Soldados denuncian a las cúpulas del Ejército por incumplimiento de los compensatorios prometidos

Compartir
Soldados denuncian a las cúpulas del Ejército por incumplimiento de los compensatorios prometidos 1

Se conocieron varias denuncias de soldados del reaccionario Ejército burgués, en las que afirman, que los altos mandos militares les prometieron algunos días compensatorios para pasar Navidad y Año Nuevo con sus familias, si cumplían ciertas metas de erradicación forzada; sin embargo, aún siguen en las zonas donde operan, sin esperanzas por ahora, de poder regresar a sus casas.

Mientras el régimen, en cabeza de su Ministro de Defensa saca pecho mostrando cifras de erradicación de cultivos ilícitos; los soldados, que son los que le ponen el pecho a la situación, son engañados con falsas promesas de recibir unos días para visitar a sus familias. ¡Ese es el premio que reciben por maltratar, herir y asesinar a humildes jornaleros agrarios, que no tienen otra opción que vender su fuerza de trabajo a las mafias que se lucran de la producción y distribución de psicotrópicos!

“Yo llevo más de 7 años sin salir un diciembre y a principios de año nos dijeron que nos iban a mandar a erradicar; nos prometieron que si cumplíamos las metas, este año nos sacaban en diciembre. Nosotros cumplimos las metas, somos un pelotón bastante grande y ya nos dijeron que nos iban a sacar el 5 de diciembre a permiso y eso no ha sucedido”. Este testimonio de un soldado, resume la situación que vive la mayoría de la tropa que es enviada al campo colombiano a asesinar jornaleros y campesinos pobres y medios, mientras los grandes capos del narcotráfico se codean en los clubes sociales de las ciudades capitales revestidos de inmunidad política y judicial. ¡Qué fácil es coger a tiros o culatazos de fusil a humildes trabajadores agrícolas, mientras los responsables de la economía mafiosa que reina en Colombia, legislan desde el Congreso, siguen acomodados en el sillín presidencial, superexplotan fuerza de trabajo o viven del interés bancario o de la renta de la tierra!

Los soldados en general, están llamados a rebelarse contra sus mandos superiores ante cualquier arbitrariedad que estos cometan, pues aún en las filas del asesino Ejército, se cumple la ley de que donde hay opresión, hay resistencia. Pero no basta con esto. Es necesario que los soldados que son hijos de obreros y campesinos, se opongan activamente a apretar los gatillos de sus fusiles contra el pueblo desarmado; e incluso detener -usando la fuerza si se requiere-, a sus compañeros de tropa que atenten contra las masas trabajadoras. Ya está claro, que el pago que reciben por parte del Estado burgués por reprimir al pueblo es el incumplimiento de las promesas hechas, mientras los Coroneles y Generales disfrutarán de cenas navideñas acompañados de sus familias, de lujos y comodidades a costillas del frio, el calor, el hambre, el aislamiento, la humedad, enfermedades y desprestigio que sufre el grueso de la tropa. Por lo tanto, no vale la pena azotar a las masas populares que se rebuscan su sustento diario. Y en vez de maltratar a los cultivadores que viven de un jornal, deben voltear sus fusiles contra los verdaderos enemigos del pueblo.

Los soldados deben saber que los obreros revolucionarios se proponen construir el Partido político del proletariado, para organizar la revolución proletaria en Colombia, que ponga fin a la opresión del Estado de los ricos contra el pueblo y en la cual los soldados que se pasen al lado de la revolución harán parte del pueblo en armas que sustituirá el actual Ejército burgués,g institución separada de las masas y creada para reprimir su rebeldía.

También te podría gustar...