Trabajen los que sí son vagos

Trabajen los que sí son vagos 1

Trabajen vagos, es lo que Claudia López prácticamente les dice a los maestros que se niegan a volver a la presencialidad. Trabajen vagos, le dice a quienes por más de un año sostuvieron sobre sus espaldas el sistema educativo, cuando ni la Secretaría ni el Ministerio de Educación, brindaron el soporte técnico necesario para la virtualidad – ni para los docentes, ni para los niños-.

Trabajen vagos, una frase cizañera que quiere hacer ver que los maestros no quieren trabajar bajo las condiciones que ellos imponen y que hoy, deja casi un centenar de contagios por Covid-19 en dos semanas de regreso presencial solo en Bogotá. De ahí que el gremio docente se tenga que pronunciar, porque lo que está en juego es la vida, y no solo la de los docentes, sino la de los estudiantes y detrás de ellos la de sus familias. Pareciera que la alcaldesa, la secretaria y la ministra no entendieran eso, pero, al contrario, lo saben perfectamente. Lo que pasa, es que el hecho de que la educación continúe siendo virtual, le impide el movimiento de miles de millones en alimentos, rutas y demás; movimientos con los que las instituciones del Estado y, las grandes empresas con las que negocian se embolsillan en corrupción un buen rubro, o por decirlo de manera elegante, “es necesario reactivar la economía”.

En medio de este terrible panorama de reactivación económica, que implica muerte para el pueblo, la lucha se hace sentir. Ya un grupo de docentes completa varios días de toma de la Secretaría de Educación, exigiendo garantías para el retorno seguro a clases, porque al contrario de esos sí vagos, como Claudia López, la Ministra de Educación, etc… que solo están para gastar el erario público, que no producen, que son parásitos, los docentes no son unos vagos, ponen de su salario para garantizar la atención a sus estudiantes, dedican más tiempo del legalmente establecido y hasta se trasladan a lugares apartados para hacer llegar el material de estudio a quienes no tienen acceso a conexión.

Maestros, estudiantes, padres de familia y demás trabajadores deben unirse a esta lucha, como ya lo están haciendo los padres de familia en Bogotá, porque el derecho a la educación -por el que el Estado capitalista y sus medios de comunicación se rasgan las vestiduras cada vez que hay paro- debe garantizarse resguardando por encima de todo la vida.

Esta lucha necesita el respaldo de todo el pueblo colombiano porque es una de las exigencias del Paro Nacional, y junto con las demás, deben ser conquistadas con la fuerza poderosa y organizada de las masas, quienes nuevamente deben retomar la movilización, el paro y el bloqueo, esta vez con mayor organización, contundencia y unidad de todos los trabajadores del campo y la ciudad.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.