¡Persistir en la Huelga Política de Masas!

Persistir en la Huelga Política de Masas

No al engaño del CNP y los politiqueros

Nuevamente el Comité Nacional de no Paro y la burocracia de las centrales sindicales llamaron a movilización para el 26 de agosto; pero el único fin de tal movilización es “presionar” al Congreso para que ese antro de parapolíticos y ladrones al servicio de los explotadores discuta sus propuestas. Continúan engañando a los trabajadores haciéndoles creer que presentando proyectos de ley y decretos se lograrán conquistar las reivindicaciones populares.

Los jefes del CNP persisten en el camino traidor de pactar con los enemigos y en la leguleyada cuando los hechos han demostrado que es en las calles mediante el paro, el bloqueo y la movilización combativa que el pueblo obtiene triunfos, como quedó claro con el levantamiento popular del 28 de abril, que echó atrás la Reforma Tributaria y el Decreto 010 en materia de la salud. Una victoria obtenida con la lucha revolucionaria y no con los lloriqueos de la oposición en el Congreso, o las inofensivas firmatones, o con la podrida concertación y conciliación con los enemigos burgueses, terratenientes e imperialistas, representados en el Estado y en el régimen mafioso.

Los trabajadores no pueden olvidar las traiciones del CNP, quien para congraciarse con los criminales en el gobierno les dio la espalda a los luchadores, llamándolos vándalos, condenando los bloqueos y las acciones más decididas de la juventud proletaria que con valentía marchó a la vanguardia, enfrentando las balas asesinas del régimen y por ello conquistó el respaldo de la mayoría del pueblo colombiano en la Huelga Política de Masas, que con el nombre de Paro Nacional Indefinido, hizo temblar al régimen y a las clases parásitas dominantes.

Ahora, esos mismos traidores que acudieron a socorrer al régimen mafioso y criminal, desmontando el paro y condenando la lucha, llaman a la movilización para respaldar 10 proyectos de ley que presentaron en el establo parlamentario, sembrando la ilusión entre los trabajadores de que con una simple movilización lograrán que los enemigos legislen a favor del pueblo. Llaman movilización a un desfile suplicante ante los ahítos, corruptos y parásitos politiqueros, defensores de los intereses de los explotadores. Además, el desfile convocado para el 26 de agosto es otra burla al pueblo, porque las clases dominantes y el régimen han demostrado que no quieren y no pueden resolver los problemas del pueblo colombiano pues su único interés es defender la ganancia, como evidencian sus nuevas medidas antiobreras y antipopulares.

El pueblo necesita saber que detrás de las maniobras del Comité Nacional de No Paro se encuentran los partidos burgueses y pequeñoburgueses empotrados en la dirección de las centrales sindicales, cuyo propósito ahora es conquistar votos para la próxima farsa electoral como abiertamente lo confesó el burócrata de Fecode, Nelson Alarcón en junio pasado y como han manifestado los jefes politiqueros de la “Coalición de la Dignidad” y del “Pacto Histórico”. Tal actuación vuelve a poner de manifiesto que esos “dirigentes” solo defienden sus intereses personales y que los puestos en la dirección de las centrales sindicales, comandada por la política burguesa, siguen siendo un trampolín para escalar en el Estado burgués.

Hoy es imprescindible persistir en la movilización y en la lucha directa, a la vez que hacerse de un Programa Inmediato que una las necesidades inmediatas del pueblo colombiano con su futuro. Por ello es apremiante seguir preparando la huelga política de masas o paro general indefinido, con la mira clara de tumbar al régimen narco paramilitar y establecer un gobierno provisional que resuelva las exigencias del pueblo, camino contario a la pretensión politiquera de poner otro títere que le siga dando látigo al pueblo.

Hoy, todos los esfuerzos deben ir encaminados a seguir preparando el paro general indefinido, fortaleciendo las asambleas populares como embriones del nuevo poder donde se tomen las decisiones desde abajo, fortaleciendo las Primera Línea para enfrentar a los perros del Esmad y creando las Guardias o Milicias Populares para proteger a las comunidades y dirigentes. Este es el camino que le permitirá al pueblo trabajador prepararse no solo para tumbar el régimen criminal, sino para destruir el viejo y podrido Estado burgués con la fuerza del pueblo armado y establecer el nuevo Estado de los obreros y campesinos.

Los obreros de avanzada, los dirigentes y activistas revolucionarios, necesitan tener presente que avanzar en la preparación de los próximos levantamientos del pueblo para derrotar a los enemigos, debe ir de la mano con trabajar por la construcción del partido del proletariado, del que harán parte los mejores hijos del pueblo, surgidos precisamente de la lucha de clases y de los combates contra los enemigos. Ese Partido es necesario porque sin un partido revolucionario no se podrá avanzar hacia la sociedad socialista, donde serán los obreros y campesinos quienes gobiernen y dirijan todo a favor de quienes trabajan y no de quienes viven del trabajo ajeno.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.