La Masacre de las Bananeras y el Paro Nacional Indefinido

Compartir
La Masacre de las Bananeras y el Paro Nacional Indefinido 1

En la coyuntura del presente Paro Nacional y en conmemoración de otro año más de los mártires de la horrenda masacre de las bananeras, traemos a colación algunas lecciones, ideas y paralelismos con el fin esclarecer objetivos en la presente lucha

Fortalezas

Huelga de las Bananeras:

  1. En la gran Huelga de las Bananeras se logró paralizar la producción agrícola del banano en la región del Magdalena, una fuerte huelga que logró ganar la simpatía y apoyo de la población aledaña contra la empresa imperialista United Fruit Company – Una Huelga Económica que se transformó en una poderosa Huelga Política de Masas.
  2. A pesar de su juventud e inexperiencia el proletariado colombiano gozaba de una dirección política a través del Partido Socialista Revolucionario –PSR– y de la Internacional Comunista.
  3. El proletariado agrícola se encontraba muy concentrado en plantaciones y la indignación por las condiciones miserables de vida se canalizaban casi por sí solas, los proletarios agrícolas gozaban de una buena sensibilidad para la propaganda revolucionaria.
  4. Existía una división en el seno de las clases dominantes manifiesta entre el Partido Conservador y el Partido Liberal (entre terratenientes e industriales), lo que beneficiaba la lucha de los oprimidos.

Paro Nacional:

  1. En la actualidad la juventud estudiantil y trabajadora ha sido la fuerza que ha engrosado las filas del Paro Nacional. Saltando de una vez a confrontar las fuerzas del Estado en las calles y exigiendo un justo pliego de peticiones dirigido a frenar las lesivas leyes del gobierno mafioso de Duque
  2. Existe una poderosa herramienta en mano de los desposeídos para agitarse y educarse en internet y las redes sociales, una arma que ha puesto en entredicho la campaña de manipulación mediática de corte fascista del gobierno mafioso.
  3. Todas las grandes ciudades se han movilizado constantemente y nuevos sectores sociales se van sumando al Paro. Todo tiende a que en algún punto el Paro se va a transformar en una auténtica huelga política de masas. Los dirigentes de las centrales sindicales se han visto obligados a participar en las movilizaciones debido al empuje de sus bases que ha rebasado la pasividad de los dirigentes vendidos y amigos de los ricos.
  4. Existen hoy los primeros brotes organizativos en Comités de Paro, Asambleas Populares, Encuentros. La lucha hoy gira en torno a si la dirección del movimiento cae en manos de los reformistas y oportunistas o si los auténticos representantes de los intereses de las masas son capaces de aislar esa influencia y canalizar el empuje de las masas hacia el cumplimiento de sus tareas estratégicas.
  5. Existe hoy también una profunda crisis en las clases dominantes que se expresa en la lucha entre el Partido de Gobierno –Centro Democrático– representante de la burguesía mafiosa y la bancada de oposición –integrada por los partidos de la burguesía industrial, la pequeña burguesía reformista y los oportunistas de derecha. Principalmente en lucha por la forma de administrar el poderío del Estado y sus recursos, seguido por la implementación a sus intereses de los acuerdos de paz.

Debilidades

Huelga de las Bananeras:

  1. La gran debilidad de aquella época fue que la clase obrera, los proletarios agrícolas y campesinos no contaban con formas organizativas de ningún tipo, los sindicatos estaban prohibidos por ley y no existía un auténtico partido proletario revolucionario. Los sindicatos se crearon por encima de las prohibiciones, de la intimidación, la cárcel y las instigaciones de la policía de la época.
  2. Los grandes dirigentes de la época –Raúl Eduardo Mahecha, María Cano, Ignacio Torres Giraldo, etc.– que se agrupaban en el PSR no combatieron oportunamente el putchismo, el reformismo y las ideas erróneas dentro del movimiento que lo condujeron a un punto de inflexión en donde se perdió la maniobrabilidad y un posible repliegue frente a los golpes del enemigo, confiando en un sector de las clases enemigas que supuestamente auxiliaría al pueblo con un golpe de Estado.
  3. El proletariado colombiano estaba falto de experiencia propia de lucha política y en las luchas económicas apenas se contaba con algunos referentes.

Paro Nacional:

  1. La clase obrera colombiana está aún huérfana de un partido revolucionario que dirija sus luchas y las ilumine; después de la liquidación del partido en 1975 cuando el Partido Comunista de Colombia (ml) fue desnaturalizado por el “izquierdismo” se han hecho varios esfuerzos por construir de nuevo un Partido en medio de una profunda crisis del Movimiento Comunista Internacional.
  2. El proletariado industrial no se ha movilizado suficientemente en la lucha y no se ha parado totalmente la producción, el talón de Aquiles del régimen capitalista. Hoy los sindicatos “tienen amparo legal”, pero las centrales sindicales están dirigidas por la socialdemocracia, los reformistas y oportunistas que constantemente tienden a entregar la lucha a cambio de cuotas burocráticas, leyes y formalismos leguleyos que no resuelven en nada la vida de las masas populares.
  3. El gobierno mafioso de Duque ha logrado dividir momentáneamente el movimiento en dos: entre el sector más radical de la juventud deseosa de parar realmente las ciudades y combatir (tildada de vándala y delincuente por la manipulación mediática) y la masa que opta por la vía de las buenas intenciones y la no violencia.

El Qué Hacer

  1. Hoy los luchadores populares deben agruparse y fortalecer las Asambleas Populares y defender a toda costa el pliego de 13 puntos. Deben persuadir a otros sectores de la sociedad a que se sumen al paro, entre ellos al campesinado.
  2. Los revolucionarios deben agitar y educar a los luchadores sobre la base de derrotar las ideas reformistas y oportunistas y a sus representantes quienes hoy se presentan como el peligro principal para derrotar la lucha, pasar a acciones más contundentes y radicales que irremediablemente se traducirán en choques violentos contra las fuerzas armadas del Estado.
  3. El proletariado industrial debe pasar a ser el eje del Paro Nacional de la lucha parando la producción. En Francia en tan solo dos días de Huelga General el gobierno de Macron ha sido duramente golpeado y es muy posible que esta semana entrante el pueblo francés va a conquistar la victoria. Parar la producción vuelve menos desgastante la lucha y la hace más eficaz.
  4. Los obreros de avanzada deben aprovechar este momento para acelerar la construcción del Partido de la clase obrera en Colombia.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 2019-12-09

    […] La Masacre de las Bananeras y el Paro Nacional Indefinido […]