¡Avanzar en la organización del Paro General Indefinido!

Compartir
¡Avanzar en la organización del Paro General Indefinido! 1

Ante la actuación del régimen, solo preocupado por mantener a flote la ganancia de los grandes burgueses y capitalistas del sector parásito financiero, a cuenta de agravar la situación de las masas trabajadoras empobrecidas, con una nueva lesiva reforma tributaria y desatender la crisis sanitaria que cobra a diario la vida de miles de personas del pueblo, estalló la rebelión popular el 28 de abril que, en unos pocos días de Paro, ha puesto en aprietos al gobierno.

La respuesta de los capitalistas a la justa indignación de los desposeídos, ha sido la misma que históricamente han dado en Colombia: aplastar la rebeldía de las masas a sangre y fuego, responder a las demandas del pueblo con la masacre y el terrorismo de Estado. Hasta el 4 de mayo, según distintos informes que circulan en las redes, se han registrado por lo menos 1443 agresiones de las fuerzas militares a los manifestantes. Tales agresiones se desglosan así: 31 asesinados, 21 mutilados por disparos en los ojos, 77 casos de heridos por disparos de arma de fuego, 10 víctimas de violencia sexual, 239 casos de agresión a manifestantes pacíficos, 216 víctimas de violencia física, 814 detenciones arbitrarias y por lo menos 87 personas desaparecidas.

¡Criminales! Creyeron que el pueblo recularía pero se estrellaron con la heroicidad de quienes nada tienen que perder. La respuesta popular a la agresión y a la masacre fue intensificar la lucha y extender el Paro, desnudando la división de las clases dominantes y la consiguiente debilidad del régimen que se hace más grave con el pasar de las horas.

En la mañana del 4 de mayo, los representantes del régimen, en el desespero ante la debacle de su gobierno recomendaron recurrir a declarar la conmoción interior, dándole poderes omnímodos al presidente para imponer la dictadura abierta y cumplir a cabalidad con la idea de intelectuales neofascistas como el chileno Alexis López, de tratar la protesta social como un objetivo militar; pues según ellos, toda rebelión obedece a la conspiración terrorista internacional del comunismo. A esa idea corresponde también decretar el toque de queda general en Cali a partir de las 7 de la noche y apelar a la militarización desplegando el Ejército junto con las fuerzas del Esmad y la Policía para aplastar a bala las manifestaciones y bloqueos.

En medio de esta situación convulsionada han surgido las ideas de exigir la renuncia de Duque, de convocar elecciones anticipadas e incluso de convocar una nueva constituyente. Tales salidas a la crisis que vive el país corresponden al reformismo que no ve más allá de las narices y solo piensa en cambiar de gobernante para que todo siga igual.

Los partidos reaccionarios y los gremios capitalistas ya se aprestan a tranzar acuerdos para contribuir a capotear la crisis del régimen.

Por su parte, los partidos reformistas también ofrecen sus auxilios. Gustavo Petro, a la vez que llamó a los traidores del Comité Nacional de Paro a realizar la huelga general pacífica (solo parar) y a la juventud a confraternizar con sus asesinos, le tendió la mano al títere presidente recomendándole derogar la reforma tributaria del 2019 para superar el déficit fiscal, atender la crisis social con la renta básica, prestarle atención a la vacunación del pueblo, y atender las demandas populares abriendo el diálogo social para alcanzar la paz.

Por fortuna, las masas siguen en las calles y se preparan para nuevas manifestaciones y combates que extiendan el Paro en la perspectiva de transformarlo en un Paro General Indefinido que realmente paralice la producción, en una gran Huelga Política de Masas, que haga reversar las medidas hambreadoras y criminales impuestas por el imperialismo y las clases dominantes.

Sin embargo, la gran debilidad del poderoso movimiento es todavía su falta de organización:

Hay que generalizar las Asambleas donde se ejerza de hecho la democracia directa de las masas y se decidan las medidas y tareas de lucha, experimentando desde ya la forma como gobernarán en el nuevo Estado que necesitan para liberarse de los parásitos explotadores. Asambleas a todos los niveles de abajo hacia arriba que culminen en una Gran Asamblea o Encuentro Nacional de los obreros, campesinos, indígenas y demás sectores populares donde se defina el rumbo de la lucha y las exigencias al Estado.

Apremia la generalización de los Grupos de Choque (algunos compañeros los llaman primera línea) para confrontar y derrotar al Esmad y los cuerpos de la Fuerza Disponible de la Policía, así como organizar la guardia o milicia popular para proteger a los dirigentes y enfrentar a quienes disparan contra las masas.

Estas urgentes tareas generales (sin desconocer las demás tareas importantes como la atención a los heridos, la protección legal a los detenidos, etc.) son las que fortalecerán el andamiaje del Paro y con su poderosa fuerza les permitirán a las masas populares mejorar sus condiciones económicas, sociales y políticas, facilitarán elevar su conciencia sobre el importante papel histórico que están jugando y le darán la confianza para atreverse a tomar en sus manos la dirección del Estado, si los explotadores no son capaces de resolver los problemas sociales que ellos mismos han creado y agravado.

Son estas las tareas de estos días en las que deben concentrarse los comunistas y revolucionarios, los dirigentes y activistas, deponiendo los intereses grupistas, el sectarismo y las discusiones de orden secundario para encarar la tarea común de organizar a las masas, elevar su conciencia política e impedir que su lucha y sacrificio, sobre todo el de su generosa juventud, sean entregados en las mesas de traición y desviados de su cauce revolucionario hacia las componendas por arriba y la farsa electorera del 2022.

Comité de Dirección – Unión Obrera Comunista (mlm)

Mayo 5 de 2021

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *