como la salvaje voracidad del puñado de ricachones que cabalgan sobre el pueblo.

¡Duro contra ellos! Porque la pelea entre los bandidos debilita su poder. No terciar del lado de uno o de otro de los enemigos, sino tomar la iniciativa para agudizar aún más sus contradicciones. Hay que arreciar la lucha para frenar a quienes exprimen y pisotean al pueblo, como parte de la preparación para el asalto al poder del Estado, que no dejará piedra sobre piedra del orden social de los adoradores del becerro de oro.

¡Duro contra ellos! Porque sus divergencias no son de fondo: todos respaldan la paz que legaliza el despojo de los pobres del campo, todos están unidos en el empeño de descargar sobre el pueblo las consecuencias de la crisis económica; todos harán lo imposible por mantener su régimen de explotación y de opresión…

¡Duro contra ellos! Sin escuchar a los falsos amigos que en lugar de acrecentar la lucha para acelerar la caída de los enemigos, llaman al pueblo a respaldar a los explotadores como lo hicieron apoyando la reelección del tirano de turno, defendiendo el acuerdo de La Habana y ahora engañando y desviando la lucha de los trabajadores hacia la paz de los ricos, que seguirá siendo guerra contra el pueblo.

¡Duro contra ellos! Porque las contradicciones en el seno de los enemigos los divide y debilita temporalmente su poder, convirtiéndose en una reserva de la lucha revolucionaria del pueblo, que debe atreverse a tomar en sus manos las riendas de la sociedad.

Comité Ejecutivo – Unión Obrera Comunista (mlm)

También te podría gustar...