#YO SÍ PARO

Compartir

#YO SÍ PARO 1

Cada huelga recuerda a los capitalistas que los verdaderos dueños no son ellos, sino los obreros, que proclaman sus derechos con creciente fuerza. Cada huelga recuerda a los obreros que su situación no es desesperada y que no están solos”. Lenin

°#YO SÍ PARO debe ser la voz del respaldo obrero a la huelga de los pilotos de Avianca, que en apenas 8 días ha desquiciado a los grandes empresarios, al darse cuenta que sin el trabajo de los asalariados, sus negocios no producen nada por sí solos.

°#YO SÍ PARO debe ser la respuesta de todos los trabajadores al gran parásito Efromovich quien ha llamado «criminales» a los huelguistas y sus peticiones. Grave acusación inadvertida para los gobernantes y la prensa títere de los capitalistas que la subsidian, pero no para los huelguistas y demás trabajadores quienes por empuñar el arma de la huelga para exigir sus reivindicaciones básicas inmediatas, son criminalizados por el criminal Efromovich adueñado de la noche a la mañana de 5.500 hectáreas de la Hacienda La Gloria producto del despojo a sangre y fuego de los campesinos.

°#YO SÍ PARO debe ser la voz de apoyo del pueblo a la huelga de los pilotos de Avianca, que al tocar el bolsillo de grandes capitalistas les recordó que son parásitos vividores de la explotación del trabajo ajeno, un privilegio garantizado por la fuerza del Estado que los representa como clase, por las leyes que protegen sus intereses y por el Gobierno que es el administrador general de sus negocios.

°#YO SÍ PARO dijeron 702 pilotos en una pequeña huelga y pusieron a temblar a los capitalistas de otras empresas aéreas, del turismo, de los gremios empresariales, apresurados todos a dar apoyo a los superexplotadores de Avianca y a exigir al Gobierno que imponga un Tribunal de Arbitramento, demostrando que es falsa la mentada neutralidad del Estado y del Gobierno en los conflictos laborales, pues son instituciones políticas de clase, instrumentos de explotación al servicio de los capitalistas. La letra constitucional del carácter democrático general del Estado burgués es una gran mentira; en los hechos es democracia para los ricos y dictadura para los pobres. El derecho de huelga en Colombia también es letra muerta, no solo por las limitaciones impuestas en las mismas leyes que dicen garantizarlo, sino porque los capitalistas como abiertamente lo dijo el esperpento Efromovich, lo consideran un crimen para sus intereses.

°#YO SÍ PARO han dicho los habitantes de Ciudad Bolívar, Buenaventura, Chocó, Putumayo, los jueces de Asonal, los guardias del Inpec, los maestros, los campesinos… enseñando que los trabajadores no pueden confiar la solución de los problemas al arbitrio de las leyes y los gobernantes. ¡Hay que ejercer los derechos para hacerlos valer! ¡Conquistar el derecho de huelga ejerciéndolo en la práctica! como lo están haciendo los pilotos de Avianca.

La generalización del #YO SÍ PARO que se viene dando en la ciudad y el campo, causa pavor a los empresarios y al gobierno, tanto así que el presidente de la ANDI que agremia a los grandes explotadores industriales, reconoce que «En Colombia se ha vuelto costumbre que quien pide algo lo hace por la fuerza», y es la verdad, nada ha tenido la clase obrera ni el pueblo que no haya conquistado por la fuerza. Ese es camino a seguir, sin ilusiones en las dádivas de los explotadores, sin ilusiones en las promesas de los politiqueros, sino por las vías de hecho confiando en la gran fuerza de la unión de los trabajadores, en la gran fuerza de la alianza de los obreros y campesinos, que cuando en la historia han armado sus mentes con la conciencia revolucionaria y sus brazos con fusiles, no solo han conquistado las inmediatas reivindicaciones de sus pliegos, sino grandiosos objetivos como el poder político en la sociedad para imponer la ley más temida por los explotadores, la ley que pone fin a su privilegio de enriquecerse sin tener que trabajar, la ley de ¡QUIEN NO TRABAJA NO COME!

También te podría gustar...