REGODEANDO CON LA FARSA

Compartir

REGODEANDO CON LA FARSA 1

Aprovechando el ingenio característico del pueblo colombiano, damos publicidad a algunos mensajes de nuestros amigos en los medios digitales.


ENTRE LA PESTE Y LA MALARIA

Saben que en cuanto a tibiezas se trata, creo que hay una confusión entre el contenido y la forma:

Fajardo muestra una forma desesperadamente indecisa, no me lo imagino decretando y explicando la subida del 4% de salario mínimo en diciembre con ese habladito mar…, pero su contenido económico no es tibio ni mucho menos, es más de lo mismo.

Petro por su parte, se pinta de izquierda y como cosa muy diferente, pero en el trasfondo económico es el más tibio de todos: no le gustan los excesos del capitalismo, pero busca promover la «sociedad de clase media», es decir, la competencia de capitales, que es la madre de la acumulación de grandes capitales.

Fajardo se hace el tibio y no lo es; Petro se hace el radical y es bien tibio. Ambos le siguen el juego al sistema y ninguno de los dos sirve.

De «el Duque» no hablo porque está montado en el caballo y no hay duda de que su gobierno será la peor enfermedad que nos deje esta «fiesta democrática».
Como siempre, eligiendo entre la peste y la malaria.

¿CUÁL CANDIDATO LE GANÓ A LA ABSTENCIÓN?

La abstención fue de casi el 47% le ganó a cualquiera de los candidatos. Pero no será un triunfo aún porqué nos falta hacer de esa fuerza, de los que votaron en blanco y de los que anularon el voto, un Paro General de la Producción, una gran huelga política que conquiste los derechos más urgentes. En contra tenemos partidos que se dicen obreros y revolucionarios que engañan a tantos haciendo creer en salvadores supremos. Tenemos en contra que quienes se rasgan las vestiduras por Petro o Fajardo creen que por depositar el voto en una urna cada tanto hacen mucho por el país, pero en el momento del paro Campesino, de la toma de tierras, del paro de trabajadores en la universidad, tienen cosas más importantes que hacer. Y ni que decir de los dirigentes sindicales que promueven la unidad por un candidato pero se callan y se limitan a palmaditas en la espalda a los luchadores cuando se requiere de unidad real para la huelga y el paro.

Los que hacen parte del establecimiento muy contentos, triunfalistas por las elecciones y por la participación mayor, que sigue siendo todavía baja, más de 17 millones no votaron de 36. Y la caterva de adocenados pequeñoburgueses entre tristes y esperanzados. Así se ve el panorama. Por un lado los que se reunieron ante el clisé de la anticorrupción y la educación como cura para todos los males del capitalismo y del otro los que se reunieron ante la moda de la lucha contra el cambio climático y la fisiocracia, también como curas para los males de capitalismo. Está siempre el coco de la derecha y su relación con la «paz», una «paz» que ya la ganó la burguesía a su favor: el desarme fue real, ya historia.

Así se está entre la fantasía y la demagogia de la pequeña burguesía de «capitalismos democráticos», «justicia social», «restauraciones morales» y «ciudadanías» abstractas, y del otro la burguesía y los terratenientes anclados en el poder con sus privilegios y sus relaciones con el capital trasnacional.

Los resultados electorales casi confirmaron las cifras de las encuestas de los grandes medios, se reencaucharon, estaban desprestigiadas. Los resultados dan ganador otra vez al «títere», pero dividida la pequeña burguesía sumaría más. Nada halagüeño para las masas proletarias, para el productor directo, pues gane quien gane se prevé la gestión del capital con su consabida explotación del trabajo y crecimiento de la pobreza y la miseria. Las condiciones globales de crisis del capitalismo tienden a acentuarse.

¿PETRO ES DE IZQUIERDA? ¿HAY IZQUIERDA PROCAPITALISTA?

Petro en la W Radio el 29 de mayo dijo: «Mi propuesta no es socialista; es al contrario, es el desarrollo del capitalismo». Lo mismo propusieron George W. Bush y Donald J. Trump.

«He sido de izquierda y no me arrepiento. Pero no propongo un programa de izquierda. No propongo un programa socialista. Eso no funcionó. El problema de Colombia es que no se ha desarrollado el capitalismo. ¿Una clase media rural qué es? ¿Socialismo? No. Nuestra propuesta es una clase media rural con tierras productivas que deben tener métodos privados y tener métodos mercantiles, en esa medida lo que estamos proponiendo es el desarrollo del capitalismo. Lo que proponemos es el desarrollo de un capitalismo democrático», afirmó Gustavo Petro.

También te podría gustar...