REINTEGRAR LOS TRABAJADORES DEL HUV ES GARANTIZAR LA SALUD PARA EL PUEBLO

Compartir

REINTEGRAR LOS TRABAJADORES DEL HUV ES GARANTIZAR LA SALUD PARA EL PUEBLO 1

Desde octubre de 2016 cuando la gobernadora del Valle del Cauca Dilian Francisca Toro, representante de la burguesía en el Estado a nivel regional, propició la masacre laboral de cerca de 457 trabajadores en el Hospital Universitario del Valle, la lucha no se ha detenido; por el contrario, persiste por parte de los trabajadores de base de este centro hospitalario. Los obreros vienen librando una dura batalla continua por tratar de ser reintegrados a sus puestos de trabajo, y por consiguiente se mantenga el carácter público del Hospital más grande del suroccidente colombiano que le presta los servicios a las más amplias masas de esta región del país.

Trabajadoras y trabajadores que llevan 15, 20, 26… años de laborar en el Hospital y que son el soporte económico de sus familias con la única fuente de ingresos que son sus salarios, son ahora despedidos por no ser convenientes a los ruines intereses de los ricos mercaderes de la salud, quitándoles los derechos y conquistas laborales históricamente arrebatados con la lucha. Hay que señalar que de los 457 trabajadores despedidos, la mayoría pertenecían al sindicato de trabajadores públicos SINSPUBLIC, cuyas directivas patronales en cabeza de la presidenta Alba Lucía Campas, de forma cómplice no hicieron nada por luchar por el reintegro de sus afiliados, a quienes supuestamente representaban y defendían, en un claro ejemplo de lo que es el sindicalismo burgués que entrega las luchas de los obreros al patrón.

Se debe recordar que Alba Lucia Campas apoyó de forma directa la masacre laboral a manos de la gobernadora, señalando que aunque no se estuviese de acuerdo con la entrada del Hospital a Ley 550 o de quiebras, era una buena medida para salvarlo de la crisis y con gran cinismo agregó que así se podía prestar un buen servicio y garantizar el bienestar de los trabajadores. ¡Esta clase de directivos no representan los intereses de la clase obrera, representan los intereses de los capitalistas! De los 457 trabajadores despedidos, solo 137 pertenecientes a los sindicatos SINTRAHOSPICLINICAS y SINTRAHUV, se han mantenido en resistencia luchando por su reintegro, y aproximadamente 64, de SINSPUBLIC, que lograron el reintegro, no lo han hecho efectivo porque carecen de una directiva consecuente con la lucha.

Para contrarrestar la masacre, los trabajadores instauraron una acción de tutela con el propósito de ser reintegrados, la cual ganaron en primera instancia. El fallo de esta acción fue apelado por la gobernadora, siendo ratificado en segunda instancia a favor de los trabajadores. Sin embargo, las intenciones perversas de la gobernadora por querer privatizar el Hospital no se han quedado en acatar los fallos que no han favorecido sus intereses, llevando el caso a la Corte Constitucional esperando encontrar eco allí. Así pues, en un fallo de este tribunal, se deja en manos de los jueces laborales la resolución del caso y de manera indirecta le permite a la gobernadora interpretarlo a su conveniencia; en resumidas cuentas, la Corte avala la masacre, ya que todo está ajustado a la constitución y ella no ha hecho nada ilegal.

Es conocido que la gobernadora tiene inversiones en la salud, siendo de su interés el negocio jugoso que representa el HUV, porque es un gran botín que produce grandes ganancias, y cuenta para su perverso propósito con el amparo del Estado burgués a través de la nefasta Ley 100 y otro tipo de patrañas que han llevado a la salud a la presente crisis. Para que el negocio sea aún más rentable, necesariamente se deben reducir los gastos de operación. Prueba de ello es la contratación de nuevo personal mediante las cooperativas y la tercerización que se está dando para las diferentes áreas del Hospital, como por ejemplo lavandería, una de las más afectadas. Esta es la estrategia que está implantando Dilian Francisca Toro para acabar con los sindicatos, desnaturalizándolos de su papel como defensores de los atropellos del patrón y escuelas de socialismo, para convertirlos en intermediarios de la contratación, lo cual no es más que un disfraz para tercerizar a los trabajadores y superexplotarlos y oprimirlos más de lo que están, y así aumentar las ganancias para llenar los bolsillos de esta mercader de la salud y sus secuaces en este negocio. Por lo cual, el Hospital pasaría a ser manejado por los privados, donde se pondría la ganancia al mando y los servicios serían prestados al pueblo siempre y cuando tuviera con qué pagarlos.

Por ello, compañeras y compañeros trabajadores, aunque la solución definitiva al problema de la salud solo será posible en el socialismo, cuando los obreros y campesinos gobiernen la sociedad, hay que persistir en la lucha directa por el reintegro inmediato a sus puestos de trabajo, con la fuerza de las bases que ustedes tienen y representan, sin dejarse embaucar por las artimañas de la gobernadora y de su séquito de funcionarios; rechazando a los demagogos y politiqueros que dicen defenderlos pero en el fondo solo pretenden sacar partido de su situación para sus mezquinos intereses.

Los trabajadores de la región deben solidarizarse con sus hermanos que están llevando a cabo esta lucha, pues ella también debe ser suya; porque el problema de la salud involucra a todo el pueblo trabajador, cuya fuerza es la única que puede impedirles a un puñado de ricos parásitos acabar con un servicio social esencial; porque la victoria de los trabajadores del HUV representaría un triunfo del pueblo y serviría de ejemplo para frenar la voracidad de los parásitos explotadores y garantizar la salud para el pueblo.

¡VIVA LA LUCHA POR EL REINTEGRO DE LOS TRABAJADORES DEL HUV!

¡ABAJO LA GOBERNADORA PRIVATIZADORA DEL HUV!

¡LOS DERECHOS NO SE MENDIGAN, SE CONQUISTAN AL CALOR DE LA LUCHA ORGANIZADA!

¡LA POLITIQUERÍA EN SALUD NO CURA, ENFERMA, ENFERMA Y MATA!

También te podría gustar...