¡QUE MAGNÍFICA INICIATIVA LA DE LAS MASAS, JALONAR UN PARO NACIONAL DESDE LA BASE!

Compartir

El Periódico Revolución Obrera saluda la iniciativa luchadora del pueblo colombiano, de organizarse, salir a manifestar en las calles de distintas ciudades el 24 de enero la necesidad de un Paro Nacional. ¡Es justa su rebeldía compañeros trabajadores, ante un gobierno terrorista, antiobrero y antipopular!, ante un ataque brutal y sistemático de las parásitas clases dominantes. ¡A las calles!, ¡Al paro!, a las vías de hecho, esta vez todos al mismo tiempo, en un único movimiento a nivel nacional, organizados en Comités de Paro, en campos y ciudades, en fábricas, barrios y veredas, contra los comunes enemigos explotadores y por las reivindicaciones comunes de todos los trabajadores.

¡Que se organicen inmediatamente destacamentos de tres, diez, treinta y más trabajadores! ¡Que se armen inmediatamente ellos mismos de un plan de acción! ¡Que se hagan acciones de bloqueo con lo que se pueda y con la gente del pueblo que se ofrezca! ¡Que se bloqueen las entradas y las porterías de los principales centros fabriles! Que inmediatamente estos destacamentos elijan sus dirigentes y se pongan en contacto, según las posibilidades, con los Comités de Lucha en diversas ciudades y con los Comités de Paro reconocidos por las masas. Esta es la forma de preparar y darle continuidad a un Paro Nacional.

¡Contra el hambre y la superexplotación capitalista! ¡Contra el ataque encabezado por el gobierno y por las reivindicaciones más sentidas del pueblo trabajador! ¡Adelante!

El Gobierno Santos incumplió a los pequeños y medianos campesinos sus promesas en el 2013; lo mismo hizo con los pequeños y medianos transportadores. El gobierno continuará su plan de recortes sociales para cumplir las exigencias imperialistas y abrir nuevos negocios para los capitalistas; facilita los despidos y la rebaja del salario para mantener a flote las multimillonarias ganancias de los explotadores. Por esto son justas las reivindicaciones a conquistar en un Paro Nacional.

Que no vengan a atribuirse este movimiento gentes y partidos sin escrúpulos que no han hecho más que ponerle zancadilla. Los jefes de las centrales obreras que acaban de ser parte de la farsa de negociación del salario mínimo, que están seriamente comprometidos con el gobierno y su mentirosa política de paz, se ven obligados ahora a apoyar el paro contra el miserable salario mínimo, actuando como siempre han sido: ¡camaleones!. Los partidos políticos reformistas y oportunistas que se dicen «amigos del pueblo», todo este tiempo han pregonado el camino de la paz de La Habana para solucionar los problemas del pueblo, han alabado el camino de la conciliación de clases y han deslegitimado el derecho de la rebelión armada de los oprimidos; pero ahora aplauden el levantamiento popular que solo puede alzarse de manera violenta, mantenerse con el bloqueo y responder a la inevitable ofensiva militar del Esmad de la policía y el Ejército. Esto es «posar de revolucionarios» para engañar a los trabajadores.

Revolución Obrera, respalda la iniciativa de los trabajadores en este movimiento, y los llama a estar en alerta contra la trampa de las «mesas de trabajo», a luchar por la unidad y la organización independiente alrededor de la Plataforma de Lucha del Pueblo Colombiano que han propuesto los Comités de Lucha, para darle continuidad en una gran Huelga Política de Masas hasta que las clases dominantes cesen su ataque y retiren la legislación antiobrera y antipopular. Pero las reivindicaciones en juego no son fáciles de conquistar y tendrán la resistencia más tenaz por parte de todo el Estado y sus sirvientes para impedir el triunfo del pueblo.

Hay que organizar mucho mejor el movimiento a partir de esta fecha, para poder llegar a un punto de quiebre a favor de los trabajadores, y la forma de hacerlo es apartar a cualquier partido burgués, a los partidos falsos “amigos del pueblo”, para que no se atribuyan el movimiento y su derecho a negociar con el gobierno a nombre de las masas. Hay que saber que reaccionarios enemigos del pueblo como los Uribistas, hoy enfrentados al gobierno en lucha por más poder político y por más participación en los negocios capitalistas, tratarán de apropiarse en beneficio propio de la iniciativa de los trabajadores de un paro contra el gobierno. También los amigos del gobierno para desprestigiar el paro, le achacan su convocatoria al reaccionario Centro Democrático. Pero los trabajadores no pueden dejarse confundir, pues son ellos la fuerza principal de este movimiento, tienen sus propios intereses y sus puntos a conquistar se concentran en la exigencia de un alza general de salarios, salud, educación y vivienda para el pueblo.

La necesidad de organizar inmediatamente un Paro Nacional tiene el principal peligro en los amigos del gobierno y los capitalistas vestidos de representantes del pueblo, quienes ya fuertemente comprometidos con ellos y su política de pacificación, no dudarán en traicionar a los trabajadores. Pero aun cuando este tipo de gentes se ponga en la dirección práctica de las manifestaciones, hay que apelar a la fuerza y decisión de las bases para impedir que se impongan las «mesas de trabajo» que solo son mesas para desmovilizar, dilatar y engañar a los huelguistas. El pueblo después de muchas décadas, no solo ha aprendido que tiene en su propia fuerza la mejor aliada, sino que si logra coordinarse a nivel nacional con independencia de sus enemigos, sabrá nuevamente el poder que tiene su unidad, organización y lucha contra los explotadores.

El pueblo tiene la única culpa de ser paciente frente a sus enemigos. Ha esperado demasiado, ha guerreado insistentemente, pero la opresión y la explotación se intensificaron como nunca, por esto respuestas como la del 24 de enero eran de esperarse.

Esta iniciativa es una justa respuesta a la intensificación de la superexplotación, a la continuidad del terrorismo de Estado, a la farsa de los diálogos de paz en La Habana, a la farsa de negociación del salario mínimo, al sindicalismo burgués… pero para que tenga éxito es necesario mantener su independencia de clase. Que los representantes del movimiento sean luchadores del pueblo, verdaderos representantes de las organizaciones obreras, campesinas y populares; que las reivindicaciones exigidas, sean las recogidas en la Plataforma de Lucha del Pueblo Colombiano.

¡Por alza general de salarios, salud, educación y vivienda para el pueblo! ¡Adelante obreros y campesinos! ¡Adelante pueblo trabajador!
¡Ni el Estado ni los politiqueros, solo el pueblo salva al pueblo!
¡Ni paz con los explotadores, ni paz con los opresores!
¡Ningún apoyo a los victimarios! ¡Santos y Uribe asesinos del pueblo son!

Periódico Revolución Obrera

Enero de 2016

También te podría gustar...