POR EL DERECHO A LA SALUD: NO MÁS HOSPITALES PÚBLICOS CERRADOS

Compartir

El sistema de salud en Colombia sigue siendo un sistema de muerte para las masas. A la fecha decenas de hospitales públicos han sido cerrados. El Ministerio de Salud, afirma que los hospitales que se cierren no tienen posibilidad de salvamento financiero, pero contradictoriamente para cerrarlos se debe también disponer de capital “para continuar garantizando los servicios” ¡Que infame explicación! ¿No hay plata para salvar un hospital pero sí para cerrarlo? Esto solo tiene una razón de ser: la privatización de la salud, lo cual se relaciona con el hecho de que en el capitalismo ¡la salud es un negocio!; si así lo es, lo más lógico es que no se necesiten Hospitales Públicos.

Para el 2012, el Ministro Gaviria afirmaba que de los casi mil hospitales públicos, “el 42 por ciento está en riesgo financiero alto, o sea, en peligro de quiebra” [1] (es decir aproximadamente 420). De nuevo se confirma que para este sistema ¡la salud es un negocio!, pues la situación empeora y para 2015 alrededor de 627 se encuentran en riesgo financiero, lo cual los lleva directamente al cierre [2].

Dentro de los hospitales en riesgo de cierre se encuentra el Hospital Universitario del Valle, único de Nivel III, que dejaría de prestar sus servicios a miles de usuarios en el Valle, Chocó y Cauca. A ello se le suma la suspensión de servicios de urgencias del Hospital Rafael Uribe Uribe, que también atiende a la población de esta región del país. Sin embargo, lo que a todas luces es una crisis, ocasionada por la corrupción, la baja inversión social y las pretensiones de privatización, para el Ministro Alejandro Gaviria ¡no hay crisis! Por el contrario, afirma que la salud en Colombia ha aumentado su cobertura en atención y que los problemas se centran en el hecho de ¡tener que cubrir más servicio no POS y de ampliar la atención en el Régimen Subsidiado de Salud! Olvida el Ministro que en tres años aumentó en 200 el número de hospitales a punto de cerrarse, que las muertes por enfermedades tratables

aumentan; que la mortalidad materna se mantiene en casi el 53 muertes por cada 100000, siendo Chocó y Guajira los departamentos con más altos índices de mortalidad. Afirma el Ministro Gaviria que ¡no hay crisis en salud!, cuando las tutelas por servicios que incluso están dentro del POS aumentaron a 180 mil por año, y que ante la grave situación las masas arremeten con diversas las formas de lucha para impedir que el sistema de salud las lleve a la tumba. Las declaraciones del Ministro solo dan cuenta de lo tanto que les interesa la salud del pueblo colombiano, donde mejorar en la atención ¡es un problema!

No puede el Ministro Gaviria seguir escondiendo esta crisis. Las EPS’S adeudan millonadas a los hospitales públicos y siguen desangrándolos, con el aval del Estado. Todo esto es lo que el movimiento le encara al Ministro, haciendo ver que al gobierno de la paz, no le importa la salud de los pobres.

No queda otro camino, o el capitalismo mata con el hambre, la explotación, el cierre de hospitales y la guerra; o el proletariado toma ejemplo de sus hermanos en la experiencia Soviética, donde a diferencia de la privatización, los paseos de la muerte y la burocracia estatal, se impuso la experimentación científica; donde se alcanzó el primer lugar del mundo por el número absoluto de médicos, así como por la proporción de éstos en el total de la población; donde en cambio de cerrar y privatizar hospitales, se pusieron en servicio nuevos hospitales para 12 mil camas y nuevas policlínicas para 23 mil visitas por turno.

Todo ello aunado a los programas en prevención, de seguridad social y salud, donde los ancianos, no fueron abandonados después de exprimir su fuerza de trabajo como sucede actualmente, sino incluidos en un sistema de pensiones. Las licencias de maternidad eran de 20 meses (desde el inicio del embarazo hasta un año luego del parto), para enfermedades laborales, el Estado de obreros y campesinos en la URSS cubría el 100% del sueldo en bajas por enfermedad y, un mes de vacaciones pagado por el Estado. Todo ello teniendo en cuenta que tuvieron el primer sistema sanitario gratuito y universal, elevando la esperanza de vida de los soviéticos, de menos de 40 años en 1917, a llegar a los niveles de occidente en los 80 (70 años). Este sistema sanitario descubrió además el parto sin dolor y realizó los primeros trasplantes de órganos. Y lo más importante el sistema soviético de previsión y seguro social abarcó a toda la población del país a todos los niveles y sin discriminación alguna por razones de raza, nacionalidad, estado civil, sexo, profesión, etc.

Programas de nutrición, atención de calidad, en fin, todo un sistema organizado y dirigido por obreros y campesinos desde el Estado, esto es posible porque la Dictadura del Proletariado no ve la salud como un negocio al servicio de las farmacéuticas, los industriales y mercaderes de la salud; sino al servicio del pueblo y del avance de la sociedad.

Entonces, sobran los motivos para repudiar al capitalismo y su Estado, mucho más cuando ya está comprobado que obreros y campesinos pueden superarlo en cientos de veces. Sobran los motivos para organizarse y luchar contra la actual arremetida de privatización. El movimiento de masas en Colombia, requiere unirse pues los capitalistas declaran la guerra con cada servicio de salud negado y con cada hospital cerrado.

Por eso la necesidad ahora es fortalecer las organizaciones amplias por la defensa de la salud para el pueblo. Estas deben unir al personal médico, usuarios y trabajadores de este sector, para combatir la privatización de la salud pública y luchar por mejorar la calidad en atención y prevención. Pero compañeros, ¡la lucha es por la vida misma! A este movimiento, ¡debe unirse todo el pueblo ya! Los estudiantes en la Universidad del Valle han empezado dando ejemplo, al movilizarse en contra del cierre de su hospital. Solo así, unidos, organizados actuando con la lucha directa e independiente podrá frenarse la arremetida de muerte a la que el Estado burgués en cabeza de Santos somete con la imposición del actual sistema de salud.

Todos los luchadores y organizaciones sociales y sindicales consecuentes ¡a impulsar huelgas de solidaridad! ¡Todos los hospitales con amenaza de cierre a las calles! ¡Todos los hospitales en crisis financiera a las calles! ¡Todo el pueblo colombiano a la calle en defensa de la salud pública!

Tomado de: Revolucion obrera No. 439

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *