El día del Reciclador se conmemora con lucha directa y organizada

El día del Reciclador se conmemora con lucha directa y organizada 1

El 1 de marzo surge como una convocatoria de la naciente organización nacional de recicladores, ante la masacre de varios compañeros de este oficio en 1992 quienes, tras ser engañados por personal de la Universidad Libre de Barranquilla, encontraron la muerte. La mayoría eranindigentes –como eran nombrados en aquella época- que sobrevivían con la venta de los materiales que lograban recolectar.

En aquel entonces, dice uno de los dirigentes de los recicladores populares, eran «desechables, ñeros, indigentes o en el mejor de los casos habitantes de calle» para nada eran reconocidos como recicladores, como trabajadores de este importante oficio para la sociedad. La convocatoria entonces, surtió efecto, salieron a las calles en todo el país de forma simultánea, visibilizando la problemática de su oficio entre las cuales estaba la licencia de matarlos por ser gente que se movía entre las basuras, por ser gente “desechable”.

La sangre derramada por aquellos compañeros, sirvió de semilla para empezar a levantar una profesión, que hoy con dignidad y en medio de arduas luchas contra los monopolios de la basura y contra el mismo Estado, ejercen miles de familias recicladoras. Así empezaron los dirigentes a promover entre las bases la necesidad de exigir sus derechos; comenzaron recogiendo entre los trabajadores de este oficio ideas para una ley que reconociera la profesión y les permitiera ejercerla de manera segura. En papeles, a mano, de su puño y letra surgió una propuesta de ley que pusieron en marcha, no confiando en salvadores dentro del establo parlamentario, ni en el Estado que nunca los ha protegido, sino con lucha directa en las calles. Una ley que recogía más o menos en cuarenta artículos lo básico para la subsistencia de cualquier trabajador y su familia: vivienda, salud, educación, respeto por la profesión, trabajo, salario…

El día del Reciclador se conmemora con lucha directa y organizada 2

Como por arte de magia, ante la lucha que emprendieron cientos de recicladores, aparecieron politiqueros que propusieron presentar el proyecto de ley ante el Congreso de la República a donde efectivamente llegó. Es sabido que cuando los politiqueros buscan votos y popularidad aparecen de la nada y por supuesto esta lucha no fue la excepción, sin embargo, el proyecto de ley que llegó al Congreso, fue distinto al propuesto por los compañeros; el origen de la Ley 142 de 1994 era el proyecto de Ley que los recicladores le presentaron al país, que fue volteada por el Congreso y a favor de unos cuantos, para privatizar los servicios públicos en Colombia. Esa Ley, no fue promulgada en beneficio de los recicladores de oficio, sino para proteger la propiedad privada y por allí en algún rincón, apenas describieron lo que era el servicio de aseo, dentro del cual se incluyó el aprovechamiento, hoy en día aproximadamente el servicio de aseo lo tienen empresas privadas que no pasan de ser 4 o 5 máximo, dice el compañero dirigente de este gremio.

Era inminente entonces, que la lucha debía continuar contra la privatización, que convirtió en un lucrativo negocio los servicios públicos dentro de los cuales se encuentra el aprovechamiento de desechos. Efectivamente el gremio reciclador se manifestó contra la Ley 142, no era lo que ellos proponían, ni exigían; de ese modo en 1998 se promulga otra Ley que reconoce el 1° de marzo como el Día del Reciclador y del Reciclaje, donde además se prometieron viviendas y atención a mujeres y niños por parte del Estado; fueron estas las únicas exigencias reconocidas, de todo lo que habían planteado con su puño y letra.

El día del Reciclador se conmemora con lucha directa y organizada 3

Se obligaba entonces, continuar la lucha y así lo hicieron hasta que, en el 2002 a través de una acción de tutela, conquistaron el reconocimiento de su oficio, con derecho a un mínimo vital, estrechamente relacionado con el acceso a la basura, por lo que el Estado debía pagarles por la prestación de ese servicio, punto que de todos modos reconocía la Ley 142.

Esta lucha de los compañeros recicladores, además de hacer visible su profesión, logró que fuera respetada, reconocida y remunerada, pero sobre todo, logró quitar una tajada a la gran torta que las empresas privadas venían repartiéndose, aprovechándose además del trabajo casi gratis que los recicladores han ejercido por décadas, incluso antes de la privatización. Una vez conquistado esto y como suele suceder en el país del sagrado corazón, el Estado hizo oídos sordos… de nuevo a las calles. Casi por 10 años el gremio reciclador luchó porque este derecho se hiciera real y fue solo hasta 2013 que se logró que en Bogotá se cumpliera lo conquistado. Todo esto, como dice el compañero dirigente del gremio, con marchas, con tomas, con plantones, con organización, constancia y tenacidad ¡nada les fue regalado! Lo que tienen ahora es producto de su lucha organizada y directa.

El día del Reciclador se conmemora con lucha directa y organizada 4

Pero el problema continúa, pues los monopolios no quieren ceder ni un ápice de sus ganancias en este negocio ¡lo quieren todo! Y con la complicidad y anuencia del Estado, utilizan cuanta tramoya sea necesaria para sacar del paso a aquellos molestos recicladores, que osan agarrar una pequeña parte de su ganancia, que en carta blanca no alcanza a ser ni el 10% de lo que se paga por el servicio de recolección, el resto va para la empresa privada.

Una vez reconocido que los compañeros prestaban el servicio y que debía ser pagado por el Estado, empezaron las zancadillas. Hoy día, deben demostrar que efectivamente prestan el servicio, cumpliendo con una serie de requisitos de alta complejidad jurídica, administrativa, contable, para que cada mes se cargue la información de la cantidad de desechos aprovechables recogida, se verifique por parte de las “eficientísimas” entidades competentes y se pueda recibir el pago para las cooperativas de recicladores. Esto implica una inversión en abogados, contadores, ingenieros de sistemas, administradores, etc., etc. Además de tener que demostrar con factura legal que las toneladas cargadas a su sistema hayan sido vendidas, esto implica Reteica (Retención de Industria y Comercio), Retefuente, IVA y cuanto impuesto se les ocurra en sus reformas tributarias, pero además si el reciclador no logra realizar lo que recogió, pues no le pagan, es decir, si cargan 100 toneladas y solo demuestran que vendieron 10, les pagarán esas 10, a pesar de haber trabajado en la recolección y aprovechamiento de desechos.

A todo esto, se suman estándares incomprensibles, donde deben tener un tope de cargue de toneladas, que por un lado no pueden sobrepasar, porque puede considerar la Super Intendencia de Servicios Públicos que están recogiendo de grandes empresas (¡lo que no está permitido!) y, por otro lado, que deben cumplir, porque si no lo hacen estarían incumpliendo con la prestación del servicio.

Ese es el panorama que tiene por delante el gremio de los recicladores, además de un sin número de problemas cotidianos que enfrentan. No obstante, a los compañeros la calle les ha enseñado que la pelea es peleando, por eso nunca han dejado de hacerlo.

Este pequeño resumen de lo que han conquistado evidencia apreciados lectores, que las asambleas funcionan, que son la máxima expresión de mandato y así lo entendieron los dirigentes del gremio desde que empezaron su lucha con el proyecto de ley, evidencia también que al pueblo nada le regalan, que los derechos se conquistan y se defienden con la lucha organizada y ¡vaya que los compañeros son ejemplo de ello!

El día del Reciclador se conmemora con lucha directa y organizada 5

Hoy sus conquistas están en peligro, se mantienen en alerta permanente, porque la burocracia del podrido Estado burgués y la avaricia de los monopolios y familias dueñas de la ganancia que produce la basura, los quieren quitar del medio. Por eso este 1° de marzo la cita nuevamente es en las calles, para conmemorar a los compañeros asesinados en 1992, pero también para demostrarle a los privados y a su Estado, que los representa, que el gremio está en pie de lucha y cuenta con el respaldo de los obreros conscientes, que desde este portal emulan su lucha, apoyan sus reivindicaciones y se solidarizan con el gremio, allí estaremos compañeros y allí estarán nuestros lectores que ven en ustedes a obreros del reciclaje dispuestos a seguir defendiendo ante quien sea su sustento y el de sus familias.

¡VIVA EL 1° DE MARZO DÍA INTERNACIONAL DEL RECICLADOR!
¡RECICLAJE SIN RECICLADORES ES BASURA!
¡UN SOLO GREMIO UNA SOLA LUCHA!
¡ADELANTE CLASE OBRERA! ¡ADELANTE CON VALOR, HAY QUE ROMPER LAS CADENAS DE ESTE SISTEMA OPRESOR!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.