En la Primera Línea

Compartir
En la Primera Línea 1

Primera Línea es su nombre. Tapan sus rostros ante la ley burguesa, muestran su voz y sus agallas. Sus atuendos son bellos, es la estética de la lucha reflejada en sus prendas asimétricas, gastadas, raspadas, golpeadas y llenas de batallas. Son los consentidos del movimiento, los famosos que en cada marcha les toca posar para la foto que todos quieren tener, los destinatarios de poemas, canciones y arengas; símbolo de respeto y autoridad.

Han sido los protagonistas del paro; grandes oradores, escritores, dibujantes, músicos, han nacido en las entrañas del paro, en su Primera Línea. Talento siempre ha habido; ahí está, esperando una oportunidad. En cada punto de bloqueo se me estremeció el ser escuchando el discurso de un Primera Línea; el pueblo tiene oradores naturales, ahí están.

Las lecciones de este paro parecieran interminables. Un paro espontáneo, pero no por eso desorganizado. Ha sido, contrario a lo que lo que quieren ver muchos politiqueros y burocráticos dirigentes sindicales, un movimiento organizado, donde los activistas han nombrado sus voceros, se han dividido el trabajo, han delegado encargados en diferentes áreas y funcionan con equipos coordinadores.

La vanguardia en las movilizaciones y puntos de bloqueo la han tenido los luchadores. Ellos dirigen el qué hacer, organizan las asambleas, los eventos culturales y van adelante definiendo el camino en cada marcha. En los puntos de bloqueo no han permitido el arribo de politiqueros que prometen falsos cielos; la voz la tienen fulano y zutano, no hay figuras, el que quiera expresa su opinión. En las asambleas de los puntos se juntan todas las voces del barrio, las que quieren levantar el bloqueo y las que se empeñan en mantenerlo; se habla con respeto y compañerismo, se toman decisiones y se publican por redes sociales.

La «Unión de Resistencias Cali» está constituida como la organización dirigente del paro en Cali, su legitimidad la brinda su formación desde la base, desde los luchadores y sus exigencias, y nombrando unos voceros. Por eso la Unión de Resistencias Cali no es una organización como tal, con alguna estructura; es, más bien, la voz oficial de la decisión de todos los puntos de resistencia.

A pesar de la represión desmedida de los últimos días, en los puntos de bloqueo no se ven luchadores abatidos, se ven jóvenes indignados por sus compañeros muertos, desaparecidos, heridos. En Meléndez, el 28 de mayo del 2021, entraron fuerzas represivas y asesinaron tres luchadores, dejaron a otros heridos y a otros los desaparecieron. Las ráfagas se escucharon desde las siete de la noche, hasta la una de la mañana. Las afueras del barrio estaban rodeadas de una línea de soldados, más adentro otro anillo de policías sin placa −como andan por todo Cali− y por las calles del barrio paramilitares vestidos de negro repartiendo bala y miedo. Los muchachos de Primera Línea pedían socorro por las calles para que los vecinos abrieran puertas, y las puertas se abrieron.

Día y medio después, llegaron las fuerzas militares y de policía con funcionarios de la alcaldía a quitar barricadas. Criminalmente ya se habían abierto camino y las pudieron levantar. Ahora estamos militarizados y la sombra del Esmad nos cubre día y noche. No hay bloqueo con barricadas, pero los muchachos sostienen una movilización constante, arengando a toda la gente que se moviliza por el sector. Seguimos en pie.

Cda. María

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *