Inminente Huelga en El Cerrejón

Compartir

cerrejon

Luego de agotada la etapa de arreglo directo, la intransigencia de la imperialista El Cerrejón llevó a que 3.488 obreros afiliados a Sintracarbón votaran la huelga.

Dicen los compañeros de la Comisión Negociadora que la salud es el problema más sentido y preocupante: «En estos momentos, 900 trabajadores, de un total de 13.000 presentan enfermedades debidas a sus labores en la mina, es decir un 7%. Incluso, hay personas con menos de 40 años que ya están padeciendo enfermedades graves como cáncer y silicosis. Ni La Guajira, ni Carbones del Cerrejón cuentan con centros de rehabilitación para el tratamiento de esta gran población de enfermos. Y el Cerrejón sigue negando esta sentida necesidad.»

Igualmente la decisión de ir a la huelga obedece a la intención de empresa se revisar puntos convencionales adquiridos, la negativa a contratar indefinidamente nuevos trabajadores y a reajustar el salario: «…a pesar de que El Cerrejón admite en uno de sus comunicados que la sequía ha afectado como en ningún otro departamento, el costo de la canasta familiar en La Guajira, esta empresa ofrece a la fuerza de trabajo que ha batido records de producción, generando regalías e impuestos para la nación, un aumento ligado al valor de la inflación del 2015. Todos los beneficios económicos, pretende indexarlos al 6.77%, con lo que no habría un incremento, sino, simple y llanamente una actualización, mientras pretende incrementar la producción y la carga laboral.»

Estos son los principales motivos que llevaron a que el 98,3% de los trabajadores decidieran irse nuevamente a la huelga como lo hicieran en el 2013.

La lucha de los obreros de El Cerrejón es muy importante para el conjunto del proletariado, por cuanto es un pulso para medir fuerzas entre capitalistas y obreros, en momentos en que los primeros arrecian las medidas antiobreras y antisindicales para mantener sus ganancias a cuenta del sacrificio de quienes producen su riqueza. Los obreros no deben renunciar a sus conquistas, ni permitir que se sus condiciones de vida y de trabajo desmejoren y mucho permitir ser los sacrificados para seguir manteniendo el lujo y disipación de los parásitos adoradores del becerro de oro.

¡Atrás la Intransigencia patronal!
¡Viva la Huelga de los Obreros de El Cerrejón!

También te podría gustar...