Francia – Sobre el coronavirus: análisis de la crisis

Compartir
Francia – Sobre el coronavirus: análisis de la crisis 1
El cartel «Ve a casa y cuidate a ti y a tu familia»

Tomado de La Cause Du Peuple, 17 de marzo de 2020. La traducción es de Revolución Obrera.

El Partido Comunista maoísta (Francia) ha publicado un primer análisis de la crisis actual. Lo compartimos aquí antes de futuros artículos:

“Desde hace varias semanas, el Estado francés y el mundo viven una crisis de magnitud. Esta crisis tiene varios aspectos vinculados entre sí: es una crisis sanitaria, política, financiera y económica. Por lo tanto, es una crisis general por la que estamos pasando.

Ha alcanzado tal nivel que el confinamiento fue declarado por decreto en todo el Estado francés el 17 de marzo de 2020. El toque de queda se ha mencionado pero aún no está en la agenda. Esa medida, si se adoptara, no se habría visto desde la revolución argelina, cuando el toque de queda estaba en la Argelia ocupada, pero también en la Francia metropolitana para los argelinos. El año pasado, los toques de queda tuvieron lugar en la Isla de la Reunión durante el movimiento de los chalecos amarillos.

Una gran crisis sanitaria

El Coronavirus, o COVID-19, es un virus que se ha extendido por todo el mundo desde China en diciembre de 2019. Según la información de la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente afecta a más de 146 países, es decir, a la gran mayoría del mundo. En este contexto, el COVID-19 se considera ahora una pandemia. No hay cura por el momento, pero en la mayoría de los casos, los enfermos se están recuperando.

Este virus es un peligro para las personas con problemas de salud que tienen más de 50 años. Su tasa de mortalidad general es baja, aunque es más alta que la de la gripe estacional, que infecta de la misma manera, pero se centra en poblaciones muy específicas: los ancianos y los enfermos. En estas categorías de población, puede ser devastador y llevar a la muerte, como lo es para más de 7.500 personas en la actualidad.

Según el CHU, el virus ya ha infectado a una gran parte de la población del estado francés (entre el 35% y el 50%, variando según la región), pero a menudo no hay síntomas (70% de los casos). Es esta ausencia de síntomas y el lento desarrollo de los mismos lo que conduce a la crisis sanitaria: los portadores sanos del virus infectan en masa a las personas vulnerables en sus movimientos diarios y esto conduce a enfermedades graves.

Esta crisis sanitaria afecta a todo el mundo. Pero en el estado francés, se produce en medio de un prolongado movimiento de hospitales, ya sobre movilizados en tiempos normales. Ya falta personal y camas para las tareas ordinarias: ¿cómo hacer frente a la afluencia de nuevos pacientes con COVID-19? Ya se ha pedido a muchos cuidadores que trabajen cada vez más. Las camas que tanto necesitaban los hospitales han sido eliminadas por todas las sucesivas reformas de los gobiernos a la cabeza del estado burgués, que han vendido la asistencia sanitaria. En varios hospitales ya se han liquidado las existencias de máscaras, gel hidroalcohólico y otros materiales esenciales. Se han solicitado camas para cuidados intensivos, pero son muy pocas. Por su parte, más de un mes después del comienzo de la crisis, las clínicas privadas siguen funcionando como si nada hubiera pasado.

La crisis política se profundizó aún más

Además, desde el inicio del movimiento de los chalecos amarillos en noviembre de 2018, una crisis política ha sacudido al Estado francés. Este movimiento sin precedentes ha sacudido la máquina hasta la cima del estado. El papel del gobierno (estar al servicio de la burguesía) y de sus fuerzas de represión (policía y justicia) se ha hecho evidente para el mayor número de personas: preservar el sistema tal como está, e incluso impulsar cada vez más la explotación de los trabajadores, degradando cada vez más las condiciones de vida de las masas populares. Todo el gobierno, encarnado en particular por Macron, es odiado y herido por la ira y la movilización popular.

Este gobierno tuvo que golpear duro y reafirmar su autoridad más allá de lo “natural”. Así es como Macron declaró el estado de guerra contra el virus COVID-19 y llamó a la unidad nacional en su discurso del lunes 16 de marzo de 2020. Como si la situación fuera la misma para todos y como si todos compartieran los mismos intereses. Es evidente que las consecuencias no son las mismas para todos: ya sabemos quiénes serán los que más sufrirán, los más pobres y los más aislados (lo que está relacionado en la gran mayoría de los casos). La historia nos lo ha demostrado varias veces: las guerras u otras “circunstancias excepcionales” nunca han puesto fin a la lucha de clases. Lo mismo ocurre con este confinamiento, cuyo nombre Macron ni siquiera se atrevió a pronunciar.

La guerra que el gobierno está llevando a cabo no es la guerra contra el COVID-19: esta guerra la llevan a cabo los trabajadores de la salud, de las fábricas farmacéuticas, etc. No, la guerra que este gobierno está llevando a cabo es la guerra de la burguesía contra la clase obrera. Y hay que tener en cuenta que todas las medidas “excepcionales” de represión y de control de la población tomadas por el gobierno pueden llegar convertirse en derecho común una vez que haya pasado el pico de la crisis: este ya era el caso del estado de emergencia.

Esta es la contradicción que tenderá a desarrollarse y que pone de manifiesto la contradicción interna de la burguesía gobernante: la mayor libertad para los negocios, la mayor firmeza contra las masas populares y la clase obrera. En tiempos de guerra, esta tendencia de la burguesía se exacerba, es la tendencia al fascismo. Y el lunes 16 de marzo, Macron repitió seis veces que estaba en guerra.

La guerra de las masas es totalmente diferente porque es por medio del ingenio, la solidaridad, la ayuda mutua que derrotarán al virus COVID-19. Pero sobre todo, porque su verdadero enemigo, su verdadero objetivo es el que utiliza el virus COVID-19 para mantener y profundizar la explotación fingiendo luchar contra él. Y esa guerra no terminará mientras los que mantienen el sistema sigan en el poder.

¿El gobierno de Macron, como jefe del estado burgués, ha tomado en serio el COVID-19? Recordamos que antes de decir a las masas que dejaran de salir a los parques, 10 días antes del encierro, la pareja Macron había ido al teatro como si nada hubiera pasado. Agnès Buzyn, ex Ministra de Salud, dice ahora que ya en febrero sabía que COVID-19 sería “un tsunami delante de nosotros”! Y aún así no se ha hecho nada. Los funcionarios de salud tomaron medidas de gran envergadura en menos de una semana, cuando antes se nos dijo que no nos preocupáramos.

¡Qué hipocresía! Edouard Philippe, el Primer Ministro, denunció el viernes 13 las salidas al parque, al restaurante o al bar. Sin embargo, dos días más tarde, animó a todos a ir a votar. Este gobierno sólo dice lo que le conviene: estar en el parque al aire libre es un riesgo mortal, pero votar en una cabina de votación utilizada por todo el vecindario no tiene ningún riesgo!

Votar y trabajar: a eso nos reduce el estado burgués. Y ahora que se declara el confinamiento, sólo trabajo. A distancia para aquellos para los que es posible, sí, pero para los otros… Bueno, las fábricas, los centros de llamadas y los almacenes suelen permanecer abiertos: es el caso de Amazon, por ejemplo. A pesar de los riesgos y de las casi nulas medidas sanitarias (pares de guantes en el mejor de los casos), la clase obrera debe seguir haciendo mover toda la empresa.

Y para los trabajadores de la salud, el gobierno no está ayudando. Al comprometerlos sin contratarlos ni capacitarlos, al darles nuevas tareas (fabricación de geles y máscaras hidroalcohólicas) además de su trabajo habitual, el gobierno está llevando al límite a todas las personas que ya están al límite en este sector.

Esta es la situación del Estado francés: la crisis sanitaria se ha reforzado y ha puesto de manifiesto la crisis política que ya llevaba varios meses en marcha. Las masas están en primera línea, sobre todo la clase obrera, que es la más movilizada en ciertos sectores (distribución, mantenimiento, sanidad, centros de llamadas de informática e Internet…).

La crisis general del imperialismo en todo el mundo

Pero esta crisis no sólo afecta al Estado francés, sino que también socava todo el sistema imperialista mundial. Es un síntoma de contradicciones más profundas.

A menudo se dice de una cosa que los árboles no dejan ver el bosque. Esto es particularmente cierto con la crisis financiera desatada por el virus COVID-19. Así como la crisis de las hipotecas de alto riesgo fue el detonante de la crisis de 2008, la crisis de COVID-19 es el detonante de la crisis financiera de 2020, que tiene sus raíces en la crisis de la deuda (especulación sobre los beneficios gracias a las bajísimas tasas de crédito) por un lado y la caída del precio del petróleo por otro. Todas las burbujas estallan al mismo tiempo y duele. Los mercados están en picada en todos los continentes (aspecto financiero), y a nivel de la economía, la producción en todos los sectores se ve gravemente impactada.

Todos los capitalistas esperan ser salvados una vez más por el dinero público como en 2008. Excepto que esta vez no es tan fácil. Por lo tanto, se está desarrollando una crisis económica ante nuestros ojos y las repercusiones en las condiciones de vida de las masas serán grandes: despidos (ya anunciados por algunas empresas), pérdida de poder adquisitivo, endeudamiento, etc.

Varias contradicciones se acentuarán en el desarrollo de esta crisis: La contradicción entre los países imperialistas y los países oprimidos: La contradicción entre los países imperialistas y los países oprimidos: los países imperialistas no sólo serán responsables de los miles de muertes que se producirán cuando el virus COVID-19 se extienda en los países con una infraestructura sanitaria deficiente, por su papel en el mantenimiento de estos países en el subdesarrollo para saquear mejor sus riquezas, sino que además el saqueo de estos países aumentará, ya que es otra palanca que los imperialistas utilizan para garantizar la mayor tasa de ganancia posible y, finalmente, “calmar las quejas en casa” mediante la redistribución de algunas migajas del saqueo generalizado.

En todos los países, pero más precisamente en los países imperialistas como el Estado francés, la contradicción entre proletariado y burguesía. Para algunos capitalistas como Amazon, esta crisis es un gran negocio, que permitirá el desarrollo de nuevos monopolios. Como consecuencia de la crisis económica de 2008, se acentuarán y acelerarán las leyes laborales, la “reforma” de las pensiones y otros ataques a los derechos de los proletarios, con el fin de garantizar a los capitalistas la mayor tasa de ganancia posible.

Entre los propios imperialistas, esta situación desarrollará la tendencia guerrera del imperialismo en el exterior (además de la tendencia del fascismo en el interior). Los primeros testigos están ahí: cierre de fronteras, negación de la ayuda china, ataques financieros vinculados al costo del petróleo, chantaje a los migrantes, etc. Trump, el líder del imperialismo estadounidense, ya ha llamado a COVID-19 un “virus chino”, echando más leña al fuego en la lucha entre el imperialismo estadounidense y el socialimperialismo chino.

Esta crisis pone en tela de juicio el marco general de la sociedad capitalista

Esta crisis pone a la clase obrera y al proletariado de nuevo en el centro. Está claro que sin trabajadores en la producción, nada cambia. Incluso bajo el “desempleo parcial”, hay mucha presión para trabajar de una forma u otra. En efecto, es el proletariado, y más precisamente sectores enteros de la clase obrera, los que están al frente de la lucha contra el virus COVID-19, no el gobierno y sus ministros.

Pero sobre todo, está claro que el sistema actual sólo produce crisis, guerras, hambrunas, epidemias, miseria y no se puede permitir que continúe. Lo que esta crisis demuestra, con estas medidas “excepcionales”, es que de hecho todo cambia y puede cambiar, que no hay nada inmutable. ¡Podemos transformar esta sociedad!

El desafío que tenemos ante nosotros es continuar por el camino revolucionario, especialmente en estas circunstancias tan especiales. La tarea inmediata y diaria es construir la solidaridad dentro de la clase, ayudando y organizando con nuestros vecinos, vecinos si estamos totalmente confinados. Si seguimos trabajando de una manera u otra, entonces tenemos que empezar a organizar la lucha a semejanza de las huelgas que se están desarrollando en toda Italia y que ya han empezado aquí también para cerrar los sitios. Apoyemos a aquellos en el sector de la salud que se enfrentan a la pandemia y al ritmo insostenible establecido por este gobierno rapaz.

Aprovechemos también este período de viajes restringidos para educarnos y profundizar en la comprensión de la ideología y la línea política (véase bibiliomarxiste.net y causedupeuple.info, entre otros).

Para nosotros, la crisis no ha pasado: se tiene en cuenta como un factor adicional que debemos dominar para avanzar en el camino revolucionario. Para ello, el método es siempre el mismo: confiar en el potencial revolucionario de las masas y su creatividad. Avanzamos de manera disciplinada y con la seguridad necesaria para vincularnos en todas partes con las amplias masas.

¡Convertir lo negativo en positivo!

¡Desarrollemos el potencial revolucionario de la clase obrera y de las masas populares en condiciones difíciles!

¡La verdadera guerra que hay que librar es contra la burguesía y su Estado!”

Partido Comunista maoísta, 17/03/20

También te podría gustar...