Allegar Finanzas para la Revolución es Cuestión de Conciencia Política

Compartir
Allegar Finanzas para la Revolución es Cuestión de Conciencia Política 1

¡A todos los amigos de la Unión! ¡A los camaradas y simpatizantes!

Apoyar económicamente el plan revolucionario de la Unión Obrera Comunista (mlm) de contribuir a la construcción del Partido del proletariado en Colombia, dispositivo estratégico para preparar y dirigir la insurrección hacia el triunfo de la Revolución Socialista, se presenta como un problema principalmente económico. Pero no es así. Tal es solo la apariencia del problema, en realidad, en esencia es un problema político.

Para ilustrar esto, se ha desarchivado un importante documento del año 2003, que a continuación se publica con pequeños retoques en la redacción y exceptuando pequeños pasajes alusivos a problemas concretos de esa época, que hoy resultan extemporáneos.

ENTREVISTA AL CAMARADA JORGE SOBRE SU GRAN TRABAJO DE CONTRIBUIR CON LAS FINANZAS PARA LA UNIÓN

La presente entrevista fue realizada por el periodista de Revolución Obrera al camarada Jorge, quien es el mejor activista de la Unión en el terreno de las finanzas, siendo quien más cotizantes de las masas ha logrado aglutinar para que le contribuyan a la Unión Obrera Comunista (mlm) con su apoyo económico de una cuota fija mensual.

La labor que desarrolla este apreciado compañero con la consecución de fondos para la Unión, apoyándose en la fuerza de sus argumentos, en sus propios esfuerzos y en el apoyo de las masas, a quienes profesa un gran cariño, es un fiel ejemplo de la aplicación práctica, del criterio de ser los primeros en soportar los sacrificios y los últimos en disfrutar de los beneficios, de no ser liberal con los recursos para la organización y de apoyarse en las masas sin reservas, teniendo un enorme cariño hacia éstas.

PeriodistaCompañero ¿A qué atribuye usted que sea tan difícil que muchos obreros conscientes y revolucionarios, entre ellos los compañeros nuestros, entiendan que hay que apoyarnos en nuestros propios esfuerzos y en la ayuda de las masas para financiar la revolución?

Jorge: Esto se da primero por la influencia perniciosa que nos ha dejado el movimiento revolucionario dirigido por la pequeña burguesía en los últimos treinta años1 en Colombia, y lo segundo es porque las masas a raíz de la derrota que tuvo el movimiento obrero en el mundo y en particular en Colombia, olvidan la experiencia que ha dejado la clase obrera de cómo se financian las tareas de la revolución; es decir, que las masas mismas no saben que la revolución la deben financiar ellas mismas y la militancia revolucionaria. Esto hace que haya cierta reticencia a entender la importancia de los aportes para la revolución. Y el tercer aspecto es la vivencia en el capitalismo, que tiene un fenómeno que le es inherente como es la corrupción, lo que ocasiona que las masas desconfíen de una organización que en el momento es verdaderamente revolucionaria y que persigue los verdaderos intereses del proletariado. Por ese mismo fenómeno del capitalismo las masas desconfían de que seamos otra institución más que, de alguna manera, a nombre del beneficio del conjunto de la sociedad les vaya a sacar plata.

1 Hoy ya son cuarenta y siete años

Periodista¿Qué es lo que mueve su actitud para tomar como prioridad el cumplimiento con la cuota estatutaria y de hacer los sacrificios económicos que sean necesarios para beneficio de la Unión?

Jorge: Lo primero, es que considero que la cotización estatutaria es un apoyo material a la revolución, y hay muchos militantes que no lo han entendido así. Tengo la convicción de que la cuota es un artículo de primera necesidad como la carne, el arroz, etc., y entonces por tanto no puede faltar en la mesa, y eso implica conciencia. Si tenemos conciencia nos disciplinamos y cumplimos a tiempo, porque la revolución no se puede aplazar; porque las tareas no se pueden aplazar, entonces eso nos obliga a cumplir.

Periodista¿Qué opina usted de la posición de que debemos proceder prioritaria o únicamente a expropiar a la burguesía para financiar las tareas de la revolución, y de que la revolución no se puede convertir en una carga para las masas pobres por sus múltiples dificultades y pobreza?

Jorge: Yo estoy firmemente convencido de que si no nos apoyamos en las masas con la cotización estatutaria, esto se sale de que son ellas las hacedoras de la historia, es decir, estaríamos negando que la revolución la hacen las masas y la financian las masas, en palabras de Marx, sería que “la emancipación de la clase obrera debe ser obra de la propia clase obrera”.

De otro lado, la revolución de alguna manera es una carga para las masas, pero más que una carga es la empresa más rentable, como decía un camarada nuestro. Frente a la expropiación de las sociedades de los capitalistas es algo importante dentro de la consecución de recursos para la revolución, pero esto siempre y cuando estas acciones correspondan al nivel de conciencia y organización de las masas, quienes nos apoyarán con informes y fuerza para la consecución de recursos; esto es actuar acorde a los principios establecidos de la consecución de recursos y que fueron presentadas en el periódico Revolución Obrera número uno, es decir, siempre apoyándonos en esa base para procurar no salirnos de los lineamientos que ha tenido el movimiento obrero en el mundo.

Periodista¿Qué opina usted camarada de los compañeros que aún comprometiéndose con las masas a través de los estatutos, a ser obreros de vanguardia y sacrificar un día de salario mensual para la revolución, no lo hacen con honestidad, incumpliendo con el porcentaje que estrictamente corresponde a todo el salario total que reciben?

Jorge: Esto es una manifestación —¡y muy penosa!— de desconfianza en la revolución. Como lo dije al principio, hay una influencia perniciosa de la pequeña burguesía en algunos militantes de la Unión, donde son en procura de que la revolución se financie sin que les cueste mucho esfuerzo; también por manifestaciones de individualismo, porque primero piensan en sí mismos y en sus familias y después en la revolución, y por eso no dan la plata con que se comprometieron a aportar como parte de su propio salario, no solo ante la Unión sino y ante todo con el movimiento obrero, y por eso dan menos. Esta actitud no se puede calificar más que como falta de disciplina proletaria, de vacilación con la convicción frente al advenimiento del inminente porvenir revolucionario de la sociedad. Y aún más, el no cumplimiento con la cuota estatutaria: un día de salario al mes calculado sobre toda la totalidad del ingreso anual (incluyendo cesantías, primas, recargos, extras, incentivos, etc.), atenta contra la unidad de la Unión Obrera Comunista (mlm), porque pasa de largo de manera liberal, el compromiso de la organización con el movimiento obrero; con ello se le hace el juego a la burguesía, pues se resta convicción y energía a nuestras filas para que cumplamos firmemente con el propósito que nos hemos fijado de hacer la revolución socialista en Colombia, y obviamente financiarla con nuestros esfuerzos y con el apoyo de las masas, que además nos resta credibilidad entre éstas.

Periodista¿Qué análisis hace usted de las finanzas de la Unión, de su perspectiva para ganarse el apoyo de las masas y de avanzar en sus tareas? Y ¿Qué cree que es lo que más se interpone en este camino?

Jorge: Los recursos económicos de los militantes y colaboradores de la Unión son escasos, y mirándolo con objetividad, difícilmente alcanzan a resolver el conjunto de las necesidades de la Unión, ante todo de tener (…) compañeros profesionales dedicados por completo a las labores que la organización les imponga, que sean bien pagos, no mal pagos como están ahora (…). En resumidas cuentas, la situación del conjunto de la militancia y de los colaboradores de la Unión es el reflejo de la situación de toda la clase obrera y el pueblo en general, una situación de miseria. La perspectiva en el terreno de las finanzas para la Unión es prometedora porque su línea es la de proletariado revolucionario, que es la línea para la revolución en Colombia, que encarna el futuro luminoso, el porvenir… hasta en el terreno de las finanzas se expresa esto, así ahora estemos pasando por penurias. Lo que se interpone primero que todo [en] el camino de ganarnos el apoyo de las masas para financiar nuestras tareas, es que necesitamos elevar el nivel de compromiso de toda la militancia (…). Y tenemos que superar los esfuerzos que ya se han hecho, (…) procurando que todos los obreros conscientes organizados cumplamos con la cotización estatutaria: este es el principal atranque. (…)

Periodista¿Qué sugerencias le hace usted [a] los obreros conscientes que cotizan para la Unión y el periódico, para que ganen, atiendan y logren mantener a sus cotizantes?

Jorge: Lo primero es que para conseguir cotizantes lo principal es la propaganda, aplicando el Marxismo-Leninismo-Maoísmo vivo a la realidad, haciendo propaganda en general de las ideas de nuestra ciencia de la revolución proletaria; esto implica: llevarles a los obreros y simpatizantes la propaganda sin falta y con persistencia: el periódico2 , volantes y artículos interesantes, inclusive de comunistas internacionales; es decir propaganda que esté acorde a sus aspiraciones y preferencias revolucionarias. El segundo aspecto es ser muy cumplido con el cobro de los aportes —no ser liberal, dejando pasar la fecha e incluso no cobrando—. No debe darnos pena cobrar la cuota mensualmente, pues las masas ya nos han autorizado; pero eso sí, no se debe olvidar mostrarle a la gente del pueblo que nos colabora, que esto no es una vacuna, sino que es un aporte voluntario hasta cuando ellos quieran. También es demasiado importante para mantener los cotizantes, preocuparnos por su situación, que es la situación de las masas, y ayudarles a resolver los problemas de manera práctica. Por último, debemos llevarle los problemas de la organización a las masas para que ellas lo sientan como propio y nos ayuden a resolverlos. Aquí tuve una experiencia digna de contar con un obrero cotizante, quien por la agudización de su situación económica no le iba a seguir contribuyendo a la Unión con su aporte mensual, inmediatamente le comuniqué la penosa situación de finanzas de nuestra organización incluso mostrándole un informe, y así continuo pese a todo cumpliendo con su cuota.

2 Hoy accesible digitalmente en el portal www.revolucionobrera.com

Para finalizar, lo que más quisiera resaltar porque me parece de lo más importante para ganar cotizantes, es que cualquier obrero consciente que quiera ganar el apoyo de las masas para que le contribuyan económicamente a la Unión Obrera Comunista (mlm), y en especial a través de cotizaciones mensuales, tiene que tener como base el no abusar de las masas; porque si abusamos de ellas no van a confiar de nosotros y no nos van a decir sí con facilidad. El amor a las masas se demuestra es no abusando de ellas, no comportándonos como caudillos pequeño burgueses, que le cobramos directa o indirectamente los favores a la masas y buscamos beneficios particulares del infinito agradecimiento que ellas nos demuestran por nuestra ayuda en su lucha o vida cotidiana. Esto amerita una gran responsabilidad, incluso con nuestros mismos parientes y amigos, de no recostarnos a ellos, no quedarles mal ante los compromisos que asumamos, ni mucho menos engañarlos con falsas promesas. Es decir debemos ser para las masas ante todo sus desinteresados servidores y no unos hipócritas cobradores, como lo sería cualesquier oportunista traidor, que solo defiende a los trabajadores pero para recibir beneficios a cambio.

Periodista: ¿Qué mensaje quiere dejar a los lectores de Revolución Obrera y a los militantes de la Unión para que nos ayuden cada vez más con la financiación de las tareas que requiere la revolución?

Jorge: Primero, para los militantes de la Unión: que cumplan con la [orientación] (…), en esa misma medida nos vamos ganando a las masas a que vayan asumiendo un compromiso mucho mayor con las tareas de la Organización. En cuanto a los colaboradores de la Unión, lectores del periódico, y a las masas en general, la idea es que entiendan que la organización que ahora tenemos, la Unión Obrera Comunista (mlm) y el periódico Revolución Obrera, su órgano de expresión, son el mejor aporte que ha habido en Colombia para la clase obrera y el pueblo en general en los últimos treinta años3 ; entonces por eso esperamos que las masas consideren el gran valor de la organización y del periódico para el futuro porvenir de su lucha, y además que comprendan los enormes sacrificios que la militancia estamos haciendo para que algún día próximo seamos merecedores de todo su indispensable apoyo.

Secretaría de Finanzas

Unión Obrera Comunista (mlm)

3 Hoy, ya son cuarenta y siete años.

También te podría gustar...