Del bolsillo del Estado a los bolsillos de los Bancos y las Eps

Compartir
Del bolsillo del Estado a los bolsillos de los Bancos y las Eps 1

El pasado 21 de marzo el subpresidente Duque firmó el Decreto 444, con la idea de crear un fondo para mitigar la emergencia por la pandemia llamado FOME, el cual muchos habrán escuchado ha sido criticado por varios alcaldes y gobernadores con trinos airados, al igual que los dirigentes de las centrales sindicales llamaron a derogarlo el pasado 25 de marzo en la jornada de paro en casa.

El decreto es un asalto de frente al erario, es decir, a los bolsillos del pueblo a través de dos fondos que son al final plata de los trabajadores: el FONPET Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades Territoriales que alberga el pasivo pensional de los trabajadores oficiales de los diferentes departamentos, es decir, plata que los trabajadores han dado ya con sus aportes y con su trabajo. Y el FAE Fondo de Ahorro y Estabilización que alberga el pago por regalías de las compañías imperialistas por expoliar nuestro territorio y que obtienen de la explotación de los trabajadores colombianos.

El régimen se va a robar este dinero para entregárselo a la pobre viejecita del sector bancario sin nadita que tener en sus arcas, según cifras de la SuperFinanciera los bancos hasta octubre del año pasado habían ganado 18,4 billones de pesos. El atraco se referencia en el decreto entre toda la verborrea así: “Efectuar operaciones de apoyo de liquidez transitoria al sector financiero a través de transferencia temporal de valores, depósitos a plazo, entre otras”.

Y aunque el Ministro de Hacienda jure y perjure que eso no es cierto, la nariz le crece mientras hace sus declaraciones. De todos es sabido que existe una alianza entre el gobierno mafioso, Luis Carlos Sarmiento Angulo y el Grupo Empresarial Antioqueño, la cual ahora más que nunca es una alianza criminal. Porque el tal FOME se convertirá en un aparato burocrático manejado, no por la comunidad científica que sabe lo que se necesitaría para atender el pico de la pandemia, sino por los interesados en obtener ganancias con esto. Las EPS, mercaderes de la muerte, captarán esos recursos y no las IPS, los hospitales de todos los niveles, que son los que van a atender realmente la crisis y la mayor parte irá para los bancos.

Y si bien los alcaldes manifestaron su descontento, muchos como Claudia López se quedan en decir que manifestó su voz de protesta ante el presidente pero que al fin de cuentas él es el que manda. Petro, que muchos creen está del lado del pueblo, dijo que apoyaba el Decreto con la advertencia de que no se lo entregaran a las EPS directamente (sic), los dirigentes de las centrales llamaron a derogarlo, pero evidentemente el gobierno no lo iba a hacer y mucho menos con un cacerolazo el 25 de marzo.

El proletariado revolucionario ha llamado al pueblo a adherirse a una plataforma que contempla entre otras cosas: la centralización inmediata del sistema de salud bajo la administración del Estado, es decir, quitar de en medio las EPS. Dotarse de un equipo científico que sea el que especifique lo que se necesita para atender el pico que se va a presentar, adecuar hospitales, empresas para atender a los enfermos y empezar a producir ventiladores, UCI, y garantizar los implementos que se requieran para que el personal de la salud pueda realizar su labor con seguridad; realizar las tomas de muestra a todo el mundo para aislar a los que estén efectivamente enfermos.

Ahora, esta adhesión consiste en que si llegado el momento es necesaria la movilización para exigirla, hay que hacerlo, porque los ricos no son solidarios, esa no es su lógica y aunque muchos estén “donando” plata y mercados, son por un lado, limosnas y por otro, después lo van a cobrar con más impuestos, despidos, etc. y los politiqueros que lo están haciendo los van a cobrar con votos.

Compañeros obreros, campesinos, pequeños comerciantes, estudiantes, trabajadores informales, indígenas, llegado el momento hay que enfrentar a este régimen con la lucha revolucionaria, ¡solo el pueblo salva el pueblo!

También te podría gustar...