Ser gay en el NPA – Ang Bayan

Ser gay en el NPA – Ang Bayan 1

Tomado del portal Revolución Filipina

Artículo del periódico Ang Bayan (El pueblo), órgano oficial de publicación del CPP, que recoge el testimonio de un combatiente LGTB, Ka Oliver. Traducido y editado en castellano por Ediciones Dos Cuadrados, para su libro «El comunismo ante la cuestión LGBT+».

«Cuando era joven, mi padre siempre quiso que me alistara en el ejército con la esperanza de deshacerse del gay que había en mí. Ahora que he crecido –sigo siendo tan gay como siempre– su deseo se ha cumplido. Sin embargo, me convertí en un soldado de un ejército diferente, uno mejor. Soy un combatiente rojo del NPA».

Ka Oliver es uno de los muchos compañeros gays y lesbianas que abrazaron la lucha armada revolucionaria en el campo. Le gusta bromear cuando recuerda su infancia y las dificultades de crecer como homosexual en una familia conservadora. Pero cuando explica lo que defiende, se muestra serio y decidido.

«La única forma en que la comunidad LGTBQ puede encontrar la liberación de la opresión de género es acabando con la opresión de clase». Para él, la lucha filipina contra el colectivo LGTBQ debe abarcar la lucha por el desmantelamiento de las condiciones semicoloniales y semifeudales de la sociedad filipina que engendra y perpetúa la opresión, la discriminación y la persecución fascista no sólo de la comunidad LGTBQ sino de todas las clases oprimidas».

Antes de unirse al NPA, la noción de Oliver sobre el «orgullo gay» estaba muy influenciada por las ideas burguesas y posmodernistas centradas en el individualismo, y desvinculadas de las realidades sociales de la lucha de clases. En aquel entonces, su comprensión se limitaba al orgullo y a la autoaceptación, sin tener en cuenta las condiciones materiales y las estructuras que niegan a las personas –homosexuales o no– sus derechos democráticos. «¿Cómo podemos tener “orgullo” cuando se nos priva de educación, cuando se nos explota, cuando no podemos alimentar a nuestras familias o cuando se nos expulsa de nuestra tierra y de nuestro único medio de vida?», dijo.

Ka Oliver cree que ser un gay “despierto” significa comprender firmemente las verdades universales de la lucha democrática nacional más allá de las políticas de identidad de género. «Debemos unirnos con otras clases y sectores contra un enemigo común. Gays o no, todos somos víctimas del imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático», dijo.

Luchador gay

Vivir como revolucionario gay en el campo tiene sus retos adicionales, pero para Ka Oliver, el hecho de que el CPP y el NPA respeten y apoyen a la comunidad LGTBQ marca la diferencia.

De vez en cuando, experimenta vestigios de discriminación y nociones patriarcales, aunque no tan viciosos y sistémicos como los que experimentó antes de unirse al movimiento revolucionario. «Los años en el NPA me han templado lo suficiente como para saber que estos comentarios generalmente no se expresan para herirme o avergonzarme. A menudo, provienen de la representación unilateral y denigrante de los homosexuales en los medios de comunicación. Otros también son simplemente una preocupación genuina por el bienestar de un “pequeño burgués de modales suaves”».

Para contrarrestar las opiniones miopes, Ka Oliver participa activamente en debates para cuestionar los estereotipos de género.

«Como miembros de la comunidad LGTBQ, no debemos permanecer como receptores pasivos de la aceptación. En lugar de esperar a que las masas nos acepten, debemos dirigirnos a ellas directamente y compartir nuestras experiencias y luchas. Podemos conocer de primera mano sus luchas y encontrar puntos en común».

Oliver confía en que los prejuicios de algunos compañeros y de las masas sobre los homosexuales puedan corregirse mediante la educación constante, la remodelación proletaria y la crítica y autocrítica. Él mismo sigue luchando por rechazar las ideas individualistas y liberales burguesas del llamado “orgullo gay”, que se ha dado cuenta de que son explotadas por la clase dominante para mantener el statu quo, y ocultan las verdaderas raíces de los prejuicios de la sociedad contra la comunidad.

Relación revolucionaria

«En cuanto a las relaciones, a mi generación también se le ha inculcado la noción de que el “orgullo” significa poder mantener encuentros sexuales anárquicos con múltiples parejas, sin ningún reparo en sus consecuencias. Dentro del movimiento, la política del Partido sobre el noviazgo y el matrimonio pretende garantizar que las mujeres y las minorías sexuales estén protegidas de la violencia, el acoso y el oportunismo sexual».

En los años 90, el Partido institucionalizó que todas las relaciones LGTBQ deben estar bajo conocimiento y desarrollo colectivo como las relaciones heterosexuales. Todas las parejas LGTBQ tienen los mismos derechos dentro de la relación, y disfrutarán de todo el apoyo y la atención del Partido, al igual que las que mantienen relaciones heterosexuales.

«La aceptación y protección incondicional del Partido a la comunidad LGTBQ no es una mera palabrería, sino una cuestión de principios». «Dado que ahora formo parte de un colectivo más amplio, de una lucha más grande, la forma de mantener la disciplina no es simplemente una forma de reprimir mis impulsos sexuales, sino un aspecto de mi remodelación proletaria», concluyó Ka Oliver.

Al celebrar este mes de junio el mes del orgullo, los revolucionarios gays enarbolan con orgullo la bandera de la lucha democrática nacional. «No puede haber orgullo si no hay liberación para todos nosotros».

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *