Tapabocas para los vagos congresistas

Compartir
Tapabocas para los vagos congresistas 1

Desde la dirección administrativa del Senado diseñaron un negocio para adquirir 10.000 tapabocas tipo N-95 destinados a los congresistas y al personal administrativo de dicha entidad, los cuales son de uso exclusivo para el personal médico. El Estado burgués-terrateniente planeaba gastar $180 millones en tapabocas especializados para los vagos congresistas a pesar de que muchos de ellos no están asistiendo al Capitolio Nacional y escasamente se conectan de manera virtual. Ese es el carácter de este Estado asesino del pueblo, que mientras hace chanchullos para garantizar la vida y salud de un puñado de parásitos burócratas que legislan a favor de los monopolios, no provee de material de protección al personal médico que día a día arriesga sus vidas envueltos en bolsas de basura para salvar la de miles de enfermos del pueblo que hoy se encuentran contagiados de coronavirus y otras enfermedades.

Y si bien reversaron dicha compra, no fue por la benevolencia de los parásitos que legislan desde el Senado. Eso sucedió ya que la burocracia estatal y sus jefes, la burguesía y los terratenientes, temen que al pueblo se le colme la paciencia y decida lanzarse a las calles a protestar masiva y violentamente lleno de indignación, porque mientras estos burócratas se gastan millones en camionetas blindadas y tapabocas especiales para hacer leyes contra el pueblo, miles de hombres y mujeres sufren de hambre en sus casas, o mueren entre otras cosas por covid-19 en clínicas y hospitales.

Al Estado de los ricos sólo le interesa la salud del pueblo en la medida que necesita esclavos asalariados que les produzcan riquezas a los grupos monopolistas. Pero ni siquiera eso es capaz de garantizar el sistema de superexplotación y opresión capitalista. Por el contrario, este es un sistema que debe ser barrido violentamente por los obreros y campesinos porque a pesar de que socialmente existen todas las condiciones para producir tapabocas, respiradores, camas y hospitales suficientes para toda la población, el apetito voraz de ganancias propio de las clases reaccionarias no permite volcar la producción de forma masiva para cubrir las necesidades de las masas en cuanto a salud o alimentación por ejemplo.

El Estado de los ricos junto con la burocracia parásita y las fuerzas armadas que lo sostienen, deben ser erradicados violentamente mediante la revolución social de los explotados y oprimidos contra el poder del capital. Llegará el día en que obreros y campesinos decidan cómo administrar los recursos de su propio Estado para satisfacer las necesidades de la sociedad y no el apetito voraz de ganancia de un puñado de ricachones como sucede actualmente.

También te podría gustar...