La ineptitud del Estado es la causante del colapso de las UCI y de un nuevo confinamiento

Compartir
La ineptitud del Estado es la causante del colapso de las UCI y de un nuevo confinamiento 1

En los últimos días Iván Duque estuvo de gira por varias ciudades del país entregando los ventiladores artificiales comprados en el exterior para habilitar un mayor número de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI); mostrando esta adquisición como un gran logro de la gestión del Ministerio de Salud y la Presidencia en medio de la escasez mundial de los equipos, cuando es todo lo contrario: una muestra de la inoperancia del Estado por el interés de privilegiar a los grandes monopolios.

En marzo, Colombia inició la atención de la emergencia sanitaria por COVID-19 con 5.346 camas en UCI, en mayo se compraron 2817 respiradores artificiales con fechas de entrega desde mayo hasta octubre; y el 6 de junio, luego de cerca de 3 meses, el Ministerio de Salud confirmó la adecuación de 6.364 UCI.

En tres meses adecuaron apenas 1018 nuevas UCI, muestra de que existió negligencia del Gobierno para dar una solución eficaz al problema, pues se negó a autorizar la fabricación de los respiradores artificiales de bajo costo, desarrollados en el país por universidades de Medellín, Bogotá y Barranquilla y prefirió privilegiar la adquisición con monopolios internacionales, así esto fuera demorado.

Por ejemplo, había ventiladores mecánicos con pruebas satisfactorias en seres humanos desde el mes de abril, creados por universidades en Colombia a 3.000 dólares en promedio y se compraron en mayo a más de 22.000 dólares con un costo total de 229.000 millones de pesos. Los ventiladores de fabricación local superaron las pruebas en humanos en abril y solo ha faltado la licencia de aprobación del Invima, lo cual es una negligencia pues llevan tres meses con los papeleos burocráticos y se requería dar un trámite urgente pensando en la vida de los pacientes.

Esto muestra la inoperancia de las instituciones estatales, pues la prueba in vitro y en humanos de los ventiladores de fabricación local mostraron que cumplen con las especificaciones técnicas para su uso médico y revisar los protocolos de los estudios no demora más de una semana. En lo que va de Julio las cifras son alarmantes, la ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos en todo el país es casi total, los médicos han puesto el grito en el cielo llamando a tomar medidas urgentes, pues ya está a tope la capacidad para atender pacientes críticos; la cifra de muertos avanza, y el Estado muestra su total falta de interés real de solucionar ampliando rápidamente la capacidad hospitalaria con equipos y personal médico.

El colapso de las UCI no se le puede achacar a la pandemia; esta se conocía desde hace meses, y ya se sabía lo que se tenía que hacer. La crisis del sistema de salud es responsabilidad directa del gobierno mafioso de Duque; pero además queda en completa evidencia que el capitalismo imperialista limita el desarrollo tecnológico para dar salida a la crisis sanitaria del país y además tiene el cinismo de mostrarse como benefactor; al punto que en marzo, Fernando Ruiz, Ministro de Salud, afirmó que Colombia tenía 17 camas de cuidados intensivos por cada 100.000 habitantes, sin embargo, la cifra no era sólo de cuidados intensivos, sino la suma de cuidados intermedios e intensivos. Además las comparó con cifras viejas de Holanda. Lo anterior es criminal, pues autorizar el uso de los ventiladores de fabricación local, garantizaba ampliar la capacidad de Unidades Cuidados Intensivos al doble en solo un mes y evitar, no solo un nuevo confinamiento generalizado de la población, sino sobre todo salvar muchas vidas.

También te podría gustar...