Jamás el Estado Terrorista Protegerá a los Dirigentes del Pueblo

Compartir
Jamás el Estado Terrorista Protegerá a los Dirigentes del Pueblo 1

A propósito de las amenazas a la directiva de Fecode y a la caravana de solidaridad con el pueblo caucano

El pasado tres de septiembre a la directiva de Fecode le tocó el turno de la amenaza. Pero además son objetivo militar, todos aquellos que se oponen al gobierno uribista de Duque y en últimas a los designios de la burguesía. Es evidente que ningún uribista, ningún miembro de su partido, ningún líder que se destaque por defender sus políticas ha sido amenazado o asesinado; esta es una política de Estado que atenta no solo contra los dirigentes, sino contra todo aquel que se oponga a las medidas que los capitalistas tienen para las masas y, por supuesto que el magisterio colombiano no iba a salvarse.

Con el método propio de la intimidación y el terrorismo, la burguesía mafiosa que hoy comanda el Estado capitalista garantiza el poder económico y político de los grandes monopolios imperialistas y sus socios y lacayos burgueses y terratenientes de este país; no es más que una de las formas en que la burguesía ejerce su dictadura y garantiza sus beneficios. Pero, ¿Cómo responder a este genocidio perpetrado contra los dirigentes del pueblo y contra los que se oponen a los designios de las clases dominantes?

El pueblo mismo da la respuesta, el mismo tres de septiembre, Fecode citó a una rueda de prensa, condenando las amenazas y cancelando la realización de la caravana de solidaridad con el pueblo caucano. No obstante, lo que recibieron en los comentarios de sus bases fue el ¡total apoyo a la movilización, a la lucha en las calles! Y, a no permitir que las “fuerzas obscuras” los intimidaran. Esa es la respuesta compañeros, no hay porque desgastarse en exigir al gobierno que cuide a los dirigentes, que les garantice la vida o que les brinde la seguridad pertinente para evitar que los asesinen ¡No hay que hacerlo! Porque el Estado es el mismo asesino, en contubernio militares y paramilitares atentan contra el pueblo y están asesinándolo sin que a Duque eso le represente una grisma de preocupación. Es el más agudo terrorismo de Estado y ninguna de sus instituciones va a proteger al pueblo, porque como ha sido demostrado en la práctica, la guerra no ha cesado, los cantos de paz no han pasado de ser ilusiones, en cambio sí, es una guerra declarada al pueblo desarmado.

La respuesta entonces es la autoprotección, exigiendo al Estado los rublos para la seguridad de los dirigentes, pero no para pagar agentes y escoltas del mismo Estado capitalista, sino para garantizar su propia seguridad con sus compañeros de confianza; la respuesta es rodear a los dirigentes, no dejarlos solos, solidarizarse y unirse bajo la consigna contra el terrorismo de Estado, que implica desconfiar de los asesinos del pueblo y sus protectores, es decir el Estado en cabeza del gobierno uribista de Duque, y concentrar los esfuerzos en la lucha unida y organizada del pueblo que debe considerar nuevas y superiores formas de lucha para defenderse del extermino al que ha sido condenado. La respuesta es la movilización masiva en las calles de ahí que todos a apoyar la jornada de toma de capitales propuesta por Fecode para el próximo 12 de Septiembre, donde las banderas sean de unidad, organización y lucha, porque definitivamente la paz de los ricos es guerra contra el pueblo y la única forma de detenerla es unidos, en las calles y con el Paro Nacional Indefinido.

También te podría gustar...