La mafia en el poder muestra su desprecio por el pueblo llano

La mafia en el poder muestra su desprecio por el pueblo llano 1

Carlos Jaime Gutiérrez, de 60 años, fue una víctima más del uribismo rancio, representante de la mafia que desprecia y se asquea con el pueblo llano. A este señor, le inmovilizaron su carro después de que el concejal de Manizales, Julián Osorio, le tendiera una sucia trampa: solicitó el servicio de transporte por medio de una de las aplicaciones digitales y lo entregó a la Policía, como si rebuscarse la vida en avanzada edad de forma honrada, fuera un gran delito. No valieron las súplicas que el conductor le hizo al concejal del Centro Demoniaco para que le colaborara y evitar así la sanción policial. A Carlos le inmovilizaron su carro, lo pusieron en escarnio público…pero el tiro le salió por la culata a este ahíto representante del podrido Estado burgués.

Carlos recibió el apoyo masivo por redes sociales, no solo por medio de mensajes sino representado en una “vaca” o colecta económica en la que pudo recoger más de 40 millones de pesos, demostrando la gran solidaridad que las masas tienen cuando consideran que una causa es justa. De otro lado, el parásito concejal, recibió el desprecio por miles, incluso, su familia fue el blanco de críticas y ataques de algunos internautas, tanto que tuvo que cerrar sus redes sociales.

El reino de la superexplotación capitalista, ni siquiera le garantiza las condiciones básicas para sobrevivir a aquellos que se ganan honradamente la vida por medio del trabajo. Tampoco a los obreros que durante décadas acumularon parte de su salario para medio aspirar a tener una pensión decente, pues muchos viejos deben rebuscarse la vida con diferentes trabajos.

Y para completar, los representantes de la mafia en el poder del Estado burgués, esos sí verdaderos delincuentes, persiguen a aquellos que con su trabajo abnegado se rebuscan algún tipo de ingreso para poder comer. Y las fuerzas represivas del Estado, completan la macabra obra cumpliendo con su deber de reprimir a las masas trabajadoras cumpliendo la ley burguesa de forma selectiva, pues siempre se la aplican “a los de ruana”.

Llegará el día en que el pueblo no les suplicará a los explotadores ni a los burócratas representantes de la burguesía y los terratenientes para que lo dejen trabajar. La humillación, a la que las clases dominantes someten a los obreros, llegará a su fin el día en que se organicen como clase en sí, en su Partido político independiente y revolucionario que logre dirigir la lucha de las masas contra sus centenarios enemigos para acabar por medio de la violencia revolucionaria el capitalismo imperialista, causante de la degradación física y moral de millones de masas a nivel mundial.

Bajo el Socialismo, gentuza como Julián Osorio serán juzgados por las masas populares y, lo más probable, es que serán “castigados” con la pena que más le duele a burócratas como este: chillarán cuando sean condenados a tener que trabajar para poder comer, lo que son cosas del día a día para personas como don Carlos y para la inmensa mayoría de la sociedad productora de riqueza.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.