Los trabajadores de la salud ¡Son víctimas, no victimarios!

Compartir
Los trabajadores de la salud ¡Son víctimas, no victimarios! 1

Médicos, enfermeras y todo el personal que trabaja en el sector salud, ha sido obligado a hacerlo en condiciones poco propicias durante la emergencia del coronavirus; los han enviado a la guerra sin ningún armamento para su defensa.

El sector salud, es duramente golpeado por las medidas del gobierno de Duque durante esta pandemia, afectando mucho más las condiciones de explotación existentes. Los recursos para salud y garantías para todos los trabajadores del sector, sólo se quedan en promesas, en cambio sí gastaron 8 mil millones de pesos en la compra de tanques para el Esmad; toman el dinero de pensiones y entes territoriales para entregárselo a los grandes capitalistas y el sector financiero; y la última perla, dispusieron de $3.350 millones para seguir haciendo publicidad mentirosa en relación con la pandemia, seguir engañando al pueblo y “mejorar la imagen” del títere presidente.

Sumado a las pésimas condiciones de salubridad, todos los profesionales de la salud, son súper explotados; les deben varios meses de salario que a la vez son muy bajos, son contratados por órdenes de servicio, es decir son temporales, no tienen cobertura en salud y seguridad social, ni tienen vacaciones, ni compensaciones.

Esta situación empeoró a causa de la emergencia sanitaria, pues sumado a sus condiciones de trabajo, no tienen la indumentaria necesaria para la protección siendo la primera línea en la pandemia; implementos que no pasan de ser un gorro, vestido anti fluido, gafas herméticas, caretas, tapabocas N95, doble guante y polainas; de esta manera el personal de la salud está constantemente sobreexpuesto a la contaminación. A eso se suma el acoso laboral al exigirles el cuidado de los pacientes, y las amenazas de despido si se niegan ante la falta de garantías para sus propias vidas; de hecho son muchos los integrantes médicos y enfermeras que se han contagiado, convirtiéndose en pacientes y algunos en víctimas mortales.

No siendo suficiente esta terrible situación, irónicamente se han convertido en el blanco de ataque por parte de algunas personas, al discriminarlos e incluso amenazarlos de muerte, porque su trabajo se considera un peligro para la sociedad. El pueblo entero tiene que comprender que el peligro para la sociedad es el capitalismo imperialista y su Estado; así como los gobernantes, los mercaderes de la salud, los explotadores que únicamente piensan en su bienestar y en sus ganancias, aunque tengan que sacrificar a la mayoría de trabajadores de la salud o de cualquier otro campo.

Discriminar a médicos y enfermeras, o a cualquier trabajador de este sector, es una equivocación pues ellos son víctimas y no victimarios; están sacrificando su vida por salvar la de muchas otras personas; señalarlos, es ponerse del lado de los opresores y explotadores. El camino no es por ahí; hay que cambiar de rumbo, y en lugar de atacar, hay que buscar una sólida unidad con ellos para enfrentar al Estado y exigir:

  1. Centralización inmediata del sistema de salud bajo la administración del Estado y garantizar el cubrimiento total y gratuito a toda la población. No más EPS mercaderes de la muerte.
  2. Creación de un equipo de la comunidad científica para examinar la situación y determinar las medidas a tomar durante la crisis sanitaria. No más improvisación de gente inútil y sólo interesada en la ganancia.
  3. Los trabajadores de la salud, además de exigir las medidas sanitarias y de seguridad para el cumplimiento de su sacrificada labor, y como conocedores de las necesidades del pésimo sistema de salud ahora convertido en negocio de los capitalistas, deben proponer las medidas complementarias para atender la crisis que se avecina.
  4. Adecuar edificios e instalaciones para ampliar el número de camas y Unidades de Cuidados Intensivos – UCI para atender a los pacientes más graves.
  5. Adecuar algunas empresas para la producción inmediata de ventiladores para las Unidades de Cuidados Intensivos que se van a necesitar para atender la crisis.

Más ahora; cuando el gobierno uribista de Duque, ha decidido reabrir casi la totalidad del comercio y producción (sin contar que muchas empresas no cerraron durante el aislamiento), sin brindar ninguna seguridad para la vida de miles de trabajadores; pues el Estado y los parásitos burgueses, solo piensan en sus ganancias.

Por eso, pueblo trabajador y luchador, los médicos, enfermeras, camilleros, auxiliares, personal de aseo, de atención y mantenimiento, etc. absolutamente todos los que laboran en este campo, son parte del pueblo explotado y oprimido; ellos también están bajo el látigo del explotador, son héroes de carne y hueso que sienten, viven, sufren como cualquier persona. Más que aplausos, ellos necesitan sentir la solidaridad del pueblo, por tanto hay que unirse para luchar contra el enemigo de todos, que no es principalmente el coronavirus; son los burgueses, terratenientes e imperialistas y su Estado como máquina de opresión, represión y explotación. La unidad y solidaridad de clase, es una excelente arma para enfrentar y luchar contra la pandemia imperialista.

También te podría gustar...